U$D

Dólar Banco Nación
/
Merval

El pronóstico del Gobierno y los economistas para el fin de la recesión

Desde la Casa Rosada reconocen que seguirán las malas noticias hasta fin de año. Y la mayoría de los consultores considera que la cosecha de trigo podría generar una mejora, aunque avizora un crecimiento negativo para 2018.

El pronóstico del Gobierno y los economistas para el fin de la recesión

Mauricio Macri dejó de decir que "lo peor ya pasó" para reconocer esta semana por primera vez que el país entró en recesión. Desde Balcarce 50 admitieron el cambio de estrategia. "Ya no podíamos dejar de lado la realidad. El discurso del Presidente será más crudo durante los próximos meses. No hay más lugar para plantear lo de los brotes verdes. Hay que cumplir con la meta fiscal", le dijo a 3Días uno de los funcionarios que siguen de cerca los vaivenes de la economía.

Es una ley fundamental de la realidad mediática. El escándalo por la causa de las coimas millonarias en la era K, generada por una investigación del diario La Nación, desvió en las últimas horas la atención de la crisis económica y de la polémica por los aportantes truchos que Cambiemos utilizó en su última campaña. Los cuadernos en los que Oscar Centeno -ex chofer de Roberto Baratta, hombre de confianza de Julio De Vido- detalló el circuito de los bolsos repletos de dólares volvieron a poner sobre la mesa la magnitud de la estafa y la corrupción que se dio con la obra pública en la década ganada, y dieron lugar a una catarata de detenciones de ex funcionarios y empresarios, allanamientos y citaciones judiciales, entre ellas la de Cristina Kirchner, ordenadas por el juez Claudio Bonadio. Es por eso que -ahogado en su propia agua turbia- el kirchnerismo salió a desmentir la denuncia y sembrar suspicacias sobre la oportunidad de la movida judicial, en momentos en que la ex Presidenta planeaba salir de su silencio táctico para participar hoy de un acto en Smata, el gremio de los mecánicos que conduce Ricardo Pignanelli, con miras a su candidatura presidencial.
 

Es cierto que el impacto por el escándalo le da aire al Gobierno, sencillamente porque sus errores siempre son opacados y superados con creces por los del kirchnerismo. Aunque aún es prematuro saber si la nueva denuncia tendrá incidencia electoral. Un año es una eternidad en la política argentina. Lo que sí está claro es que la citación a declaración indagatoria de Cristina -prevista para el 13 de agosto- no evitará el mal humor social por la ola de aumentos que llegaron con este mes. La dura realidad del bolsillo ya no se puede tapar con nada. Ni siquiera con la podredumbre del kirchnerismo. Quizá por eso, esta semana Mauricio Macri abandonó la dialéctica optimista de Jaime Duran Barba para cambiar radicalmente su relato. Eso que hasta hace algunas horas se reconocía sólo en voz baja, se convirtió ahora en parte del discurso oficial. Así, el Presidente dejó de decir que "lo peor ya pasó" para reconocer en Córdoba que la economía entró en una etapa de recesión. Y eso no fue todo. Macri también admitió por primera vez que la inflación cerrará esta año en "alrededor del 30%". Claro que lo hizo amortiguando las palabras. Remarcó que el parate en la economía "no es de las dimensiones de los anteriores" que sufrió la Argentina, y vaticinó que desde este mes la inflación "comenzará a bajar y en dos o tres años será de un dígito". Pero, en definitiva, habló lisa y llanamente de recesión en el país.

En la Casa Rosada admitieron el cambio de estrategia. "Ya no podíamos dejar de lado la realidad. Creemos que hasta fin de año vamos a tener malas noticias sobre la economía y el empleo. Habrá pérdida del poder adquisitivo que resentirá el consumo y un parate en la construcción y la obra pública. El discurso del Presidente será más crudo durante los próximos meses. No hay más lugar para plantear lo de los brotes verdes. Hay que cumplir con la meta fiscal", le dijo a 3Días uno de los funcionarios que siguen de cerca los vaivenes de la economía.

Agosto llega con subas de naftas de entre el 4 y el 7% por el alza que tuvo el dólar. La suba regirá desde la semana que viene, y se sumará al 27% de aumento que acumulan los combustibles este año.

A partir del miércoles, arrancó un nuevo cuadro tarifario para la electricidad, con subas de entre 25% promedio para los usuarios residenciales y de 40% para las grandes empresas. Y los aumentos del gas, cercanos al 25%, se implementarán a partir del 1 de octubre.

La lista de malas noticias continúa con el aumento en las prepagas en un 7,5% y la suba del boleto del subterráneo a 12,50 pesos. Y había arrancado el viernes pasado, cuando el ministro de Transporte Guillermo Dietrich anunció aumentos en los boletos de colectivos y trenes del Área Metropolitana de Buenos Aires de 30% en tres tramos.

