Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

La hora de mirar el largo plazo

La mayoría de los economistas profesionales escucharon la aseveración de Lord Keynes acerca de que en el largo plazo "estaremos todos muertos". Pero muchos desconocen que, contrariamente a ser una aserción denostando a aquellos que teorizan acerca del comportamiento de la economía en el futuro lejano, el contexto en que Keynes usó esta frase fue el de enfatizar la necesidad de promover ideas y políticas que requieran de continuidad generacional y, sobre todo, de consistencia efectiva a lo largo de un horizonte extendido.
En ese sentido, la concentración exclusiva de la evaluación del primer año de Gobierno en las medidas de ajuste y corrección de los desequilibrios heredados seria tal vez un tanto fragmentario. ¿Existe en el Gobierno una visión de largo alcance hacia la que Argentina deba anhelar, o la gestión económica en su conjunto es un cúmulo de medidas coyunturales que aspiran a restablecer el equilibrio macroeconómico perdido y a corregir escandalosas distorsiones de precios relativos? Es cierto que para llegar al codiciado largo plazo hay que sobrevivir, corregir y encauzar el corto, pero la pregunta es si un esquema semejante existe y cuán coherente es tal pensamiento conectivo.
Parecería que la respuesta a este interrogante es un "sí" muy tenue. Hay preocupación por la necesidad de encuadrar a la Argentina en un sendero sustentable y consistente con las tendencias globales, pero faltaría la línea conectora entre los objetivos de largo plazo en el mundo cambiante de hoy, el sendero necesario a recorrer y las medidas requeridas por las urgencias coyunturales. Esto requiere un esfuerzo intelectual y práctico en identificar las reales ventajas comparativas de nuestro país en la era de Trump y Brexit, definir las medidas concretas que deberían encararse para conducir en tal dirección sin recurrir a mecanismos intrusivos, encarar un sistema tributario, educativo e institucional consistente y mantener una actitud convencida pero flexible a los cambios globales. El segundo año será crucial para dilucidar este paradigma que hoy no alcanza a esclarecerse.