Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

El museo inesperado

La mansión Sheats Goldstein, diseñada por John Lautner e inmortalizada en la película El gran Lebowski (1998), de los hermanos Coen, fue donada por el millonario Jim Goldstein al Museo de Arte del Condado de Los Ángeles (LACMA).

El museo inesperado

Fanático de la NBA, adicto a la moda y aficionado de la arquitectura, el millonario estadounidense James Goldstein es un personaje excéntrico que se pasea por los partidos de Los Angeles Lakers con trajes de Versace, abrigos de piel y sombreros a tono. Pero además, era hasta hace algunos días el dueño de la residencia Sheats Goldstein, obra emblemática del prestigioso arquitecto John Lautner, que su propietario decidió donar al Museo de Arte del Condado de Los Ángeles (LACMA) por ser una auténtica obra maestra y patrimonio cultural de la ciudad.

John Lautner diseñó esta mansión en 1963 para Paul y Helen Sheats y los cinco hijos de la pareja. A comienzos de los '80 y maravillado por su arquitectura, Goldstein adquirió la propiedad en un profundo estado de deterioro, por lo que solicitó a Lautner sus servicios para remodelarla y ampliarla. Luego de más de una década de trabajo, el resultado final es un símbolo de la obra de un artista que sentía fascinación por las nuevas formas y estructuras y por la arquitectura orgánica, integrada al medio, a la que prefería llamar "arquitectura real o viva".

Situada sobre una ladera de piedra en Beverly Hills, con impactantes vistas de Los Ángeles, la construcción fue concebida desde el interior hacia el exterior, considerando su forma como una extensión del entorno natural y de la familia para la cual fue realizada. Lautner no sólo diseñó la casa, sino también los interiores, las ventanas, las alfombras y los muebles; todo está completamente relacionado con la estética y las formas pensadas en función del conjunto y de la frontera desdibujada entre el adentro y el afuera. Amada por Hollywood y la industria cinematográfica, la residencia Sheats Goldstein tuvo un gran protagonismo en la pantalla grande en la película El gran Lebowski (1998), dirigida por los hermanos Joel y Ethan Coen. En el film, la casa pertenece a Jackie Treehorn (Ben Gazzara), un adinerado productor de cine pornográfico.

Si bien la mansión tiene un precio de compra actual que ronda los u$s 40 millones (incluyendo una instalación lumínica realizada por el "escultor de la luz" James Turrell e importantes obras de los artistas pop Edward Ruscha y Kenny Scharf), James Goldstein tomó la inteligente decisión de donarla al Museo de Arte del Condado de Los Ángeles. Las autoridades del LACMA afirmaron que la mansión será sede de eventos que tengan como objetivo acercar el arte y la arquitectura a un nuevo público y que se llevarán a cabo regularmente visitas guiadas para especialistas, estudiantes de arquitectura y el público en general.

La residencia fue concebida como casa familiar, luego albergó a un millonario excéntrico, fue escenario para El gran Lebowski y ahora ostenta el título que mejor le queda: el de patrimonio cultural de la ciudad de Los Ángeles.

Datos útiles

Para más información sobre la residencia Sheats Goldstein, próximos eventos y visitas guiadas consultar www.jamesgoldsetin.com y www.lacma.org