Como si fuera poco, la inflación del mes de julio no bajaría del 2,8% según las mediciones de las consultoras privadas. Para el año, las proyecciones estiman que la inflación terminará en 32%.

Sobre el impacto que tendrán las tarifas en los hogares, en el Gobierno creen que algunos sectores podrán amortiguarlo con la reapertura de paritarias que se dará en septiembre. Aunque reconocen que no alcanzará para empatar con la inflación. Según las proyecciones que se manejan en la Casa Rosada, recién después del primer trimestre del año que viene podría haber una recuperación.

"Habrá una buena cosecha de trigo este año que va a impactar positivamente a partir del los primeros meses de 2019. Y si llegamos a buen puerto en- las negociaciones con los gobernadores para el Presupuesto, eso va a incidir de manera positiva en la imagen del país en el exterior, que demuestre responsabilidad y esfuerzo compartido entre oficialismo y oposición", remarca el funcionario.

En el Gobierno esperan que esa mejora les permita llegar a la recta final de la campaña presidencial con un repunte del optimismo social. "Si logramos llegar a 2019 demostrando que tuvimos las capacidad para pilotear la tormenta, podríamos llegar bien a las elecciones. Las expectativas son tan bajas que eso nos favorece, en especial si el peronismo sigue dividido", remarca el vocero.

Habrá que pasar el invierno, la primavera y el verano para saber si el Presidente tendrá la misma suerte que en 2017, cuando tras atravesar un 2016 para el olvido, se alinearon todos los planetas a favor de Cambiemos apenas dos meses antes de las elecciones.

Hasta aquí la visión oficial. Pero qué dicen los economistas sobre las proyecciones de la economía. Concretamente: ¿hasta cuando durará la recesión? ¿El efecto de la sequía y las turbulencias cambiarias dejarán registros negativos para este año? ¿Habrá crecimiento en 2019? ¿Será genuino o sólo un efecto rebote de este año calamitoso?

Pronósticos moderados

La mayoría de los economistas consultados por 3Días consideran que la cosecha de trigo podría generar una mejora en el último trimestre pero avizora un crecimiento negativo para este año. Lo que podría complicar la meta de crecimiento de 0,4% que está en la Carta de Intención con el Fondo Monetario Internacional. Recién en 2019, dicen, comenzaría a gestarse una recuperación si se mantiene la estabilidad cambiaria y no vuelven los sacudones externos.

El economista Gabriel Rubinstein, ex representante del Banco Central durante el paso de Roberto Lavagna por el ministerio de Economía, asegura que es difícil saber bien hasta cuando durará la recesión. "Pero en la medida en que se siga estabilizando el mercado cambiario y no haya nuevos shocks externos involutivos complicados uno debería pensar que hacia fines de año debería comenzar a mejorar la actividad, en parte de la mano de la cosecha de trigo que dará un envión positivo", remarca.

Fausto Spotorno, director de Centro de Estudios Económicos de la consultora Orlando J. Ferreres & Asociados, estima que la recesión va a durar básicamente hasta el 2019. "Creemos que la economía mostrará recién un crecimiento a partir del segundo trimestre del año que viene. Sin embargo puede ser que hacia fin de este año empecemos a notar las primera recuperaciones, de algunos sectores, como el agro -por la cosecha de trigo- o el turismo, hoteles y restaurantes, así como en algunos productos exportables", afirma.

Mariano Kestelboim, economista, consultor de empresas y Cámaras empresariales, coincide. "Estimo que la recesión se extenderá, por lo menos, hasta el primer trimestre de 2019 inclusive. En el segundo trimestre, debido a la baja base de comparación de 2018 y posiblemente con una cosecha mucho mejor que la de este año, la economía pueda comenzar a exhibir una parcial recuperación, pero será suave y no generalizada", dice.

El director del Estudio EcoGo, Federico Furiase, tiene una visión más optimista. "Después de un segundo trimestre con una tormenta perfecta por la sequía, la devaluación, la caída del salario real por la aceleración de la inflación y las altas tasa para contener el dólar, recién en el tercer trimestre se moderaría la caída aunque el golpe sobre el salario real y el torniquete monetario seguirán impactando", explica. Y agrega: "En este contexto creo que en el cuarto trimestre la economía podría estabilizar y arrancar en el margen si el Banco Central encuentra espacio para bajar las tasas desde el lado de las expectativas de inflación, con los dólares del trigo y alguna reapertura de paritarias que modere el impacto sobre el salario real. En este contexto la película del 2018 la vemos con una caída de -0,5% anual dejando un arrastre negativo de 1,4 puntos para 2019".

