Viernes  20 de Octubre de 2017

Empresarios renuevan su agenda para el día después de las elecciones

El buen diálogo con la Rosada no impedirá que los hombres de negocios encaren la etapa postelectoral con demandas, algunas coincidentes con el Gobierno, como bajar el costo laboral y la carga tributaria.

Empresarios renuevan su agenda para el día después de las elecciones

Apenas hayan terminado los comicios de medio término, las organizaciones empresarias prometen salir de un período de cierto letargo. Esta quietud se explica porque la línea directa que sus dirigentes tienen con el Gobierno les hizo innecesario alzar la voz en gestiones de lobby público. Pero también es producto de ciertas diferencias intestinas en la tribuna patronal, que sus hombres intentan mantener en reserva. La libido del heterogéneo Grupo de los Seis está orientada ahora a preparar la agenda del Business 20, capítulo privado de la cumbre internacional del G20, de la que Argentina será anfitriona el año próximo.

Los empresarios tienen con la gestión de Mauricio Macri una situación de confort que no experimentaban hace tiempo, básicamente por el diálogo fluido con los funcionarios de todas las áreas, a quienes les pueden hacer planteos en tiempo real y lenguaje coloquial. Esto no implica que no haya batallas pendientes con los administradores públicos, pero éstas prefieren librarse en la intimidad de las reuniones que concertan fácil.

"Tenemos que apoyar al Gobierno para que a todos nos vaya bien, más allá de las afinidades", proclama ante El Cronista Miguel Acevedo, el presidente de la Unión Industrial Argentina. "Sería preocupante que los cambios no se profundicen", acota el constructor Gustavo Weiss. Este pensamiento funda una especie de tregua que las organizaciones patronales concedieron a la gestión de Cambiemos para que revalide su mandato en las elecciones parlamentarias sin ruidos. A su vez, es la forma que tienen para no quedar explícitamente comprometidos con una opción electoral.

Después, según promete Acevedo, los industriales volverán al ruedo más activos, aunque no necesariamente con ánimo belicoso y evitando "reeditar la antinomia industria vs. campo". Finalmente, hay algunos puntos de la agenda que son comunes a todos los sectores patronales y con los que también comulga la administración macrista, empezando por los de bajar el costo laboral y la carga tributaria.

Desde la Casa Rosada se trabajará en un blanqueo laboral y el ministerio de Trabajo ayudará a convalidar nuevos convenios colectivos de trabajo sectoriales, que flexibilizarán las condiciones de empleo, a semejanza de lo que ya lo hicieron los petroleros de Neuquén, bajo el comando de Guillermo Pereyra. Con líderes sindicales como él, los empleadores pueden dormir tranquilos: desde un panel en el reciente Coloquio de Idea el también senador celebró como un logro que los trabajadores de proyectos no convencionales ya no puedan cobrar las "horas taxi" (tiempo de traslado hacia los pozos), entre otras renuncias laborales.

La reforma fiscal es un cometido un poco más complejo, pero las empresas saben que el macrismo está tan convencido como ellas que el impuesto al cheque e Ingresos Brutos son dañinos, del mismo modo que sería estéril gravar la renta financiera, por su alto costo político y magra ventaja recaudatoria.

Claro que hay otras tantas preocupaciones patronales que por ahora no se expresan en público y que, en muchos casos, no todos comparten. Aquí el principio del problema para salir al ruedo alzando la voz. El Grupo de los Seis (UIA, Adeba, Rural, Bolsa de Comercio, Cámara de Comercio, Cámara de la Construcción) está como adormecido. Sus dirigentes tienen contactos informales, pero ya no se producen los cónclaves de otro tiempo. Una foto o un comunicado serían pecaminosos en este contexto político.

Parecidos pero no iguales

No hay una urgencia que espante al empresariado y obligue a levantar ya una bandera común. Pero aquel silencio también se explica por los rencores intestinos. Los banqueros aún no perdonan a la Cámara Argentina de Comercio su embestida contra las comisiones que cobran las tarjetas de crédito, que obligó a la firma Prisma a desinvertir. "¿Para qué sirvió?... el consumidor no paga ni pagará más barato. Lo que quieren es vender en negro", conjeturó ante este diario en off the record un representante de la banca.

La CAC también ve con desconfianza a los industriales, a quienes consideran un grupo demasiado diverso como para consensuar políticas, ya que "algunos son ultra liberales y otros cerradamente proteccionistas", les espetan. Para unos y otros, los constructores son los malos de la película en esta coyuntura y les incomoda hacer causa común con ellos, hasta que no se diluya definitivamente la posibilidad de que alguna empresa socia de Comarco caiga víctima de una investigación judicial por corrupción.

