U$D

MARTES 23/04/2019

La relación con Argentina: bien en la diplomacia, floja en lo comercial

La imagen de los Estados Unidos ha sufrido de manera importante en América latina en el último año. De acuerdo a Benjamin Gedan, ex asesor para Sudamérica en el Consejo Nacional de Seguridad y titular del Argentine Project en el Wilson Center, las políticas de la actual administración hacia México y Cuba, la posición de los EE.UU. frente al cambio climático, comercio exterior e inmigración son impopulares para la región.

"En términos generales, el prestigio de los Estados Unidos ha sufrido notablemente en un corto período de tiempo", dice Gedan. Sin embargo, las relaciones bilaterales con Argentina se han mantenido en terreno positivo. Las buenas relaciones diplomáticas se reflejaron en los viajes que altos funcionarios argentinos y norteamericanos llevaron a cabo durante el año pasado. El presidente Mauricio Macri fue el segundo mandatario latinoamericano en ser recibido por Trump en abril, mientras que a mediados de año el vicepresidente de los Estados Unidos, Mike Pence, viajaría a la Argentina.

A sólo dos semanas de que Fernando Oris de Roa, el nuevo embajador argentino en Washington, presente sus cartas credenciales en la Casa Blanca, Trump designó el miércoles pasado a Edward Prado al frente de la embajada estadounidense en Buenos Aires. Ex juez de Texas, Prado es de origen latino y tiene 70 años. Ahora, resta que el Senado de los EE.UU. apruebe su pliego para efectivizar su nombramiento.

Comercio bilateral

En tanto, el balance de las relaciones comerciales entre ambos países ha terminado el año con un resultado mixto, sobre todo para la Argentina.

De acuerdo a Gedan, la línea dura de los Estados Unidos en cuestiones comerciales no ha sido beneficiosa para el país en temas centrales, como los aranceles a las importaciones de biodiesel argentino. "Hubo avances pequeños relacionados con la importación de limones, que no están actualmente en el mercado norteamericano, al igual que la carne argentina. Hay una decisión pendiente en relación a la importación de aluminio argentino, que podría complicar más al país", señala.

Esto es parte de una política que prioriza los intereses comerciales de los Estados Unidos, en vez de crear alianzas en este aspecto. La Casa Blanca reconoce a la Argentina como un aliado en temas de seguridad y antiterrorismo, pero actúa bajo el interés económico propio, explica Gedan.

>

Este argumento es compartido por Kerner, quien considera que el carácter transaccional de las políticas de Trump ha llevado a los Estados Unidos a exigir más a la Argentina, mientras que no ha dado tanto a cambio.

>

"Al final, Argentina sigue queriendo, pero no es mucho lo que ha logrado y esto tiene que ver con cómo Trump piensa las relaciones internacionales con América Latina", finaliza Kerner.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Más notas de tu interés