U$D

MARTES 23/04/2019

Facundo Manes: “Con varias Vacas Muertas no nos va a alcanzar si no nutrimos a los chicos”

El prestigioso neurocientífico argentino Facundo Manes alcanzó los titulares políticos por haber sido el médico de Cristina Kirchner durante su operación cerebral el año pasado. Sin embargo, el actual rector de la Universidad Favaloro cuenta con fluidos e históricos vínculos con el radicalismo y ya suena como candidato en el flamante Frente Amplio UNEN. Con un enfoque científico, critica al peronismo y explica su optimismo ante un país que “necesita una revolución educativa”.

Facundo Manes: “Con varias Vacas Muertas no nos va a alcanzar si no nutrimos a los chicos”

Se hizo conocido mediáticamente por ser el médico de la Presidente, cuando Cristina Kirchner tuvo que ser operada por un hematoma cerebral el año pasado. Pero Facundo Manes es, desde hace años, un neurocientífico galardonado internacionalmente. Rector de la Universidad Favaloro, fundador de INECO (Instituto de Neurología Cognitiva), Manes nació en Salto, provincia de Buenos Aires. Todavía no adelanta cuál será su rol en el nuevo Frente Amplio UNEN, pero ya suena como posible candidato en la provincia. Su último libro se llama “Usar el cerebro”.

* Estuvo en el lanzamiento del nuevo frente UNEN. ¿Cuál es su rol en la agrupación?
- Estoy decidido a colaborar, a contribuir a un país mejor y, en ese marco, la constitución de un frente amplio, democrático, republicano que quiere una Argentina basada en el conocimiento y en el progreso, tendrá mi apoyo. Mantengo una relación de amistad con Ernesto Sanz. Mi padre votaba al radicalismo, viví en una casa radical. De todas maneras creo que hoy un partido político no representa a toda la sociedad, que hoy se mueve con ideas y paradigmas nuevos.

* Pero usted es afiliado radical...
- Creo que me afilié al radicalismo en la época de Alfonsín. Su figura fue un impactó para mi y también lo fue para mi generación y para el 50% de los argentinos. El radicalismo tiene una tradición en el respeto a las instituciones, en la convivencia, en la tolerancia. Es muy importante como proyecto de país tener alternancia política y que los partidos sean fuertes. Creo que al peronismo le hace bien que haya una oposición fuerte, lo hace crecer. De hecho, cuando estuvo Alfonsín, Menem y Cafiero hicieron una interna.

* ¿Cómo ve hoy la Argentina?
- Para mí el problema fundamental de la Argentina tiene que ver con que un país que genera alimentos para varias generaciones no puede hoy nutrir a todos sus habitantes. Y el cerebro desnutrido en los chicos tiene un impacto para siempre; esa es la urgencia. Es inmoral que un país como éste no pueda nutrir a todos sus chicos. El segundo tema es mirar el futuro, los argentinos estamos obsesionados con el pasado pero hay que obsesionarnos con el futuro. El capital mayor de un país es el capital, no es la reserva natural. Nigeria tiene más recursos naturales que Japón. Sin embargo Japón es una pequeña isla basada en el conocimiento y es la tercera potencia del mundo. Con varias Vacas Muertas no nos va a alcanzar si no nutrimos a los chicos y no hacemos una revolución educativa. Hoy de 100 chicos que entran al colegio solamente terminan el secundario alrededor de 30 y, de esos, un poco menos de la mitad no comprende lo que lee. Entonces ¿cómo vamos a competir en el mundo así? Esas son las revoluciones que tenemos que hacer: la revolución educativa.

* ¿Y cómo se hace una revolución educativa?
- No tenemos que ir a Singapur que sí lo hizo. Hay que pensar en lo que hicieron las generaciones pasadas acá con la escuela pública. La Argentina, en 1869, tenía 70% de analfabetos; en 1945, tenía 12%. Es decir que hubo una generación de argentinos que apostó a que Argentina tenga menos analfabetos que Italia y España a principios del siglo XX.

* Sin embargo, el discurso del Gobierno es que nunca se invirtió tanto en educación como en la última década...
- Lo que dicen es cierto: hubo y hay mucha inversión en dinero, pero eso no impactó en la calidad educativa. Cuando hablo de revolución educativa no es sólo poner dinero sino impactar en la calidad de la educación, que es lo que necesitamos. La realidad es que la calidad de la educación en la Argentina es mala. No es culpa de este Gobierno, es una decadencia de décadas en la educación, pero claramente es el debate que hay que dar.

* La escuela pública es, además, un espacio integrador...
- Totalmente. Yo tengo a mis hijos que tienen educación, tienen salud, comen todos los días y no les falta nada, pero el chico del tercer cordón del conurbano que está hace tres días sin comer es también mi hijo. No es que tengo que ir a darle de comer, sino que tengo que pensar en un país mejor para él. No involucrarse en el país es un problema. No tenemos alternativa en Argentina: hay que comprometerse. Probablemente, si viviera en Suiza, sería neurocientífico el 100% de mi tiempo, porque las cosas básicas están resueltas.

