Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

El mosquito que amenaza a las economías de América latina

Tras la declaración de "emergencia sanitaria mundial" por parte de la Organización Mundial de la Salud (OMS), debido a la expansión del virus zika, las economías de la región sufren el impacto por el alza en los gastos de salud y la merma en el turismo. Estiman que la epidemia podría costar u$s 592 millones.

El mosquito que amenaza a las economías de América latina

Con su tamaño ínfimo, el mosquito Aedes aegypti, transmisor del virus del dengue, zika y la fiebre chikungunya, se ha transformado en una de las mayores amenazas para las alicaídas economías de América latina y el Caribe. El insecto está hoy en boca de todos, desde la tapa de la revista brasileña Veja hasta el poco feliz comentario del presidente ruso, Vladimir Putin, que llamó a la población y la comunidad científica de su país a pelear contra "esta porquería que nos viene de Latinoamérica".


En la región, la guerra al mosquito ya es literal. El gobierno de Brasil, en los días previos al carnaval, y en vista de la realización de los Juegos Olímpicos de Río en agosto, envió 200.000 soldados para detener la propagación del virus. Y los gobiernos de Colombia y El Salvador llegaron a pedir a las mujeres que no queden embarazadas hasta que la epidemia pueda ser controlada.


El virus zika se transmite por la picadura del mosquito Aedes (también vector del dengue y chikungunya) y provoca síntomas moderados a leves de fiebre, dolor de cabeza, en las coyunturas, erupción y ojos rojizos. Existe una correlación entre su presencia y la mayor cantidad de nacimientos de niños con microcefalia, una malformación congénita caracterizada por un diámetro de la cabeza más pequeño y severos problemas de desarrollo infantil. No obstante, aún no hay evidencia científica suficiente para afirmar que el virus zika sea el causante de microcefalia.


Según un informe del Estudio Latinoamericano Colaborativo en Malformaciones Congénitas publicado en la revista Nature, "no es posible saber a partir de los datos epidemiológicos disponibles, la verdadera incidencia de la microcefalia". Médicos de la Asociación Brasileña de Salud Colectiva (Abrasco), la atribuyen al larvicida que se esparce en el agua para combatir el Aedes aegypti. Los casos de microcefalia aumentaron dramáticamente en el vecino país en los últimos 18 meses, en coincidencia con la implementación de fumigaciones masivas.

Repelente para los negocios

Como ocurrió hace 7 años, con la epidemia de Gripe A (H1N1), la paranoia se propaga tan rápido como la enfermedad. Y a pesar de que los expertos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) dictaminaron "que no se deben aplicar restricciones a los viajes o el comercio hacia territorios con transmisión del virus del zika", autoridades sanitarias europeas instaron a las mujeres embarazadas a no viajar a 22 países de América latina y África, según el diario británico Daily Mail.


Varias líneas aéreas, entre ellas American Airlines, United, British, LAN, TAM y Aerolíneas Argentinas, ofrecen a las embarazadas (y en algunos casos al grupo familiar también), reembolsar o cambiar sin punitorios los pasajes hacia destinos latinoamericanos y caribeños.


El turismo hacia la provincia de Misiones (donde se reportaron más de 1.800 casos de dengue en lo que va del año), tuvo en enero una sensible merma respecto del mismo mes del año pasado. En Jujuy, Salta, Chaco, Formosa, Entre Ríos y Corrientes, autoridades y empresarios relacionados al turismo temían que el mosquito ahuyentara a los visitantes en una de las temporadas veraniegas más flojas de los últimos 15 años.


Desde el ministerio de Salud, a cargo de Jorge Lemus, se implementó un plan de contingencia que incluye el envío de insecticidas, repelentes para fumigación y kits de reactivos NS1 para determinar la presencia del virus del dengue, zika y chikungunya. Entretanto, los precios de repelentes se fueron por las nubes o desaparecieron de las góndolas. La principal marca de aerosoles acordó con las cadenas de supermercados mantener el precio de su producto y el colegio de Farmacéuticos y Bioquímicos autorizó a sus profesionales a prepararlos bajo receta y venderlos en las farmacias.

¿Peor el remedio que la enfermedad?

Un estudio privado de la aseguradora británica Lloyds, basado en el costo de epidemias como el Ébola, el Síndrome Agudo Respiratorio Severo (SARS) y la gripe H1N1, estima que el Zika podría costarle a la economía global unos u$s 592 millones en los próximos diez años. El impacto será mayor en América latina y el Caribe, donde se instaló el foco de la infección.


Según la aseguradora británica, la epidemia del SARS en Hong Kong y China en 2003, hizo caer el PBI de la región un 2,6% y el desempleo se elevó un 8.7%. En cuanto al virus del Ebola, un informe del Banco Mundial reveló que tuvo un impacto equivalente al 12% del PBI de Guinea, Liberia y Sierra Leona en 2014. En tanto, la influenza AH1N1 (también conocida como Gripe A) significó pérdidas de 0.7% del Producto Interno Bruto de México en 2009 (unos u$s 4.000 millones), según la Secretaría de Salud Federal.


Los coletazos del virus también se sintieron fuerte en la Argentina. Según un estudio del Centro de Economía Regional y Experimental (CERX), el costo de la influenza A (H1N1) se acercó al 1,4% del PBI, en una economía que venía golpeada por la crisis del campo del año anterior. Los sectores más afectados fueron gastronomía, turismo, enseñanza y transporte.


Pero así como la gripe A dejó ganadores (entre otros, el laboratorio suizo Roche, descubridor del Tamiflú, y la norteamericana 3M, fabricante de barbijos rígidos), también el zika está beneficiando a algunas empresas. Por empezar a Oxitec, cuyas acciones se dispararon 11% el día en que la OMS declaró la emergencia sanitaria. La firma británica desarrolla mosquitos estériles genéticamente modificados que están siendo liberados para bajar la natalidad de los Aedes aegypi, aún sin pruebas a largo plazo de que el lugar de este vector pueda ser ocupado por otra especie.


En tanto, la estadounidense Mybiosource y la canadiense Biocan Diagnostics pelean contra el tiempo para lanzar un test rápido para diagnosticar dengue, zinka y chikungunya. Y son varios los laboratorios que se anotaron en la carrera para desarrollar una vacuna. La primera en largar fue la biotecnológica Invio Pharmaceuticals que, a fines de enero, declaró que entraba "en fase de ensayos clínicos" una vacuna contra el zika. Sus acciones crecieron un 15%.


Pero gigantes de los medicamentos, como Glaxosmithkline y Sanofi-Pasteur, le pisan los talones. La francesa lanzó recientemente una vacuna contra el dengue en México, y está trabajando en un suero contra el zika. En Brasil, el Gobierno encargó al Insituto Butantan el desarrollo de una vacuna, lo que podría llevar de tres a cinco años. Para entonces, la OMS pronostica que habrá 1,5 millón de personas en este país.


En la Argentina, un equipo del Centro de Investigación de Plagas e Insecticidas (Cipen-Conicet) junto a técnicos del Centro Inti Plásticos desarrolló un novedoso sistema de "ovitrampas". Se trata de recipientes donde las hembras depositan sus huevos, pero un compuesto activo (pyriproxyfen) impide que se desarrollen las larvas. Asímismo, el Centro de Estudios Parasitológicos y de Vectores (Cepave-Conicet), junto con INTI Textiles y Química crearon telas con nanotecnología que repelen a los insectos utilizando sustancias naturales y que se recargan después de los lavados.