Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

"La actitud que ha tomado Cristina le hace mal a los argentinos"

Dura con la expresidenta, la Vice advierte que es "grave" que CFK le haya pedido a sus diputados que "no cuiden tanto la gobernabilidad", evita opinar sobre su situación judicial y afirma que los jueces trabajan en libertad, sin intromisión alguna del PEN. Celebra la salida del default y dice que es un punto de partida para reordenar por fin la economía.

A diferencia de otros vices argentinos que en el pasado se caracterizaron por cumplir un rol casi de figura decorativa, Gabriela Michetti no para un minuto. Su despacho en el primer piso del Palacio Legislativo es un desfile incesante de políticos, funcionarios y referentes de distintos sectores que pujan por conseguir un hueco en su saturada agenda, que arranca bien temprano, y se cierra ya entrada a la noche, cada día, sin respiro. Salvo, cuando Gaby debe subirse a un avión para viajar a alguna provincia o bien al exterior con la misión de atraer inversiones, como le encomendó especialmente el presidente Mauricio Macri. Japón y Corea aparecen como los próximos destinos que visitará la dama fuerte de Cambiemos la semana entrante.

La Argentina vuelve al mercado internacional, le pagamos a los holdouts para dejar atrás el default. ¿Se terminan los problemas para el país?

- Cuando definimos el plan de gobierno, teníamos claro que había un punto central para entrar a un camino razonable en términos de economía, cuentas públicas, reordenamiento del Estado, que era terminar el tema de la negociación de la deuda, ese 7% que había quedado colgado y que se estaba haciendo un embrollo enorme. Ahora, sabemos que la sustentabilidad del proyecto tiene mucha más sustancia, porque fue claro que no sólo podemos pagar sino que la atracción sobre el bono argentino fue muy fuerte. Fue la más importante emisión de bonos en el mercado internacional de la Argentina. Apostamos a que el mundo empezara a creer que el país se propone otro camino, de institucionalidad, cuentas sanas, división de los poderes y justicia independiente, reglas de juego, previsibilidad. Es un punto de partida.

Prat Gay marcaba al presentar la emisión de bonos, que éste no es un tiempo de ajuste. Pero la pecepción es otra: inflación que golpea, salarios atrasados, tarifas que aumentan...

- Hay siempre un costo importante cuando se sale de la mentira y, en este caso, de un proceso político populista y demagógico. Lo que significa para un país salir de un proceso en el que el gobierno anterior nos decía: "esto es sustentable, el país está en su mejor momento, no importa si la inflación es la que es, pero es una herramienta económica que es buena..." Y después ver que tenés endeudado todo el Estado, el nacional, el provincial, los municipios, que hay déficits que llegan, en el caso del PBI nacional, casi al 7%. Entonces, siempre salir de eso trae un costo generalizado que es mucho más fuerte para los sectores de menores ingresos. Estamos en una situación en la cual uno de cada tres argentinos vive así.

La crítica que se le hace a Macri es que le faltó sensibilidad ante este cuadro social...

- No sólo eso... dicen, además, que el país estaba muy bien, entonces si estaba muy bien, ¿para qué elevamos las tarifas? ¿Porque somos malos? ¡Ridículo! ¿Qué hace el Gobierno? Tratando de cuidar mucho que otra vez no volvamos al mismo mecanismo demagógico y populista de emitir para tener el mismo problema de pauperización de la economía, toma medidas que intentan cubrir el momento más difícil y acompañar a los sectores más vulnerables: los $ 400 en diciembre de devolución del IVA de alimentos a las familias de menores ingresos, ampliamos la AUH, las asignaciones familiares, aumentamos de 15.000 a 30.000 pesos el mínimo de Ganancias, le dimos la AUH a los hijos de monotributistas... Todo eso pretende ayudar a cruzar ese momento difícil, que son cuatro o cinco meses, para después empezar a ver los primeros síntomas de reactivación, generación de trabajo genuino, y no el Estado como gran empleador para disimular el desempleo, obra pública intensiva para tener una infraestructura para una plataforma de desarrollo sostenible, va a ser de miles de millones de pesos este mismo año y ya están empezando las obras en el conurbano. Y habrá síntomas de caída de inflación a partir de junio.

