Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Las empresas que más pagan de Ganancias en la Argentina

Las empresas que más pagan de Ganancias en la Argentina

¿Cuáles son las empresas relevadas que más impuesto a las ganancias pagaron en la Argentina?

En 2015, los mejores contribuyentes fueron YPF, Pan American Energy (PAE, la petrolera de la británica BP, los Bulgheroni y CNOOC) y Grupo Financiero Galicia.

En 2014, los mismos.

En 2013 y 2012, YPF, el Banco Nación (falta que se publiquen sus balances de los últimos dos años) y PAE.

¿Y cuáles son las que más tributaron en relación con su facturación?

En 2015, PAE, PSA Finance (la compañía financiera de PSA Peugeot Citroën) e YPF.

En 2014, Central Costanera (generadora del grupo italiano ENEL), PAE y Emdersa (grupo eléctrico que controla firmas provinciales como la salteña Edesa y la puntana Edesal).

En 2013, PAE, FCA Compañía Financiera, del grupo Fiat y el Banco Patagonia, propiedad del Banco do Brasil.

En 2012, otra vez la financiera de Fiat, IRSA Propiedades Comerciales (la sociedad con la que Eduardo Elsztain controla el mayor grupo de centros comerciales del país) y otra vez el Patagonia.

Por supuesto que las comparaciones, en este caso con Australia, deben considerar las diferencias entre países. El economista especializado en tributos Darío Rossignolo señala cinco cuestiones que vale la pena tener en cuenta:

1) En la Argentina la alícuota del impuesto a las ganancias es del 35% y en Australia, del 30%.

2) La estructura de mercado, dado que la tributación dependerá de cuánto puedan trasladar los gravámanes al precio del producto.

3) La existencia de otros impuestos que disminuyan la base imponible, como las retenciones a la exportación que en la Argentina regían de manera generalizada en el período evaluado.

4) La estructura del impuesto o base imponible, si recae sobre residentes o sobre no residentes también.

5) La evasión y el control de la administración tributaria sobre estas empresas.

Además, en la Argentina las empresas pagan más impuesto a las ganancias porque no pueden ajustar sus balances por inflación. Por ejemplo, si una firma tenía una vaca en 2014 que valía $ 100 y en 2015 ese animal seguía vivo, pasaba a contabilizarse en el balance como activo de $ 129, por el efecto de la inflación y no por una ganancia real. Si los balances se pudiesen actualizar por el índice general de precios, entonces resultaría que la vaca seguiría valiendo lo mismo y, por tanto, la utilidad de la empresa sería menor. Hay que tener en cuenta que, por las crisis recurrentes del país, las empresas argentinas sufren quebrantos que después se pueden deducir del impuesto a las ganancias en los ejercicios posteriores, en un período de uno a cinco años. A diferencia de Australia, cuya economía no se contrae desde 1991, el PBI argentino se redujo en 2009 y 2014, lo que ha provocado pérdidas en firmas que, por tanto, han podido reducir el pago del impuesto a las ganancias en los años subsiguientes en los que recuperaron las utilidades. Ambas crisis afectan entonces la tributación en el lapso analizado por Chequeado, 2012-2015. De todos modos, no todos los sectores y empresas han sufrido pérdidas en esos años de recesión.

Pero quizás una de las más apremiantes diferencias entre la Argentina y Australia, y la de nuestro país con los de la Unión Europea (UE), radica en que acá nunca se ha instalado el necesario debate de cuánto ni cómo contribuyen las grandes empresas con el fisco. En tiempos de ajuste como el actual se hace más que necesario. La AFIP podría ayudar si empezara por transparentar datos de quiénes pagan y cuánto, como lo hizo Australia y proponen muchos en la UE.