Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

El turismo, cauto

Graciela Fresno, presidente de la Federación Empresaria Hotelera Gastronómica (FEHGRA), celebra la previsibilidad que da el Decreto 52/2017 y considera que el corrimiento de los feriados "responde a un nuevo modelo de consumo mundial, que consiste en tomar breves recesos en distintos momento del año, para evitar saturar el destino en las temporadas altas". La desestacionalización es "vital" para el sector turístico y, especialmente, para los destinos donde esa actividad económica es la principal. Según FEHGRA, el turismo genera más un millón de puestos de trabajo y la estacionalidad se traduce en desempleo. "Los feriados generan un reordenamiento geográfico del consumo en localidades no saturadas. El negocio de los centros turísticos se vuelve menos dependiente de los meses de enero y febrero, lo cual reduce la presión en los precios de temporada, propicia la inversión en infraestructura y genera empleos más estables", coincide Kestelboim. En cuanto al impacto final de la medida, Fresno es cauta. "Veremos cómo resulta. FEHGRA nuclea a 63 filiales en el país y muchas veces las realidades son sensiblemente diferentes", dice Fresno. "Para nuestro sector, severamente afectado por la falta de rentabilidad y competitividad, por la alta presión tributaria, el aumento de los costos y la caída de las ventas, es muy importante que se fomente a la actividad turística y se tomen medidas para compensar los efectos negativos de la temporada baja", concluye.