El Presidente se reunió con empresarios y algunos lo criticaron por usar un tono demasiado "suave" con ellos. ¿Están dispuestos a tomar medidas si encuentran falta de colaboración?

- Absolutamente. La idea de la reunión fue que el Presidente les dijera, "les pido este esfuerzo: inviertan ya, miren el largo plazo, no esperen a ver los primeros síntomas", porque hasta los inversores extranjeros están diciendo vamos a invertir ya este año, y hay mucha demanda. Yo me voy a Japón y Corea y tenemos la agenda llena de empresas que quieren invertir, no para ver si... Les dijo también que cuiden a las personas y el empleo, porque éste es el año más duro que hay que atravesar, pero los síntomas de reactivación los vamos a tener rápidamente.

La oposición está impulsando la doble indemnización por despidos, prohibirlos por un año...

- Hay una discusión parlamentaria. El ministro de Trabajo está conversando con sectores de la oposición y los sindicalistas. Siempre y cuando podamos con las normativas establecer criterios que protejan el trabajo y la posibilidad de mayor producción y productividad y que se genere la reactivación que queremos, vamos a estar del lado de la gente. Pero también haciendo ese equilibrio de cuidar a la gente por el momento difícil y la reactivación que tiene que suceder para que no sea un nuevo populismo. En el tema precios, tenemos herramientas con defensa de la competencia.

¿Y no les va a temblar la mano para aplicar sanciones cuando correspondan?

- Exactamente, cosa de que sea bien claro que nosotros tenemos toda la voluntad de consensuar, éste es un gobierno que no quiere apretar, queremos que haya una nueva cultura política en la que todos vamos a poner un poquito de esfuerzo. En el caso de que no se cumpla, se ejecutará la normativa.

La semana pasada volvió Cristina. ¿El Gobierno leyó en el acto de Comodoro Py una incitación a la violencia?

- Creo que la actitud que la expresidenta ha tomado le hace mal a los argentinos. Después de haber perdido una elección, haber pasado por dos gestiones, teniendo la cantidad de sospechas y procesos que vinculan a funcionarios de su gobierno y a empresarios muy cercanos, y a ella misma, lo razonable sería una actitud de mayor serenidad, menos exposición, colaboración con la Justicia y cooperar para que al Gobierno le vaya bien. La expresidenta debía ir a declarar y lo que hizo fue un acto político, de festejo, muy contradictorio. Creo que la frase más contraria a los intereses de la gente fue la de "no cuiden tanto la gobernabilidad" a sus propios diputados. Es grave que a una expresidenta le parezca que la gobernabilidad no importa tanto y que no hay que cuidarla en un momento en el que la Argentina tiene que salir de los problemas que generó el gobierno anterior. Porque en cuatro meses no se genera el déficit ni el tercio de los compatriotas que tenemos en la pobreza.

¿Cuánto daño le causa al Gobierno CFK poniéndose en rol de víctima si termina presa?

- Hemos pretendido dar una vuelta de página en la historia institucional y por eso puedo opinar del acto político, de su reunión con diputados, pero no de las cuestiones que hacen a su situación judicial. Hoy, cualquier opinión del Ejecutivo sobre la situación judicial de alguno de los funcionarios del gobierno anterior es una intromisión. Queremos que la Justicia sienta absoluta libertad. Acá no hay ningún teléfono que dice, "acelerá, frená, sacá..." nada.

¿Cuánto impactó en la imagen del Gobierno y del presidente, el escándalo de los Panamá papers?

- La verdad es que no, la gente es muy sabia, porque en ninguna de las investigaciones cualitativas que se hacen para ver temas de gestión sale que la gente haya nombrado el tema. Porque, además, vieron una actitud tan llana, abierta y serena del Presidente con el tema, explicando. que es una sociedad que, a diferencia de otras offshore que se hacen para ocultar identidades, está declarada, en cabeza del dueño, no hay una cosa oculta. Mauricio, como director, no cobró, no trabajó, no participó ni de una reunión... está muy tranquilo.