Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Humores que matan

La autora de la nota avisa que el humor tiene dos caras. "Puede ser salvador en momentos tortuosos o un aliado sanador, pero también puede ser un duro golpe", dice. Y recomienda su uso para el bienestar propio y ajeno.

Nos pasa a todos. Con mucha facilidad reencontramos a las personas de nuestro pasado -club, colegio, etc.- y nos "juntamos" en grupos de whatsapp con compañeros de trabajo, estudio, colegas, madres, padres, deportes, etc. Llega un momento en que lo difícil es decidir entre tener tiempo para ver miles de mensajes o relajarnos y no leeros. Pero esto da para otra columna…

Como en todo grupo, en los grupos de whatsapp también pasa: cada uno va tomando un rol. Está el que vive haciendo chistes, el que toma la posta para los encuentros, el que siempre tiene una palabra de aliento y buena onda, al que todo le viene mal y así siguen los personajes, como en la vida real. Con la diferencia que, muchas veces, en los grupos no nos conocemos en profundidad y, además ante el amparo de la pantalla, nos animamos a decir cosas que no diríamos personalmente. Así pasó esta mañana en uno de los grupos. Uno que leo poco porque escriben mucho pero que, cuando tengo tiempo y me asomo, suele ser interesante. Al ver que contesta Lionel -que nunca escribe- despliego el chat interesada por el contenido. Y ahí empieza lo que quiero contar. Uno de los integrantes tiene un gran sentido del humor. Es su "lugar" para comunicarse siempre. Es su carta de presentación, su indiscutible habilidad, su defensa y su ataque. Pero como casi todo, también el humor tiene dos caras. Puede ser salvador en momentos tortuosos, puede convertirse en un aliado sanador y una medicina reparadora y también puede ser un duro golpe e incluso un arma en ciertos casos.

Lo estudia la psicología y hay muchas investigaciones y opiniones al respecto. Fue Freud quien describió al humor como "el más elevado de los mecanismos de defensa" y un regalo que nos permite desdramatizar las dificultades cotidianas. Víctor Frankl tiene escritos donde da cuenta de lo que el humor lo salvó en tiempos de su inhumano paso por los campos de concentración. Lo definió como la capacidad humana de auto-distanciarse y separarse de situaciones traumáticas. En estos casos el sentido del humor es signo de salud mental porque ayuda a nuestro bienestar y a bajar los índices de estrés. El problema es cuando el humor es agresivo, cuando ridiculiza al otro, cuando destaca los defectos y la debilidad de otro. En definitiva, cuando el humor se da desde la "superioridad" -que en líneas generales oculta la inseguridad-. Lo que se leía en el chat era un chiste relacionado con la discapacidad de una persona pública. Y ahora viene lo que, a mi entender, fue un acto de templanza y comprometido para que las cosas cambien. Lionel, papá de Valentín, un adolescente de 15 años que nació con síndrome de Dandy Walker -una malformación congénita- y que cada día de su vida es una batalla para superar las barreras que impone su propio estado y que la sociedad y las instituciones parecieran agravar en lugar de alivianar, contestó con altura. Ni con agravios, ni desde la bronca personal y humana que pudo haberle causado un chiste que daña. Si no, sin saberlo, hizo psicoeducación. Su respuesta fue: "Como papá de un hijo con necesidades especiales opino que, aunque no sea malintencionado el chiste, no nos damos cuenta de que el humor muchas veces hiere y duele. Sé que sos una persona con mucho sentido del humor y me divierte mucho, pero quiero concientizar lo que sienten quienes sufren la discriminación. Tanto ellos como quienes estamos a su lado. Un abrazo". Me impactó. Aprendí. Y lo transmito porque las palabras ocupan siempre un lugar y suelen alojarse en el corazón. Aunque sea con humor. Porque, como dice Haruki Murakami, "hay palabras que quedan para siempre en el corazón de las personas" y, aunque sean con humor, pueden hacer daño. Hagamos uso del sentido del humor, ese que nos ayuda cada día a sonreir y afrontar más livianos lo que la vida trae. Pero siempre hagámoslo para nuestro bienestar y el bienestar de aquellos a quienes va dirigido.

www.sintonizandoelalma.com