Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

La Ciudad Luz, historia viva

París tiene un sinfín de recorridos clásicos que van desde museos y edificaciones históricas, hasta barrios en los que la bohemia y el arte urbano se apropian de todo.

La Ciudad Luz, historia viva

Avenidas interminables, palacetes en cada acera, catedrales, fuentes, plazas y museos son una constante en la Ciudad Luz. Pero no solo París es historia viva entre sus calles, sino que la urbe ha sabido realzar y conservar su glamour citadino ofreciendo una seducción comprobable en particularidades y atractivos únicos.

Bien se puede empezar a recorrer sus atracciones disfrutando del París medieval, que late día a día en la Catedral de Notre Dame. El estilo gótico del siglo XIII se aprecia en las anchas ventanas ojivales y en un decorado con relieves que generan un llamativo juego de luces y sombras. Subir a las torres permite el paso por la galería donde duermen las gárgolas y los monstruos fantásticos que adornan la balaustrada. Además, las panorámicas del Sena son únicas y pueden sustituir a las vistas ofrecidas por la torre Eiffel: es que, en esta última edificación, la espera para subir a los ascensores queda demorada por una frecuente larga fila de turistas.

Muy cerca de se sitúa el Museo del Louvre, para más tarde alcanzar los Jardines Des Tuileries que conducen a la ancha avenida Champs Elysees, el paseo de compras, tiendas y marcas más exclusivas y restaurantes de primer nivel.

Otro rito ineludible es descubrir en el boulevard Haussman la monumentalidad de las Galerías Lafayette (Blvd. Haussmann, 40), y luego Printemps (Blvd. Haussmann, 64) que, si bien es un poco más pequeña, explota el costado exclusivo de la moda ofreciendo prendas únicas. Con el lujo como factor predominante, otra elegante propuesta puede hallarse en Bon Marché (Rue de Sèvres, 7).

Acercarse hasta la tradicional Place Vendôme será otra gran alternativa. Se ahorra tiempo con el metro, bajando en la estación Tuileries para acceder en escasos minutos a casas del prestigio de Chanel, Piaget, Van Cleef & Arpels, y el mismo local de Cartier que ha creado joyas y piezas de arte desde 1847. Por el contrario, si lo que se desea son objetos decorativos, Les Puces de Saint-Ouen, el mayor mercado de la ciudad, espera junto a la terminal Porte de Clignacourt con diversas colecciones y creaciones antiguas, artesanías, exóticas piezas ornamentales y trabajos en mueblería.

La ciudad desde el agua

Imperdible es inmiscuirse por los laberintos parisinos desde el Sena recorriendo su cauce con el crucero fluvial Batobus que permite subir y bajar en cualquiera de sus embarcaderos.

Será agradable apearse en boulevard St. Germain o en las calles laterales de alguno de los viejos distritos paralelos al río, como Marais y St. Michel, aunque tan sólo sea para disfrutar de un café o algún aperitivo en algún pub de amplios ventanales.

El formidable Arco de Triunfo también será un punto a observar de cerca, para luego tomar la avenida D'iena y llegar a la Torre Eiffel, el ícono de Francia. Si resta tiempo para almorzar, lo ideal es cambiar de rumbo y llegar hasta Montmartre, el barrio de los artistas. Frente a la plaza principal, donde los pintores realizan y venden sus obras, hay clásicos restaurantes y mesas en la vereda con vistas a la Basílica del Sagrado Corazón.

Cerca de allí, las posibilidades de una cena de lujo son varias. Uno de ellos es L'Ambroisie, donde los comensales se sienten en otro tiempo por su decoración y entorno, al igual que Maxim's de Paris, cuya historia se remonta a 1893. No muy lejos de allí, Le Royal Monceau Raffles Paris ofrece en su restaurante Il Carpaccio (una estrella Michelin) cocina italiana de nivel internacional.

Datos útiles

- "Rive Gauche" es la zona que queda a la izquierda del Sena mirando hacia el lado del mar. Más que una división geográfica, la separación del río hace referencia a distintos estilos de vida y de expresiones de moda. El Rive Gauche se identifica con la movida de calles como Boulevard Saint Germain des Prés, Saint Michel y Rue d'Ulm.

- "Rive Droite" es el otro sector, y es asociado a zonas como Place Vendôme, y a la elegancia y sofisticación de Champs Elysées, además de otras calles como Rue de la Paix, Rue de Rivoli y Av Montaigne, que gozan de un bien ganado prestigio.

- Batobus: (www.batobus.com). Estación terminal en Port de la Bourdonnais. Es un práctico placer utilizar esta embarcación que recorre el Sena. Usualmente no hay que esperar más de 15 minutos entre barco y barco. Los embarcaderos están a pasos de la Torre Eiffel, el Museo d'Orsay, Saint-Germain-des-Prés, Notre-Dame, Jardin des Plantes, Hôtel-de-Ville, el Louvre y Champs-Elysées.

- El metro puede ser el medio más rápido de transporte. Toda la información al respecto puede consultarse en www.ratp.fr.

- Distancia a los aeropuertos: el Charles de Gaulle está a 27 kilómetros del centro de la ciudad (20 minutos) y el D'Orly a 16 kilómetros (unos 15 minutos).