Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Kapama, el alma de África

Una de las opciones más promocionadas de Sudáfrica para acercarse al mundo salvaje está centralizada en el Parque Nacional Kruger, pero existen otras áreas donde disfrutar del confort de excelentes resorts.

Kapama,  el alma de África

Avanzar sobrepasando obstáculos en un jeep sin puertas ni techo, entre gigantezcos hormigueros y asoleados pastizales, se transforma en una experiencia que parece soñada. Comienzan a dibujarse siluetas de cebras, antílopes o jirafas, y poco después la adrenalina sube y deja imágenes imborrables con la aparición de algunos de los "cinco grandes" de África: el león, el leopardo, el rinoceronte, el elefante y el búfalo. Eso es lo que deparan los safaris, recorridas por áreas y reservas naturales que, junto a destacados servicios de alojamiento, conjugan una modalidad turística lo suficientemente distintiva como para disfrutarla, al menos, una vez en la vida.

Desde Johannesburgo, casi una hora de vuelo permite aterrizar en Eastgate, uno de los aeropuertos más utilizados como puerta de entrada a las reservas del nordeste sudafricano. Aquí, las praderas del Highveld caen a 3.000 metros de profundidad hasta el Lowveld, los acantilados dejan lugar a inconmensurables pasos entre las montañas, y 12 mil hectáreas de monte se desgranan entre verdes oscuros, vegetación y, sobre todo, vida salvaje. Esta es la tierra de Kapama, una de las más exclusivas reservas privadas de Sudáfrica, que se ofrece desde la esencia del continente negro con campamentos o lodges inmersos en la vegetación. Sus servicios están a tono con el cuidado impuesto en los safaris, que cada día permiten avistar a escasos metros de distancia a animales salvajes y exóticos pájaros e insectos.

Alojamientos en la selva

Las edificaciones desde donde los rugidos de la selva se escuchan cercanos incluyen al Kapama Lodge y sus chalets con aire acondicionado. Pasarelas de troncos unen serpenteantes la sala de conferencias, el restaurante y una casa de té. Para una relación más íntima con el monte, el Búfalo Camp tiene ocho exclusivas tiendas de campaña construidas sobre postes a la altura de las copas de los árboles, con comodidades sorprendentes. La Casa de Huéspedes Kapama completa las posibilidades con espacio para ocho personas, con atención personalizada además de un guía y un vehículo safari a disposición del grupo.

Con el equipaje instalado en la habitación, las salidas diarias (usualmente dos: a la madrugada y por la tarde) quedan en manos de "rangers" que delinean los mejores circuitos para recorrer según la hora y la época del año. Los safaris generalmente duran tres horas y avanzan al paso de vehículos 4 x 4 con asientos para nueve personas, que parten en caravana y permanecen comunicados por radio para conocer lo que se avista desde las respectivas posiciones, maximizando así la detección de manadas o especies dignas de observar.

Kapama y sus servicios para viajeros se ubican en la región del afamado Parque Nacional Kruger, el más grande e importante de Sudáfrica. En sus dos millones de hectáreas, esta área cuenta con 147 diferentes mamíferos, 507 especies de pájaros, 114 de reptiles y 33 de anfibios, todos conviviendo en un ecosistema de complejo equilibrio y con árboles que -como el Baobab- logran llamar la atención por sí solos. Aunque puede visitarse todo el año y cada estación tiene su atractivo en particular, en esta época se accede a un espectáculo privilegiado ya que el paisaje incluye árboles y arbustos en flor, arroyos llenos de vida y movimiento de peces, pájaros y animales que van a beber. Aparte, se divisa una gran cantidad de pequeñas crías de todas las especies, especialmente de mamíferos. Vale recordar además que en verano, de octubre a marzo, las temperaturas promedian entre 15 y 30ºC.

Aunque sin alcanzar el privado confort de Kapama, el Parque Kruger también ofrecen alojamiento en cabañas con techos de paja, bungalows y chalets, sumando los servicios de restaurantes, cafeterías, tiendas de artículos regionales, salas de conferencias, campo de golf y piscina. Entre los hospedajes ideales para disfrutar de excursiones en la selva figura el Protea Hotel Kruger Gate, situado junto al río Sabie y a sólo 100 metros de la Paul Kruger Gate, una de las entradas principales a la reserva. Este hospedaje está a sólo 120 kilómetros del aeropuerto de Nelspruit y 17 kilómetros de la pequeña base aérea de Skukuza.

Datos útiles

- Hay vuelos con una escala a Johannesburgo por precios que empiezan en los $30 mil
- Para llegar a los alojamientos, lo mejor es contratar un transfer con el hotel.
- Más información: www.kapama.com
- Los alojamientos más lujosos son el Kapama River Lodge, el Kapama Southern Camp, el Kapama Buffalo Camp y el Kapama Karula.