Sobre las previsiones de crecimiento, los economistas consideran poco probable que el 2018 termine con un PBI positivo. Pero las proyecciones para 2019 van del 1,5 al 3%, incluso por encima de la estimación oficial, que es del 1,9%.

El único de los consultados que no ve un crecimiento genuino es Kestelboim. "Es posible que la economía registre una muy moderada recuperación en relación al mal 2018. Más allá de la mejor cosecha esperada, no habrá más factores que puedan dinamizar la actividad bajo las políticas acordadas con el FMI", asegura el ex director de la Fundación Pro Tejer. Según su visión, "se profundizará la incertidumbre por la escasez de dólares, la fuga de capitales seguirá siendo muy alta agravada por la previa de las elecciones y eso implicará que el Gobierno no pueda bajar la tasa de interés sustancialmente". "A su vez, los compromisos de ajuste fiscal con el FMI, restringirán significativamente el margen para que el gobierno pueda ejecutar planes de obra pública o de estímulo al consumo. Y el contexto internacional seguirá siendo hostil por el recrudecimiento de la guerra comercial y la suba de la tasa de interés en Estados Unidos", agrega.

Spotorno hace otro análisis. "Creemos que en 2019 se va a crecer. Mayormente será por rebote pero algo de crecimiento genuino puede haber porque, más allá de la baja performance en la actividad económica, la inversión viene creciendo", subraya. Si bien el economista reconoce que el último dato de inversión dio resultados negativos, algo natural por la recesión, detalla que en términos generales la inversión está en orden del 21% del PBI, 2 puntos más de lo que solía haber en la época del kirchnerismo. "Con lo cual algo de crecimiento genuino hay. Con todo, estamos hablando de crecimiento relativamente bajo del orden del 3%", remarca.

Rubinstein, titular de la consultora que lleva su nombre, también avizora un crecimiento para 2019, siempre y cuando el envión positivo que tomaría la actividad a fin de año no sea interrumpido. "La economía puede crecer en parte por la buena cosecha en general, si hay buen clima meteorológico y un buen clima económico, es decir, que pase esta turbulencia y no se generen nuevas. Estimo que puede ser arriba del 2,5% el crecimiento en 2019", proyecta el especialista. Y considera que si "se crece 2,5 y este año se baja cerca de 1, una parte será rebote y otra crecimeinto propio del año".

Furiase habla de recuperación tras la tormenta. "Con dólares de las exportaciones luego de la sequía para financiar aumento de importaciones, dólares del FMI para cancelar vencimientos de deuda y dólares del mercado para mantener el dólar tranquilo y que el salario le gane a la inflación en un contexto de baja del riesgo país, la economía podría crecer 1,5 en promedio en 2019 consistente con un crecimiento del 4% anual en el último trimestre", asegura el economista de Eco Go. Pero aclara que para esto será necesrio que el Gobierno convenza al mercado de que tiene viabilidad política para hacer el ajuste y que tiene margen para recuperar la economía y ganar las elecciones".

Como una condición recurrente, aparece así una vez más el reclamo de un liderazgo político fuerte para poder pilotear con éxito la crisis de la economía.

 

Comentarios8
Energia Renovable
Energia Renovable 05/08/2018 05:35:30

cuando tengamos trenes de carga a 100 km/hora, ahi se terminó la recesion.

Energia Renovable
Energia Renovable 05/08/2018 05:15:00

en una de esas habria que haber puesto enfasis en exportar+ e importar menos,y pedir menos prestado para el Casino de lebacas. En algun momento los "mercados" iban a preguntar ...y vos cuantos u$ exportás?

Adrian Francois
Adrian Francois 03/08/2018 09:18:27

Aunque los gorilas y monos pidas Reelección...Chau Macri....En 2019 se termina este pésimo gobierno y sus mentiras

Alf Correa
Alf Correa 04/08/2018 06:41:55

EN TUS SUEÑOS HIPÓCRITA PERONISTA RESENTIDO, SON UN CÁNCER PARA EL PAÍS LOS PERONISTAS.

Alf Correa
Alf Correa 04/08/2018 06:40:23

jajajajaj como están las cosas en peronismo que es un cáncer para el país, vas a tener a macri por 4 años mas. O sos de los hipocritas que prefieren la corrupción de los peronistas?

Mc GRATH Carlos
Mc GRATH Carlos 03/08/2018 07:19:57

Las malas noticias van a estar hasta qué se vayan

Adrian Francois
Adrian Francois 03/08/2018 09:19:49

Coincido!! Este gobierno es impresentable

Franco Derito
Franco Derito 03/08/2018 08:19:32

carlos prodrias hacer como brancatelli e irte vos..... a claro como todo kuka mintio y sigue acá

Más notas de tu interés