"No vamos a hablar de política. Los empresarios no tenemos que involucrarnos en política", fue más allá Jorge Di Fiori, líder de la Cámara de Comercio, para enfatizar el presunto descompromiso en temas de gestión pública. Posición naif, difícil de sostener.

Los roles que ocupa cada organización en el escenario también se están reformulando. La Asociación Empresaria de la Argentina (AEA) hace un tiempo dejó de pronunciarse a través de elípticos comunicados sobre cuestiones institucionales generales y pasó a organizar eventos públicos que intentan poner el foco en temas más prácticos, que preocupan a las grandes empresas: logística y financiamiento de la infraestructura.

Para el ex titular de la UIA y actual diputado por el massismo, Ignacio De Mendiguren, la intención no confesa de AEA es sustituir al alicaído G6 como voz patronal. Una conjetura.

Lo cierto es que Alejandro Bulgheroni acaba de gestionar su inclusión en esa organización que preside Jaime Campos. Por algo será.

Así como esa asociación surgió después de la crisis del 2001 para enmarcar lo que debían ser las políticas económicas en un momento inestable, el Foro de Convergencia nació en el 2013 con el afán de marcarle la cancha al gobierno anterior en temas institucionales y defenderse de imputaciones como las remarcaciones de precios. Ese especie de G6 ampliado, del que participan Idea, ACDE, ABA, Amcham y los ruralistas, entre otros, sigue con el foco en similar temática, aunque con otro tono.

El próximo 24 de octubre el Foro se reunirá en la sede de Florida de la Sociedad Rural para un plenario que repasará los temas prioritarios de su agenda. Entre otros, las leyes de gestión de intereses que intenta transparentar la relación con funcionarios de turno- o la de responsabilidad penal empresaria, que reanaliza Diputados. "Estamos de acuerdo con los cambios que le hizo el Senado. El listado de delitos era muy amplio, las multas exageradas y la imprescriptibilidad tampoco estaba bien", se alivia Martín Blanco, coordinador del Foro.

Finalmente, los proyectos que pueden dotar al país de más transparencia mejoran las posibilidades de obtener financiamiento externo a un costo razonable. De ahí que la labor del Foro no tiene un propósito altruista ni moralizador sino pragmático.

Business 20, la nueva meta

La prolífica agenda internacional de la Argentina planteó también un desafío para el sector empresario, abocado a elaborar la agenda del B20, antesala de la reunión que tendrán los presidentes del Grupo de los 20 el año que viene en Buenos Aires. El coordinador de esta tarea es Daniel Funes de Rioja, a quienes sus propios pares de la Unión Industrial promovieron para la misión cuando el año pasado optaron por consagrar a Miguel Acevedo frente a la entidad fabril. "A mí me designó el Presidente, no la UIA", precisa el hombre de Copal ante este diario, cuya experiencia en ámbitos internacionales también ayudó a ungirlo con esta responsabilidad.

Funes es el chair de la organización y el Grupo de los Seis oficia de co-chair, lo que los fuerza a trabajar juntos para la ocasión: las reuniones están convocadas bajo este paraguas formal y para discutir una agenda de mediano plazo, lo que distrae a sus hombres de las rispideces del momento. También fueron invitados, entre otros, Idea, la CAME y los bancos internacionales.

"Tenemos experiencia en financiamiento de la infraestructura", se jacta Claudio Cesario, justificando el aporte a uno de los ocho grupos de trabajo. Otros task force, pueden resultar más polémicos. Hay debate acerca de si el grupo de "Seguridad Alimentaria" no debe cambiar su nombre por el de "Sustentabilidad", para eliminar cualquier sesgo proteccionista. O cómo se resolverá la recomendación en el marco de "Comercio e Inversiones", el más controvertido a nivel de los 20 países. ¿Se podrá convenir algún vedado freno a los productos de China, que es parte del Grupo?

"Es una oportunidad para aunar criterios entre nosotros. Esas discusiones pueden iluminar la agenda local", especula Funes, quien el 1° de noviembre recibirá formalmente en Rosario el pase de mando para esta labor desde Alemania, anterior anfitriona del B20. Después, le toca ser el lobbista de las recomendaciones ante la gestión de Mauricio Macri, acción que sus pares de otros países replicarán ante sus gobiernos.

La experiencia argentina en la cumbre del B20 de Berlín, donde fue la reunión anterior, o en China, la previa, no fue muy provechosa. En la alemana, por escaso interés de los participantes, salvo en el momento en que Angela Merkel se sumó al encuentro. En la asiática porque la comitiva se encontró con que el borrador de recomendaciones privadas estaba "cocinado" cuando llegaron. Aun así, hay cierto entusiasmo. Codearse con ilustres presidentes de compañías de todo el mundo que integran el council del B20 siempre suma. Y ganar protagonismo como anfitriones, siempre atrae y justifica asignar algún presupuesto de las cámaras. Aunque a algunas les de celos que la UIA haya ganado protagonismo con el evento.

Roca pide volver al Fondo del Conurbano

Los hombres de empresa descuentan que tras el dictamen de las urnas del domingo, el Gobierno nacional convocará a los gobernadores para intentar discutir los principios de la coparticipación federal, una vía para reordenar las cuentas públicas. Pero ninguno fue hasta ahora tan claro como Paolo Rocca para señalar una tarea insoslayable de la agenda fiscal: devolverle a Buenos Aires el Fondo del Conurbano.

La recomendación del líder de Techint fue formulada de modo claro y contundente desde el panel en el que participó durante el Coloquio de Idea, avanzando con una propuesta audaz por sus implicancias políticas.

La propuesta de restituir ese dinero, con las correspondientes actualizaciones, a la provincia gobernada por María Eugenia Vidal tuvo un fundamento igualmente osado, en boca de un empresario. Rocca describió el cóctel explosivo que afecta al cordón que rodea la Capital: un 35 por ciento de pobres, una alta proporción de chicos de entre 18 y 25 años que no terminaron el secundario y el 60 por ciento de estudiantes de ese nivel que no satisfacen el estándar mínimo de matemáticas, lo que limita sus posibilidades de mejorar su situación socioeconómica.

A decir del empresario, esa situación trae aparejado "un problema de gobernabilidad". El enfoque resultó original, ya que no es común que un empresario aluda a la incertidumbre institucional que puede derivarse de la pobreza. Tan novedoso como el paliativo sugerido vía la reforma tributaria.

Rocca también rompió el molde del discurso empresario, cuando puso en palabras una idea común en el mundo de los negocios, pero que pocos formulan en público. "El riesgo regulatorio y macroeconómico hace exigir una rentabilidad más grande", admitió. Resultó más medido para justificar por qué prefieren callar cuando una gestión de gobierno no les simpatiza: "Los empresarios se adaptan a su entorno". Lejos de ser desmentido, fue aplaudido de pie por sus pares y ejecutivos que colmaban el salón del evento.

Es posible que ésta sea otra prueba de un cambio de agenda y hasta de léxico en el ámbito patronal, donde ya no se reclama al Gobierno garantizar la seguridad jurídica sino "limitar la incertidumbre". Ni se habla de bajar salarios en dólares, sino sólo de "mejorar la productividad"

Shopping

MONEDAS Compra Venta
DÓLAR B. NACIÓN0,313575,000080,0000
DÓLAR BLUE1,3889142,0000146,0000
DÓLAR CDO C/LIQ2,3588-146,7539
EURO0,787189,368489,4029
REAL0,418513,482513,4864
BITCOIN0,026210.691,650010.692,2800
TASAS Varia. Ultimo
BADLAR PRIV. Pr. ARS0,000029,5625
C.MONEY PRIV 1RA 1D-10,526317,0000
C.MONEY PRIV 1RA 7D-10,000018,0000
LIBOR0,05311,0546
PLAZO FIJO0,000029,0000
PRESTAMO 1RA $ 30D-0,662861,4500
TNA 7 DIAS-0,302846,0900
BONOS Varia. Último Cierre Día Anterior
BODEN 20150,00001.424,501.424,50
BOGAR 20180,00009,829,82
BONAR X0,00001.585,501.585,50
CUPÓN PBI EN DÓLARES (LEY NY)0,000085,0085,00
CUPÓN PBI EN PESOS0,00001,801,80
DISC USD NY0,000061,1061,10
GLOBAL 20170,00001.676,001.676,00
BOLSAS Varia. Puntos
MERVAL-1,138042.077,9100
BOVESPA-1,030094.666,3700
DOW JONES-0,310027.584,0600
S&P 500 INDEX-0,22323.351,6000
NASDAQ-0,020011.117,5250
FTSE 1001,10007.273,4700
NIKKEI-0,580021.803,9500
COMMODITIES Varia. Último Cierre Día Anterior
SOJA CHICAGO-0,1506365,5081366,0592
TRIGO CHICAGO-0,3635201,4474202,1823
MAIZ CHICAGO-0,6817143,3998144,3840
SOJA ROSARIO0,0000281,5000281,5000
PETROLEO BRENT-3,653140,880042,4300
PETROLEO WTI-3,670039,110040,6000
ORO1,11061.893,60001.872,8000

OpenGolf Newsletter

Anotate y recibí el resumen semanal del mundo del golf.

OpenGolf
Revista Infotechnology