Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

El estilo duro y pragmático de Macri encontró un techo en el tarifazo

Tanto en Boca como en el Gobierno de la Ciudad, el Presidente siempre arrancó con los tapones de punta, en una estrategia que le permitió negociar y retroceder sin ceder demasiado. Esta vez, la parálisis en la gestión que generó la suba de tarifas y su freno judicial le causaron un desgaste que parece interpelar esa forma de hacer política.

El estilo duro y pragmático de Macri encontró un techo en el tarifazo

Ninguno de los tropiezos cometidos hasta ahora por su Gobierno le ha dado tanto dolor de cabeza a Mauricio Macri como el tarifazo. La suba de servicios públicos, necesario pero mal calculado, realizado a los ponchazos y sin cumplir los pasos legales de procedimiento, paralizó su gestión por las demandas judiciales y le generó un desgaste político que podría haberse evitado, tan sólo con un diagnóstico certero, detallado y amplio sobre la crisis energética y el impacto social de las subas.

Está claro que la forma y el momento en que se dieron los aumentos -ahora frenados por la Justicia- son producto de una mala decisión estratégica. Quienes lo subestiman, dirán que el Presidente es de aquellos que no aprende de los errores, a juzgar por su tendencia a la repetición. Pero, en rigor, no se trata tanto de una prueba de "ensayo y error", como le achacan, sino de una forma de hacer política con la que a Macri no le ha ido mal. Hasta ahora.

Se podría decir que el "estilo M" es duro e indolente. Pragmático. Su ley elemental es golpear primero para después retroceder, negociar e imponer a la larga su objetivo sin demasiados cambios. Desde Boca para acá, Macri ha tenido esa estrategia recurrente.

Basta con pocos ejemplos. Sus primeras medidas en el club de fútbol -cuya titularidad asumió en diciembre de 1995- fueron achicar los sueldos de los empleados y del plantel profesional, recortar gastos en todas las actividades deportivas, subir la cuota social un 25% y terminar con la reelección indefinida del presidente. También tomó la decisión de remodelar el estadio y construir nuevos palcos, que redujo el sector popular pero aumentó la capacidad general. En este caso, el resultado le fue favorable. Pese a los cuestionamientos iniciales, Boca terminó con sus cuentas en orden y varios campeonatos en su haber, algo que puso a Macri en la vidriera y resultó el trampolín para su carrera política.

En el Gobierno porteño también entró con los tapones de punta. No habían pasado 20 días de la asunción de su primer mandato, en diciembre de 2007, cuando anunció que no renovaría unos 2.400 contratos de trabajadores. Nadie dudaba de que en la administración pública había ñoquis, pero por la dureza de la medida -que se tomó aprovechando el impulso de los votos y la gracia que se le da en los primeros meses a un nuevo gobierno- llovieron las repercusiones políticas negativas.

Los gremios municipales le saltaron al cuello y realizaron una serie de paros y una movilización con el apoyo de Hugo Moyano, líder de la CGT. En el medio de la pelea, el Gobierno quiso marcarles la cancha y decretó la intervención de la obra social de los municipales. Como era de esperar, el conflicto terminó en la Justicia, que le dio la razón a los trabajadores y ordenó la incorporación de los censanteados. Entre amparos de un lado y apelaciones del otro, el conflicto se demoró.

Hasta que Macri decidió darle una solución política: hizo las paces con los líderes sindicales de Sutecba, Amadeo Genta y Patricio Determini, y juntos decidieron realizar un censo para saber la cantidad de empleados que tenía el Estado porteño y qué funciones cumplía cada uno. Algo que puso fin al enfrentamiento. Tras el censo, unos 20.000 trabajadores fueron redistribuidos, capacitados o transferidos con el argumento de que "no trabajaban o cumplían un rol que no era útil" y que habían ingresado al Gobierno través de "la política".

La estrategia se repitió ya en Balcarce 50. La magnitud de la corrupción kirchnerista le ayudo a recortar la planta estatal y pudo echar a los considerados ñoquis sin afectar a la opinión pública. Con las tarifas cometió un error de cálculo. La Argentina es más difícil de gobernar que la Ciudad de Buenos Aires y un club de fútbol.

Pese al reclamo de su socia Elisa Carrió, de barajar y dar de nuevo cumpliendo con los pasos legales como el llamado a audiencias públicas, el Gobierno apuesta todo a un fallo favorable de la Corte, el próximo jueves, mientras se concentra en la defensa de las subas con el argumento de que no se podían hacer de manera más gradual, que el 83% de los usuarios pagó las boletas con el incrementó, que se pusieron topes y que un 30% de la población recibe la tarifa social.

Eso hará el ministro de Energía, Juan José Aranguren, por estas horas el frontón de las críticas a Macri, cuando se siente frente a los diputados el martes para exponer ante un plenario de comisiones. Pero no será todo: hará un fuerte descargo por la crítica situación del sector dejada por el kirchnerismo.

El final de la jugada es esta vez incierta. Pero de cara a las elecciones legislativas del año próximo, Macri debería tener en cuenta que a diferencia del alto respaldo que obtuvo de sus electores como jefe de Gobierno, ganó la Presidencia con votos prestados. Sólo tiene el 30% de sufragios propios, la misma cantidad que retendría el kirchnerismo junto al sciolismo, pese a la grosera corrupción que dejaron a la vista.