* Una imagen reciente de la política fue la de el vicepresidente Boudou jugando al Sudoku en plena sesión del Senado. ¿Cuál es el razonamiento que tiene hoy esta dirigencia política, desde su visión neurocientífica?
- La dirigencia política es producto de la sociedad, no viene de una isla de la Patagonia. Como sociedad necesitamos recuperar la autoestima. Hace un siglo éramos el foro intelectual y económico del conocimiento en América Latina. No nos une el pasado, si no el futuro; y no es sólo problema de los políticos, es de los periodistas, de los empresarios, de los médicos y la sociedad en general.

* Pero el discurso oficial remarca y se compara constantemente con el pasado, y la oposición polemiza también sobre lo hecho...
- Es que si la oposición no tiene un paradigma superador, no va a alcanzar el objetivo de enamorar a gran parte de la gente. Este es un aspecto de la ciencia que se puede aprender en la sociedad. Yo, como científico, pienso diferente. Los científicos vemos qué hizo el que nos precedió aunque no nos guste. Si hizo algo bueno, lo tomamos; y si hizo algo malo, lo desechamos. Acá cada uno que aparece quiere inventar la rueda y hacer todo de nuevo. Hay que respetar las cosas que se hicieron bien, fortalecerlas y desechar las cosas que se hicieron mal. Los argentinos necesitamos no tener proyectos biográficos, sino tener proyectos políticos y paradigmas superadores. Cuando la gente me pregunta sobre mi candidatura, yo remarco que no estoy preocupado por mi biografía sino que estoy preocupado por el país, que quiero contribuir de alguna manera. Hay que pensar diferente.

* ¿Cree que la sociedad privilegia el bolsillo a la hora de votar y no el pensamiento?
- Con el corto plazo tenemos un problema en Argentina, somos miopes para ver el futuro. Por ejemplo, a mí me convendría hoy estar en mi casa durmiendo, pero vine a trabajar temprano, fui a la universidad y hablo con vos porque quiero que mis ideas se conozcan. Estoy apostando a largo plazo, porque a corto plazo pienso en que ayer me acosté tarde y quisiera estar durmiendo. En la vida de uno pensamos en el largo plazo y no en el corto. Como sociedad estamos concentrados en el corto plazo. Por un veranito económico, permitimos corrupción o que personas no capacitadas estén en funciones estratégicas.

* ¿Es optimista entonces con la Argentina?
- Soy optimista porque creo que acá hay una gran reserva intelectual que tenemos que cuidar. Muchos argentinos -aunque algunos no lleguen a fin de mes- son clase media intelectual, y ese es un fenómeno que todavía pasa gracias a los que pensaron una educación pública a largo plazo. Es mucha gente en comparación con América Latina, todavía hoy. Además tenemos un contexto internacional favorable en los próximos años y tenemos reservas naturales, pero si no invertimos en educación por más que tengamos lo demás no nos va a ir bien. Pareciera que la urgencia es la inflación o la inseguridad. El conocimiento es mejor educación, mejor salud, mejor seguridad, manejar mejor, pagar los impuestos y reclamar por lo que se hace con eso. Muchos lo ven como algo de elite, pero no: el conocimiento impacta en la calidad de vida.

* Usted remarcó la convivencia de recursos naturales con chicos que mueren de hambre en la Argentina...
- Esa es la corrupción y la ineficiencia también. Un país no es un montón de tierra donde vive gente, somos todos, estamos todos involucrados. Un país es como una casa, algunos son más vulnerables que otros, y hay que ayudar a los vulnerables. No hay que concentrarse solamente en el que puede vivir solo.

* Sin embargo, el Gobierno dice que incluye a los excluidos...
- La oposición va a criticar y el Gobierno se va a defender. Pero la realidad es que en la Argentina hay desnutrición y tenemos que solucionarlo y entender como sociedad que si no nutrimos a los chicos no hay futuro. Cada uno va a defender su posición.

* Usted es médico. Sin diagnóstico es complicado atacar la enfermedad. Y en la Argentina no hay cifras oficiales de pobreza.
- El diagnóstico está: hay gente desnutrida. El Gobierno en un año y medio se va a ir, y tiene que venir la oposición. Quien gane tiene que dedicarse a estos temas de manera urgente, y la sociedad tiene que reclamárselo. La educación también implica elegir mejores dirigentes. Los dirigentes son mejores en países mejor educados, la sociedad reclama a los líderes y la sociedad educada reclama mejor.

* En UNEN repiten que hay que salir del paradigma de que sólo puede gobernar el país el peronismo. ¿Piensa lo mismo?
- Hay que diferenciar entre mantenerse en el poder con gobernar. El peronismo es bueno manteniéndose en el poder. Ahora si gobernabilidad es ir al tercer cordón del conurbano y ver un escenario de gente sin cloacas, sin vivienda, la seguridad con déficit, la salud con déficit... Tenemos que exigir alternancia en el poder, es bueno para la democracia, es bueno para el peronismo y tenemos que permitirnos dar la oportunidad a frentes democráticos e inclusivos, que quieran una Argentina basada en el desarrollo.

* ¿Va a ser candidato a gobernador o a algún otro cargo por UNEN?
- Quiero ser parte de un proyecto colectivo. No creo en los proyectos biográficos. Quiero ayudar en el rol que sea, como barrendero o como candidato.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Más notas de tu interés