Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

"Es grave hablar de Malvinas como una guerra absurda"

En Experiencia de Halcón, la antropóloga Rosana Guber indaga sobre el fenómeno de los escuadrones de la Fuerza Aérea Argentina que, en condiciones de inferioridad tecnológica, pusieron en jaque a la Royal Task británica en 1982.

Rosana Guber, investigadora y directora de la Maestría en Antropología Social de la Universidad de San Martín.

Rosana Guber, investigadora y directora de la Maestría en Antropología Social de la Universidad de San Martín.

El nivel de riesgo y la eficacia de los ataques que -pese a su clara inferioridad tecnológica- llevaron a cabo los pilotos de la Fuerza Aérea durante la guerra de Malvinas asombraron a los propios altos mandos británicos. Cómo un puñado de oficiales de aeronáutica llegaron a poner en jaque a la Real Fuerza Británica (Royal Task Force) fue la pregunta que llevó a Rosana Guber, antropóloga del Centro de Investigaciones Sociales (IDES-Conicet), a emprender una investigación de ocho años, que se refleja en su libro Experiencia de Halcón.

El texto se basa en la experiencia bélica de los pilotos de dos escuadrones del Grupo 5 de Caza de la Fuerza Aérea, con asiento en Villa Reynolds, San Luis, durante la única guerra que tuvo la Argentina en el siglo XX. La autora, que ya había escrito ensayos y artículos académicos sobre el tema Malvinas (De Chicos a Veteranos, 2004; Por qué Malvinas, 2001), se sumerge esta vez en las vivencias de los protagonistas de esta gesta, considerada por muchos heroica.

A 34 años del bautismo de fuego (un 1 de mayo de 1982), Guber reflexiona, en conversación con 3Días, sobre el legado y consecuencias de esta guerra en el devenir social y político de la Argentina.

¿Qué te llevó a escribir este libro sobre los pilotos de Malvinas? ¿Cómo viviste en lo personal la guerra?
- Cuando estalló la guerra de Malvinas, yo recién me había recibido y empezaba a trabajar como antropóloga. Fue un hecho que me sorprendió, como a la mayoría de los argentinos, porque sólo un grupo muy reducido allegado a la Junta Militar sabía que esto iba a ocurrir. He escrito otros libros y artículos sobre la cuestión de las islas Malvinas. Mi acercamiento al tema es como antropóloga: busco explorar aquellos fenómenos sociales, políticos y económicos desde la perspectiva de quienes lo vivieron.

¿Qué enseñanzas podemos rescatar de la derrota de Malvinas, 34 años después?
- La visión general es que se trató de una guerra improvisada, decidida por la Junta Militar luego de una multitudinarioa marcha de protesta de la CGT del 30 de marzo. Lo que yo planteo es diferente. La toma de Malvinas por la Junta Militar después de 149 años en poder de los británicos, fue un éxito político. Porque la causa de Malvinas era una causa nacional y popular. Pero cuando se perdió la guerra, el Gobierno que había ordenado la recuperación de las Islas, volvió a ser impopular.

La actuación heroica de la Aeronáutica contrasta con comportamientos de maltrato a conscriptos y cobardía de otros miembros de las Fuerzas Armadas. ¿A qué lo atribuís?
- En la guerra hubo comportamientos cobardes y heroicos en todas las fuerzas y bandos. No está bien generalizar, como tampoco caer en un reduccionismo de blanco y negro. La guerra es un fenómeno con matices, y es necesario complejizar su análisis. La guerra de Malvinas dio lugar a miles de artículos, libros y películas, que, en general, se basan en una visión del soldado conscripto arrastrado al campo de batalla sin el entrenamiento y el equipamiento necesarios para enfrentar a fuerzas armadas profesionales como las británicas. El problema es que no hay muchas investigaciones sobre la guerra de Malvinas hechas desde las ciencias sociales. Creo que el tema perdió interés por el riesgo de quedar pegado a una justificación de los militares.

¿Cuál fue tu hipótesis sobre el desempeño de los pilotos aeronáuticos?
- Más que hipótesis me hice una pregunta: ¿cómo hicieron, lo que hicieron, estando en desventaja tanto desde la tecnología como desde lo organizacional?

¿Y a qué conclusión llegaste?
- No estoy de acuerdo con explicaciones reduccionistas, como que eran kamikazees o fundamentalistas católicos. Lo que yo encontré tras ocho años de investigar el tema es que la espectacularidad de sus ataques y los daños certeros que provocaron a la flota británica se debieron a su profesionalismo. En comparación con otras fuerzas como el Ejército y la Marina, que enviaron en su mayoría a conscriptos al campo de batalla, la mayor proporción de combatientes aeronáuticos fueron oficiales entrenados, aunque no se hubieran preparado específicamente para esa guerra.

¿Cómo es eso?
- Desde que se ordenó la Operacion Rosario (N de R: el plan de la Junta militar para recuperar las Islas), comandada por el contralmirante Carlos Büsser, el Ejército, la Marina y la flota aeronaval iban a tener un rol protagónico. La Aviación, que era las más joven de esas fuerzas, estaba asignada a bombardear objetivos terrestres. No blancos móviles en el mar, que fue lo que terminaron haciendo, con gran eficacia. Muchos lo llaman valor, pero el valor también se entrena. Hubo una mezcla de preparación, pero también de improvisación, en el sentido de la creatividad.

De las entrevistas que hiciste para el libro, ¿qué historias te conmovieron más?
- No hice entrevistas en el sentido periodístico. Los antropólogos usamos el método etnográfico, que nos permite entender un fenómeno desde la perspectiva de sus protagonistas, aunque contraríe nuestro sentido común. La idea de hacer un libro, y con esto retomo tu primera pregunta, no fue mía sino de uno de los pilotos de Malvinas. Antonio "Tony" Zelaya. Él había leído un artículo mío sobre la actuación de la Fuerza Aérea durante el conflicto bélico y me contactó porque quería rescatar su experiencia, la de otros compañeros ex combatientes y la de quienes dejaron su vida por las Islas. Así surgió el libro, él me fue contactando y colaborando con su edición, corrigiendo algunas cuestiones técnicas.

¿El haber tenido una actuación valorada durante la guerra, ayudó a los veteranos en su reinserción posterior, hubo menos suicidios en la Aeronáutica ?
- No investigué el tema de los suicidios. Pero puedo decirte que en la Fuerza Aérea hay un orgullo por haber hecho lo que hicieron, y esto coincide con la perspectiva social. Sin embargo, cuando se habla de cómo lo procesaron en la posguerra, me parece grave que se considere a Malvinas como una guerra absurda. Es cierto que hubo una derrota, pero no fue en vano. En todo caso, ¿no era más absurdo para la Corona Británica enviar tropas a 8.000 millas para recuperar unas islas que estaban privatizadas en manos de una compañía pesquera?