Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Estiman que no habrá cambios bruscos en 2017

Las expectativas de los analistas sobre la evolución del tipo de cambio en 2017 coinciden es que no habrá saltos bruscos en la cotización. Explican razones técnicas, como el ingreso de divisas provenientes del blanqueo que alimentarán la oferta y mantendrán la cotización bajo control. Pero también tienen en cuenta que será el año del primer test electoral del gobierno de Mauricio Macri. Así, el elemento político sigue presente en los análisis cambiarios pese al disgusto que eso le provoca al presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger. "El problema del atraso cambiario pasa por la inflación, que neutraliza inmediatamente cualquier mejora de tipo de cambio. Eso se repetirá este año", sostiene Ezequiel Eliano, del CIPPEC.
"Ahora en el año electoral creo que el ministro Dujovne lo va a mantener quieto para no afectar el poder de compra después de un año de retroceso porque sino tendrían que pagar un costo político muy grande", añade. "Todo indica que la estrategia será bajar los costos laborales como una forma de ganar competitividad. Esa parece ser la batalla que quiere encarar el ministro, además de una reforma tributaria que la complemente". Por su lado, Víctor Becker, del CENE plantea que "a medida que pase el tiempo la situación se irá agravando porque el ingreso de los dólares financieros que alienta el Gobierno para financiar sus desequilibrios presionarán sobre el mercado cambiario y eso hará retrasar más el tipo de cambio". Igual, alerta que "el retoque nominal de las últimas semanas no varía la situación porque esos ajustes son siempre menores que la inflación. La solución pasa por bajar la inflación. Es el único camino".
La postura oficial sobre este proceso la encarna Sturzenegger. En distintos foros y en reuniones privadas, el jefe del BCRA suele argumentar: "Tenemos un esquema de tipo de cambio flotante y eso nos preserva de situaciones que vivimos tantas veces en el pasado, donde el tipo de cambio estaba atrasado y todos lo reconocían. Si ahora pasara lo mismo, el mercado corregiría la paridad porque el tipo de cambio no es un ancla de nada para esta gestión. Tampoco es un elemento que será manipulado adrede como herramienta de corrección".