Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

La competitividad y el eterno debate sobre el tipo de cambio

La competitividad y el eterno debate sobre el tipo de cambio

"El tipo de cambio real multilateral mejoró 23% el último año, en especial por la apreciación en Brasil. Pero sigue sin resultar muy diferente al de finales de la convertibilidad", advierte Marcelo Capello. En la Secretaría de Industria admiten que el tipo de cambio es un tema que sale en las conversaciones con los empresarios, pero también sostienen que un movimiento cambiario brusco sería una solución de corto y un problema de largo plazo.

Frente fiscal vs. competitividad

"El Gobierno no la tiene nada fácil en materia fiscal y de competitividad. El financiamiento no inflacionario del alto déficit fiscal existente exige el uso del endeudamiento externo, y los ingresos de estos dólares, junto a los que derivan de la mayor confianza y el sinceramiento fiscal, aprecian el peso", describe Capello (Ieral). Esta situación conduce a una reducción del tipo de cambio real, que complica más la competitividad de la producción nacional (costos altos en dólares), y requiere ser compensado por otras vías, especialmente con la reducción de impuestos, dada la presión tributaria récord. Pero bajar impuestos aumenta el déficit fiscal. Por lo cual, para el director del Ieral, "urge priorizar las reducciones impositivas para la producción de bienes y servicios transables (exportan o compiten con importaciones) e impulsar la creación de empleo", entre otras medidas pro competitividad sistémica.

Para Mariano Kestelboim, la industria sufre el atraso cambiario real más alto desde 2001. ¿Por qué? Si bien el tipo de cambio oficial, desde fines de 2015 aumentó más de un 60%, los tipos de cambio paralelos subieron menos de 10%. Dado que buena parte de los precios hasta la salida del cepo se fijaba a un valor intermedio entre el oficial y los paralelos, la ganancia de competitividad derivada de la devaluación se licuó por la inflación.

Para Alejandro Robba, la devaluación no es la salida. "La competitividad se logra con acuerdos entre empresarios, trabajadores y un gobierno que no cambie unilateralmente las reglas de juego, a diferencia del actual".

Más notas de tu interés

Comentarios1
Gonzalo Rodriguez
Gonzalo Rodriguez 03/03/2017 03:20:25

Yo quisiera saber cómo carajo hace Hong Kong para exportar por 600mil millones de dólares con tipo de cambio fijo con caja de conversión hace 40 años... Este país de bananeros la única salida es la devaluación, patético.