Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

El silencio que se escucha

La práctica del silencio permite escuchar más allá de los ruidos y distracciones cotidianas. En lugar de perseguir la "zanahoria" que no nos conduce a ninguna parte, el silencio nos invita a vivir el momento.

El silencio que se escucha

La práctica del silencio es profunda y no puede ser explicada desde el intelecto. Es algo que nos lleva más allá de los límites de la mente y que nos enseña sabiamente una verdad más profunda que subyace a lo relativo y cotidiano. Por eso las grandes filosofías, religiones y tradiciones lo practican desde antaño. Y por eso es recomendable darnos un tiempo para el silencio, ese silencio dispuesto a escuchar más allá de los ruidos y de las distracciones diarias.
Juan Manzanera, quien fue monje budista durante 12 años y es psicólogo humanista (y a quien considero un gran maestro); coordina en España los más sublimes retiros de meditación y silencio. De allí tengo el privilegio de volver, más precisamente de las Sierras de Gredos, un entorno favorable para vivir el silencio en la naturaleza.
Y me surgen las palabras de San Agustín: "Las personas viajan grandes distancias para maravillarse de las altas montañas, de las enormes olas de los mares, de las largas trayectorias de los ríos, de la inmensidad del océano y del movimiento de las estrellas. Y sin embargo, ellas pasan por sus propias vidas sin maravillarse". Eso es lo que, entre otras cosas, te ofrece el silencio: maravillarte por estar vivo y escuchar el latido de la vida, sentir la respiración, los sentidos, ser parte de lo que nos rodea. Sentir la presencia de todo hasta llegar a la presencia de la Conciencia.
Y en ese momento aparece el vértigo a la libertad. La libertad que da comprender que podemos soltar todos los conceptos. Que cualquier idea que tenemos y creemos verdadera es sólo una "producción mental" y, por lo tanto, personal e individual. Y que todos estamos en esta historia "produciendo diferentes verdades". La libertad de conectar con lo que está más allá de la mente y los condicionamientos nos permite dar el salto para salir del circuito humano en que nos movemos de miedo y deseo.
Hartos de perseguir "la zanahoria" que no nos conduce a ninguna parte, el abandonarnos unos días en el silencio nos invita a habitar en su totalidad la vida tal como es y la experiencia tal cual se presenta. Sin resistirnos, buscando sólo experimentar el momento. Porque una de las grandes dificultades que compatirmos es no dejar que las cosas sean: resistirnos a lo que es.
Con el transcurrir del silencio, vamos notando cuántas historias inventa nuestra mente, cuántas construcciones relativas aparecen y cuán presos vivimos de ellas. Y, por un momento, llegamos a sentir la convicción de que ningún pensamiento es verdad.
Esta premisa, sostenida por las tradiciones orientales y que cada vez más podemos constatarla mediante la indagación personal y la investigación científica, nos sitúa como personas más humildes, más compasivas y más dispuestas a vivir en sintonía con los demás y con la vida.
No es fácil de transmitir con palabras, pero sí de experimentar y bien vale probarlo. Y, por supuesto, lo importante de estos retiros para "escucharse en el silencio" es no tomarlos como una experiencia más o una manera de evadirnos de nuestra rutina.
El propósito y lo que nos sana es que la diferencia entre estar meditando en el retiro y salir de la meditación, sea cada vez menor. El fin último es integrar las enseñanzas y la paz que sentimos a nuestra vida diaria, a la vida en todo su potencial.