La nieve desde el norte

Considerado uno de los mejores centros de esquí del mundo, Aspen hace gala de un estilo único con su perfil sofisticado, sus montañas nevadas y sus servicios de primer nivel. Así y todo, hay opciones que no son exageradamente caras para argentinos.

Un sinfín de montañas que se estiran hasta el cielo cubiertas de nieve se multiplican hacia los cuatros puntos cardinales en Colorado, el estado que concentra el mayor número de complejos invernales de los Estados Unidos. Así y todo, Aspen siempre se ha sabido distinguir del resto por incontables motivos: sus residencias victorianas en sus barrios elegantísimos, sus pistas consideradas como las mejores del mundo e, incluso, por haberse impuesto a lo largo de los años como un destino frecuente de ricos y famosos amantes del esquí. El lobby de cualquiera de sus afamados hoteles es una clara muestra de ello: personajes de todo tipo (millonarios en su mayoría), locales de marcas internacionales y aroma a perfume francés son parte de su cotidianidad. Es que cada temporada la villa renueva sus atractivos y, entre paparazzi y celebridades, exhibe todo su glamour enmarcada por un entorno natural imponente.


El célebre centro de esquí cuenta con cuatro montañas adaptadas para los turistas: Aspen Mountain, Aspen Highlands, Buttermilk y Snowmass, la más nueva, que hasta incluye espacio para actividades empresariales como grandes reuniones y conferencias.


En total, Aspen cuenta con 350 pistas que suman 470 kilómetros esquiables por donde se desliza lo más refinado de la sociedad estadounidense. De hecho, en las bases de los cerros es tan común ver ropa de nieve y tablas de esquí, como tapados de piel y joyas, además de excentricidades varias como limusinas con cadenas en las ruedas. Pero no sólo eso; es también un obligado centro social para muchos empresarios, quienes llegan a reunirse y definir proyectos por miles de millones en ese ambiente tan sofisticadamente agreste que tiene Aspen.


Tal es el punto que ha alcanzado su nivel de fascinación por las compras, que muchos importantes diseñadores italianos han instalado sus locales, provocando una oleada de apellidos europeos como Brioni (218, South Mill Street); Bvlgari (605, East Cooper Avenue); Fendi (208, South Mill Street) y Gucci (2109, South Galena Street).
Otros clásicos de gran identidad que nadie debe perderse de visitar son el hotel Little Nell (675, East Durant Avenue), miembro de Relais & Chateaux y uno de los más concurridos debido a su excelente ubicación y su lujo, como también el St. Regis (315, East Dean), que lejos de la formalidad de su par neoyorquino ofrece un clima distendido y panorámicas del valle casi tan espectaculares como las del comedor del Aspen Meadows (845, Meadows Road), que lleva la firma del arquitecto Frank Ghery.


A la hora de comer, restaurantes como Ajax Tavern (685, East Duran Av), The Caribou (411 E. Hopkins Ave), Olives (St. Regis Hotel) y Roustique Bistro (21, South Monarch St.) son clásicos en los que se puede encontrar un sinfín de modelos y actores con una copa Martini.

Tags relacionados