Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

La exigencia de ser feliz

La generación anterior se esforzaba por acumular años de antigüedad, seguridad y estabilidad; la actual también está exigida por el consumo y por sentir continuamente alegría, dice la autora.

La exigencia de ser feliz

Lautaro, un adolescente que decide por tercera vez cambiar de carrera me dice durante una sesión: "Ojalá me pasara como a mi padre, que cuando empezó la facultad sabía que tenía que terminarla, porque si no mis abuelos se hubiesen enojado mucho". Pertenecientes a la generación del "deber ser", sus abuelos querían que su padre tuviera una profesión para cumplir con las exigencias de una vida económica y socialmente plena. Probablemente fantaseaban para su hijo un plan de desarrollo profesional en alguna empresa donde permaneciera y ascendiera hasta jubilarse. Le inculcaron el compromiso, la entrega y la lealtad, al mismo tiempo que la resignación (casi sumisión en ciertos casos) a normas impuestas por el trabajo y la vida en pos de "un futuro digno". Pero hoy Lautaro está desconcertado y no sabe si lo que estudia es lo que realmente lo hará feliz. Y él sabe que es lo que se espera de él. La publicidad lo estimula para querer divertirse y la cultura imperante le exige felicidad. Fabián, un joven que hace un par de meses trabaja en una multinacional, se entera de que su familia está planificando un viaje al exterior en septiembre. Tiene la tremenda duda de optar por el viaje o por su plan de carrera. Vive su duda con un alto contenido de angustia. Sabe que la empresa es una gran oportunidad pero no cree que sea correcto optar por algo tan sacrificado. Fabián se siente presionado para ser feliz. Escuchó a sus padres decir varias veces: mi mayor deseo es que seas feliz. Y todo a su alrededor se lo ofrece y se lo pide. Aunque él mismo no sabe bien qué significa.
A veces los adultos creemos que esta nueva camada, llamada generación Y -seguida de cerca por la Z- es más libre de lo que fuimos nosotros. Pero aunque la generación anterior se exigía para acumular bienes, años de antigüedad, seguridad y estabilidad, la actual también está exigida por el consumo, por sentir continuamente alegría -aunque muchas veces sólo puedan "demostrarla" en las redes sociales-, y por el rigor de una estética implacable. Lautaro y Fabián son ejemplos de esta sensación. Viven la exigencia de elegir "la carrera que me haga feliz" o la "elección inmediata de un viaje de placer", mientras algo les dice que no estaría mal terminar lo que empezó aunque no sienta el llamado de una vocación impostergable -Lautaro- y que tal vez también se pueda sentir placer en proyectar algo a futuro -Fabián-.
En cualquier caso, sirva esta nota como disparador de pensamiento. "La angustia contemporánea está ligada a la opresión y al sinsentido que experimentamos al darnos una vida plagada de sobre-exigencias, apremios y una honda separación de aquello que desde siempre ha representado la fuente de la alegría y el sentido del vivir: nuestros afectos, el cultivo amoroso de los vínculos íntimos, la conexión con la naturaleza y el cuidado de lo viviente", como escribe el psiquiatra Alejandro Napolitano. Que la libertad de ser feliz no se convierta en exigencia. La libertad de optar suele estar teñida de imposiciones sociales y culturales y, por eso, no sabemos qué elegir porque mirando los "mandatos" de esta exigencia exterior por ser felices seguimos sin aprender lo que de verdad nos hace sentir bien.
La felicidad, el optimismo y el placer están de moda. Y aunque interesantes estudios de la psicología positiva muestran lo importante que son, podemos confundirnos. Mientras no los busquemos en los vínculos, en cuidarnos los unos a otros en el ámbito en que nos desarrollemos y en nosotros mismos, nada de lo que consumamos y ni siquiera patear el tablero nos ayudará a encontrarlos.
www.sintonizandoelalma.com

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar