Las lecciones que Grecia puede aprender de la Argentina

Economistas locales de distintos sectores coinciden en que el país helénico debe encarar una fuerte reestructuración de su deuda, pero difieren en el cómo. Rechazan el camino del ajuste, ponen en debate un eventual default y devaluación, la salida o no del euro y una potencial ruptura con el FMI.

La Argentina protagonizó en 2002 el default más grande de la historia mundial, cayendo en el impago algo más de u$s 80.000 millones. Pero el triste récord podría ser ampliamente superado si Grecia deja de pagar su deuda que supera los u$s 350.000 millones.


Lo cierto es que comparando los dos escenarios, hay lecciones de la historia de la Argentina para repetir y también muestras de lo que no se debe hacer en el país helénico para enfrentar un default.


Economistas de distintos sectores y colores políticos consultados por El Cronista coinciden en la importancia de encarar una fuerte reestructuración de la deuda aunque difieren sobre el aporte que otras medidas de la economía argentina se puedan extrapolar a Grecia.

1 No al ajuste
"El ajuste sobre el ajuste, creo que es la muestra de lo que no funcionó en la Argentina y no funciona en Grecia porque sólo ha generado una fuerte caída del producto", sostiene el ex presidente del Banco Central, Martín Redrado.


El director de Ecolatina, Marco Lavagna, coincide. "Grecia optó por el camino del ajuste y el resultado es que cayó 25% el producto y la deuda aumentó, lo que hace cada vez más difícil salir".


Para Redrado, la zona euro tiene imperfecciones que debe corregir, aunque no son comparables la situación de la Argentina en el corset de la Convertibilidad en los 90 con la moneda única europea.


"El consumo interno no podrá sacarlos de la crisis y tampoco las exportaciones, como hizo la Argentina, por eso debe encarar una política de incentivo a las inversiones para atraer dólares y euros", dice el ex titular del BCRA.

2 Reestructurar la deuda


La reestructuración fuerte de la deuda que realizó la Argentina a la salida de la Convertibilidad es la medida que mayor consenso generó entre los economistas de los distintos sectores. Aunque no lo hay sobre si es posible dar ese paso sin romper con las instituciones, y en especial con el Fondo Monetario Internacional (FMI).


"La principal lección de la Argentina -más allá de las formas en las que se concretó- es haber encarado una reestructuración de deuda que le permitió iniciar un camino de recuperación. La Argentina, para eso, se negó a entrar en un programa de ajuste, como el que proponía el FMI", dice Lavagna.


El economista alineado con el kirchnerismo, Agustín DAttellis, coincide en que la reestructuración es clave, pero debe ir acompañada por un default y la devaluación de la moneda.


"La prioridad hoy debería ser la reestructuración de la deuda. Pero Grecia debe pararse con condiciones fuertes ante las instituciones y ante todos los acreedores. La principal lección de la Argentina es la frase de Néstor: los muertos no pagan. Hay que entender que se llegó al límite".

3 Romper con el FMI


Para DAttellis, la cancelación de la deuda de la Argentina con el FMI también es una lección para que Grecia repita. Aunque el economista reconoce las dificultades del país europeo para llevar adelante una política de esas características, por el nivel de deuda que tiene con la institución financiera internacional.


"Es clave romper con el FMI para poder negociar con libertad. El problema es que la Argentina pudo hacerlo porque la devaluación le dio una ganancia de competitividad por la vía de las commodities que le generó un fuerte ingreso de dólares, y sólo debía unos u$s 10.000 millones, la situación de Grecia es mucho más compleja, reconoce el economista de la Gran Makro.

4 Devaluación y cuasimonedas
La biblioteca está dividida sobre la necesidad de devaluar para Grecia, como lo hizo la Argentina. El dilema es que eso la deja casi al borde de la salida de la UE y hasta se habla de utilizar al Dracma, la vieja moneda helénica, como una pseudo cuasimoneda. Marco Lavagna acuerda con la devaluación, y sostiene que, por lo menos en el inicio de la reestructuración, "es probable que Grecia use una combinación de monedas", como funcionaron en la Argentina las cuasimonedas para permitir sostener un piso de consumo y movimiento de la economía.


"Si lo hacen ordenadamente puede funcionar, porque les dará margen de maniobra y liquidez para reactivar la economía interna y empezar a revertir la caída de la actividad", dice el titular de Ecolatina.


Para DAttellis, la lección de la Argentina muestra que las cuasimonedas permitieron sostener el piso del consumo y considera que Grecia deberá salir del euro. "El problema es que la moneda europea fue creada con una puerta de entrada y no tiene una de salida, como todos los modelos que son tan rígidos. Es muy complejo revertirlos", sostiene.


El contrapunto lo aporta el economista Orlando Ferreres. El economista considera que sin un ajuste, la caída de una suma de default, devaluación y reestructuración será aún más grave. "Es cierto que Grecia tuvo una caída acumulada del PBI cercana al 25% por los ajustes, pero la Argentina cayó 66% como consecuencia del default y la devaluación desordenadas. La alternativa al ajuste es peor", afirma.


"La Argentina aún hoy no pudo volver a los mercados financieros internacionales, es un país en rebeldía, y cuando hay un banco que se participa en una colocación de deuda termina quedando en la mira de la justicia norteamericana. Grecia debe evitar volverse un paria internacional", contradice Ferreres a sus colegas.


Para el ex viceministro de Economía, la lección que debe aprender Grecia de la Argentina es que el ingreso de dólares por la vía del sector externo logró sacar al país adelante. "El modelo que debe tomar el gobierno de Tzipras es el de España, que se ordenó sin salir del euro, sin devaluar, y logra un ingreso de dólares por turismo de u$s 60.000 millones", concluye Ferreres.

Tags relacionados
Noticias del día