Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Entre la ciudad y la playa

Quien no se abrume de tanta urbanidad en la ciudad de Melbourne tiene opciones para continuar con edificios pero alternarlos con playas y costas. Una de ellas es la próspera ciudad de Brisbane, la capital del estado de Queensland y la puerta de entrada a sus increíbles resorts que emergen entre la gran barrera de coral. Situada en el extremo este de la isla y acosada por las grúas que surcan los cielos levantando más y nuevos edificios, ostenta en el llamado Riverside su gran área de espacios gastronómicos y de moda. Vino's, La Brasserie y Piernine son los restaurantes más exclusivos del sector, mientras que para terminar la noche, en la concurrida calle Brunswik (número 697), corazón del barrio de New Farm, el restaurante y wine bar Anise ofrece, en un trabajo digno de boutique del arquitecto Nick Stock y la diseñadora de interiores Ingrid Strasser, una carta con 300 vinos y platos franceses. Luego, apenas alejadas de la ciudad, varias playas permiten tomarse un respiro y disfrutar del mar y el cielo azul profundo.