Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Las explicaciones de Mauricio Macri

Tras desatarse el escándalo de los Panamá papers, el presidente Mauricio Macri salió a defenderse del revuelo nacional e internacional que generó su participación en el directorio de una empresa offshore radicada en Bahamas de manera tibia. En un primer momento, Macri justificó la creación de sociedades en paraísos fiscales, al señalar que "lamentablemente" se trataba de una práctica mal vista, pero también de un instrumento jurídico legal utilizado "para invertir" y obtener "ventajas". También reconoció que la sociedad había sido creada en 1998 y aclaró que "dejó de operar en 2008, porque no hizo la inversión" prevista en Brasil con su empresa Pago Fácil. Y aseguró que la firma, atribuida a su padre, Franco, "fue declarada ante la DGI Argentina". "Está todo perfecto, no hay nada extraño", se desligó. Pero las explicaciones no dejaron conforme a buena parte del arco político local, que las consideró insuficientes. Por eso, la semana pasada, el Presidente anunció en un acto oficial la puesta en funcionamiento de un fideicomiso ciego para que una empresa privada administre sus bienes mientras dure su mandato. El acto sirvió también como marco de la presentación del proyecto de ley de Acceso a la Información Pública y mostró a un Macri más vehemente para defenderse de las críticas. Así, anunció que se presentaría ante la Justicia para pedir una "declaración de certeza", luego de ser imputado por su participación en la firma Fleg Trading Ltd. por el fiscal Federico Delgado en una investigación que instruye el juez Sebastián Casanello. Además, el jefe de Estado será investigado por la Oficina Anticorrupción, a cargo de la macrista Laura Alonso. Buscó de este modo diferenciarse del kirchnerismo, en medio de los avances judiciales en la investigación por la ruta del dinero K donde está imputada la expresidenta Cristina Fernández.