OUTSIDER - juan Antonio Ferreyra-jaf

JAF: "No me gustan los festivales organizados por el Gobierno"

El ex integrante de la mítica banda Riff rechaza los megaeventos en los que participan artistas populares, un sello de la década K, porque, dice, "están digitados para promocionar al oficialismo". Se queja de la desunión de los argentinos y espera que quien gane la próxima elección haga lo mejor por el país. También reclama recuperar las escuelas técnicas.

La Argentina necesita muchísimo trabajo y no es tan difícil hacerlo como corresponde", plantea el músico Juan Antonio Ferreyra. Más conocido como JAF en el ambiente artístico local, el ex vocalista de la banda Riff se muestra preocupado por las carencias materiales que observa entre los jóvenes y los mayores en la Argentina. En un mano a mano con 3Días, el guitarrista de 57 años encuentra en la destrucción de la industria y la educación técnica uno de los factores que explican el deterioro social. "Cuando era joven había en nuestro país muchísimos talleres metalúrgicos, fundiciones y talleres de matricería y tornería, donde se fabricaban cosas de altísimo nivel. Eso no existe más y no puede ser. Pero hasta que los argentinos no nos juntemos todos, va a ser difícil. En este país nos enseñaron a estar enredados y desunidos, siempre en Boca-River o Ford-Chevrolet, pero somos todos remeros del mismo barco".

¿Cuál es su análisis sobre la gestión kirchnerista?
- Basta con verle la cara a la gente La respuesta de qué opina del país está si le preguntamos a todos juntos al mismo tiempo. Yo puedo decir algo con respecto a mí. Tengo 57 años, he padecido muchos gobiernos desde que tengo uso de razón, y vi que se han cometido muchos menos aciertos que errores. Es algo que me preocupa porque mis hijos se crían acá y pago mis impuestos.

¿Cómo observa la economía?
- Hay muchas cosas que desconozco con respecto a la economía. Sé que hay mucha gente que labura sin parar muchísimos años y décadas de su vida, y termina no teniendo nada. Eso no puede suceder bajo ningún punto de vista, porque si la cosa fuera ecuánime o acertada, una persona que trabaja 30 ó 35 años ya tiene que quedarse tranquila, ya pagó los impuestos, colaboró con el país y tendría que pasar el resto de la vida tranquila, disfrutando de lo que ha cosechado.

¿Cómo ve a la ciudad de Buenos Aires?
- Muchas mujeres no quieren salir con cartera a la calle porque se las afanan. Eso es de terror, no puede pasar en 2015. La seguridad tendría que estar controlada por el Gobierno o los gobiernos que correspondan. Y acá los barrios que son marginales están en una situación de ausencia del Estado. No hay higiene. Y viendo lo que pasa en Puerto Madero, donde hay autos que valen u$s 2,5 millones, es un desfasaje muy grande que no puede existir.

¿Qué expectativas tiene con respecto a las elecciones?
- Ojalá que acierten todos los que ganen, porque es lo que estamos necesitando, pero la verdad es que por ahora la cosa está un poco dificultosa. El país está desbalanceado, porque hay gente que sufre, y el desbalance siempre indica rotura. Es una ley universal, no la inventé yo. Yo quiero que los que ganen hagan lo mejor, llámese Pepe, Fernández o Julián, porque para eso serán elegidos: para utilizar bien mi esfuerzo y mi plata en forma de impuestos.

Habla de jóvenes y de gente mayor ¿Le preocupa su situación hoy?
- Los que más necesitan ayuda son los viejos, que no tienen ya fuerzas, y los que son muy jóvenes y no tienen experiencia ni muchos conocimientos para utilizar la enorme fuerza que tienen. Hace poco estuve en Misiones, Santiago del Estero y muchos otros lugares del interior, y veo cómo están los pibes. La verdad es que no están como se merecen. En Buenos Aires, también. Hay mucha pobreza, gente que duerme en la calle y chicos que piden limosnas lanzando pelotitas al aire en las esquinas. Esos pibes tienen que estar en el colegio jugando. También hay muchos viejos que se mueren de frío en la calle. Hay que ponerlo en orden ya.

¿Dónde encuentra la responsabilidad y las posibles soluciones?
- Esto se puede resolver en 24 horas, pero nadie lo quiere tomar. Si en tu casa está el piso sucio, es agarrar el trapo y limpiar, así de sencillo. El país es un poco más complejo, pero la dinámica es la misma. No es algo político sino una cuestión de tener la cabeza centrada.

Como técnico electromecánico, ¿cuál es su visión sobre el tema educación?
- Habría que recuperar la escuela técnica. Es indiscutible. En la primaria y la secundaria tiene que haber una mayor información a nivel técnico, una puesta a disposición de los jóvenes de todos los elementos básicos y fundamentales para que la gente pueda manejar la técnica. Y por otro lado tiene que haber una enorme apertura respecto de la expresión artística, para que empiece a balancearse el joven a temprana edad. A eso tenemos que sumarle un gran trabajo en el deporte y la cultura física para que cada uno esté bien físicamente. Solo con el mejoramiento físico, la mejora mental y la culturización mental los pibes van a crecer.

Como artista, ¿qué opina de los festivales y eventos culturales desarrollados desde el Estado?
- A mí no me gustan. No funciona. Es algo que está digitado indudablemente para promocionar al oficialismo. Y se hacen esas cosas multitudinarias de manera gratuita y siempre para los mismos tipos. Hay un montón de guita en ellos, cuando tenés 400 millones de artistas nuevos que merecerían una oportunidad. Eso me tiene podrido.
Tags relacionados