Viernes  25 de Enero de 2019

Emociones y aprendizaje, clave para el ámbito laboral

El libro aborda los temas de negocios con un enfoque diferente, divertido, en primera persona y con enseñanzas para emprendedores y ejecutivos, actuales y futuros. Historias de vida, propias y ajenas, para lograr ser feliz durante el recorrido laboral.

Emociones y aprendizaje, clave para el ámbito laboral

"La mejor forma de predecir el futuro es creándolo", genial frase del programador Alan Kay. Es cien por ciento válida en los individual, pero difícil de aplicar al menos para mí- a nivel global. De adolescente yo quería cambiar el mundo aunque no en el sentido del sociólogo. Vilfredo Pareto ("si una cosa mejora y todo lo demás queda igual, todo mejora") sino cambiarlo entero, para todos. A medida que crecí, entendí mejor mis limitaciones y me enfoqué en mejorar lo que más de influía. Pero siempre necesité predecir el futuro: sea leyendo ciencia ficción para abrir mi cabeza, programando juegos de rol en mi Commodore 64 o simplemente soñando.

La vida me llevó (¡qué frase de víctima! "Yo construí" es más de protagonista) a liderar una empresa que tenía, entre sus diez productos más vendidos, rollos de papel de fax y diskettes. Los productos se pueden clasificar en dos clases: los que aparecieron en películas de ciencia ficción y los que tuvieron una existencia tan efímera que ni los soñaron ni los usaron los autores de ese género. Dos de esos productos fueron el fax y el diskette.

Officenet, la empresa en cuestión, creó una disrupción en la industria, vendiendo solamente por Internet o teléfono cuando todos creían que los productos de papelería ("librería" en la Argentina) solo se vendían en locales. No tenerlos nos permitió construir procesos eficientes orientados al cliente, conseguir mejores costos de compras y ofrecer una propuesta atractiva, también por lo innovadora. Esa disrupción fue una de las claves de nuestro éxito.

Pero de a poco, en los primeros años del siglo XXI, fuimos dejando de recibir pedidos por fax y reduciendo la cantidad de máquinas que teníamos, reemplazados por el más eficiente sitio que habíamos desarrollado online. Seguíamos innovando, al menos hacia adentro.

Para esa época también comencé a escribir en un blog en el que, como gerente general, compartía novedades, ideas y discusiones sobre la empresa. Pero quienes lo leían me preguntaban más del futuro de lo que yo esperaba. Y ahí, como equipo, entendimos que estábamos inmersos en un cambio similar al que sufrieron muchas otras industrias.

Nuestro primer paso fue listar los cambios que veíamos en el momento y por venir. Fue una lista abierta durante muchos años en la que empleados, proveedores, clientes y lectores aportaron. A medida que evolucionaba, surgían patrones, elementos en común que finalmente se convertirían en ocho tendencias: "TRX/TRX", "Mujeres", "responsabilidad", "Ubicuidad", "Fidelidad a uno mismo", "Inteligencia al poder", "Colaboración" y "Clase C". Esta agrupación en tendencias fue el segundo paso. Años más tarde entendería que hicimos un proceso similar al design thinking, sin saberlo.

Era divertido mostrar el mapa que habíamos creado con las tendencias y todo el plan: proveedores, clientes y también nuestra casa central quedaban mudos. Miraban por bastante tiempo los proveedores tratando de entender si existían en nuestro futuro, los clientes tratando de entender de dónde sacábamos el tiempo para eso y nuestros jefes dudando de nuestros sentido común. Y todos se hacían la misma pregunta: "Qué es TRX/TRX"? Siempre la estaba esperando, con la respuesta lista: a medida que pasa el tiempo, el costo de transmisión (TRX) de datos baja, mientras que el costo de transmisión de átomos (el segundo TRX) aumenta.

Claro, éramos una empresa de comercio electrónico, que tomaba pedidos como datos (afectados por la Ley de Moore) y los entregaba como átomos (afectados por lo que en la Argentina podríamos llamar la Ley de Moyano). Entonces, cada vez era más conveniente transmitir datos que átomos: una reunión virtual mataría, eventualmente, todos los viajes. Incluso a los clientes mismos les convendría hacer menos pedidos para gastar menos en logística.

Y cerraba con una pregunta: "Viste la película La mosca o el capítulo de los Simpson con Bart y uno de esos insectos? Buenos, el momento en que podamos convertir los átomos en datos, esto desaparece".

La sola discusión de esa tendencia nos hizo más sabios como organización, pudiendo aceptar más rápido cada cambio, incluso detectarlos antes que nuestros competidores.

Como tercer paso, nos enfocamos en qué hacer respecto de cada tendencia.

Las decisiones que tomamos a partir de ellas reinventaron la compañía, desde la ridícula apertura de nano-tiendas (cuando en el mundo se ponía de moda el cierre de tiendas) y su localización, hasta la incorporación mucho más agresiva de productos alimenticios enfocados en oficinas o desarrollos en Internet para poder entregar en los hogares de los trabajadores.

Años después, con esa metodología, la cabeza muchos más abierta a otras industrias y varias conferencias y discusiones, pude simplificar los cambios que vemos en el mundo en pocas tendencias.

Imaginate que te enseñaron que la Tierra es plana y aparece Galileo Galilei y te dice que es redonda. Es obvio que no le vas a creer. Los etiquetaremos de loco, de tonto o de embaucador. Tal vez lo echaremos de nuestro grupo, nuestro pueblo o nuestra iglesia. O imaginate que es 2007 y alguien dice: "es absurdo que los teléfonos tengan teclado físico; más que teléfonos inteligentes, parecen máquinas de escribir pequeñas y tontas". Por nuestra sanidad mental solemos dar por cierto lo que creemos con tanta fuerza que no aceptamos otras ideas. Pero el mundo se mueve tan rápido que tenemos que acortar ese plazo entre escuchar y aceptar la posibilidad de que lo que escuchamos sea verdadero. Citando a Albert Einstein: "¡Triste época es la nuestra! Es más fácil desintegrar un átomo que un prejuicio".

Volviendo a las cinco tendencias tuve la suerte de que formen una palabra: FUERA. Y no es que esté echando a nadie, aunque también podría tratarse de una expresión de deseo: FUERA miedo; FUERA desgano; FUERA mirar como las cosas nos suceden; FUERA dejar que la vida nos pase por al lado sin ser protagonistas. FUERA son iniciales de las cinco tendencias que nos ayudan a entender lo que está pasando y predecir lo que pasará".

Felicidad

Para algunas de estas tendencias tengo datos unívocos que las sostienen. Para otras, tengo datos de esos que puedo forzar para que muestren lo que quiero. "Felicidad" entra en esta segunda categoría, más cercana a una opinión que a una certeza, más una convicción que viene de la experiencia propia y el deseo, que del resultado matemático de un estudio.

Cada vez, en promedio, tenemos más necesidades básicas satisfechas: hay alimentos y medicamentos para todo el mundo, tenemos mejores servicios en nuestros hogares y eso nos permite disponer de más tiempo para elegir. Para esto sí hay datos unívocos, es indiscutible que, en promedio, conseguir nuestros hogar o alimento es cada vez más barato en términos del tiempo necesario. Tanto que llegamos a un mundo donde hay más obesidad que desnutrición por primera vez en la historia.

¿Y qué vamos a hacer con el tiempo que nos queda disponible? Aquellos que nos hace felices. Más aún, sólo el hecho de elegir nos genera felicidad."(...)

Speaker

Leo Piccioli es especialista en management disruptivo. Cuenta que comenzó en la empresa familiar, que ayudó a vender a una gran corporción. Después, se unió a un proyecto emprendendor (Officenet), con el que lideró el mercado de office supplies en el país. Fue el CEO para la Argentina y Brasil de la compañía multinacional Staples. Pero un día se cansó y dejó todo para dedicarse a su pasión: la de comunicar las cosas aprendidas a lo largo de su carrera. Así, comenzó con artículos semanales en LinkedIn, las participaciones como orador en eventos empresariales y la publicación de su primer libro. Hoy dice en su página web (www.leopiccioli..com.ar) que ayuda a líderes a desarrollar futuros líderes.

MONEDAS Compra Venta
DÓLAR B. NACIÓN0,000056,000059,5000
DÓLAR BLUE0,793763,000063,5000
DÓLAR CDO C/LIQ-0,2938-68,6027
EURO0,024563,961364,0001
REAL0,081114,060014,0700
BITCOIN0,46318.310,63008.321,3200
TASAS Varia. Ultimo
BADLAR PRIV. Pr. ARS0,882057,1875
C.MONEY PRIV 1RA 1D-1,612961,0000
C.MONEY PRIV 1RA 7D-1,587362,0000
LIBOR0,05311,0546
PLAZO FIJO0,000058,0000
PRESTAMO 1RA $ 30D-0,662861,4500
TNA 7 DIAS-0,302846,0900
BONOS Varia. Último Cierre Día Anterior
BODEN 20150,00001.424,501.424,50
BOGAR 20180,00009,829,82
BONAR X0,00001.585,501.585,50
CUPÓN PBI EN DÓLARES (LEY NY)0,0000132,00132,00
CUPÓN PBI EN PESOS1,93551,581,55
DISC USD NY-1,734185,0086,50
GLOBAL 20170,00001.676,001.676,00
BOLSAS Varia. Puntos
MERVAL0,173031.743,2000
BOVESPA0,4500103.831,9200
DOW JONES-0,110026.816,5900
S&P 500 INDEX-0,13872.970,2700
NASDAQ-0,10008.057,0390
FTSE 1000,14007.139,7600
NIKKEI-0,580021.803,9500
COMMODITIES Varia. Último Cierre Día Anterior
SOJA CHICAGO0,4006345,2990343,9211
TRIGO CHICAGO0,5906187,7604186,6580
MAIZ CHICAGO-0,1257156,3914156,5882
SOJA ROSARIO-0,4098243,0000244,0000
PETROLEO BRENT-2,082359,250060,5100
PETROLEO WTI-2,212153,490054,7000
ORO0,49231.490,00001.482,7000