Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

El Quinto: donde todos quieren ir a comer

El barrio de Belgrano alberga una de las aperturas gastronómicas del año. Comida asiática moderna, elegancia minimalista y una barra de tragos de autor en un restaurante fuera de lo común.

Hoy Buenos Aires es fanática de la cocina asiática

Hoy Buenos Aires es fanática de la cocina asiática

La gastronomía tiene sus aperturas de moda; inauguraciones que se llevan adelante con bombos y platillos y restaurantes cuya fama es de duración variable. En todos los casos, cuando la propuesta culinaria no alcanza una consistencia adecuada, o cuando no es acorde a su precio, el prestigio cae en picada y las mesas empiezan a quedar vacías. Sin embargo, con algunos otros salones sucede exactamente lo contrario.

Entre los nuevos restaurantes de reciente apertura, hay uno que no paró de sorprender gratamente a los comensales que lo visitan: El Quinto. Situado en Avenida Libertador 6248, este restaurante es el resultado de la fusión entre Gonzalo Sacot y Enrique Yafuso, ambos gastronómicos de raza y con mucha experiencia a cuestas. Mientras que Yafuso es el creador y propietario de Haiku, un clásico de Belgrano, desde hace casi dos décadas, Sacot fue uno de los propietarios y fundadores de Sucre, donde se desempeñó como chef hasta 2008.

Así, un pionero del buen sushi, cultor del bajo perfil, y un cocinero talentoso, pasional y emprendedor aportan lo mejor de cada uno en El Quinto, uno de los nuevos referentes de la gastronomía local.

La propuesta es más que acertada para los tiempos que corren: hoy, Buenos Aires es fanática de la cocina asiática. El Quinto llegó para calmar esas ansias de sabores exóticos, de esos que lejos de agotar al paladar lo dejan siempre con ganas de más. Sin duda, como siempre que Yafuso esté involucrado es más que recomendable el sushi: súper fresco y rico, con deliciosos rolls de autor como los spicy tuna, dragon, thai y viet, y pescados del día que van cambiando periódicamente.

Sin embargo, en El Quinto hay mucho más para probar: los dumplings de cerdo (tan ricos como las Gyozas del sello Yafuso) y camarón, el pad thai (probablemente el mejor de Buenos Aires) y los baos o pork buns. Estos últimos, auténticos manjares asiáticos, son pancitos chinos cocinados al vapor con panceta braseada, cilantro, pepino japonés y cebolla morada, todo saborizado con salsa hoisin y siracha.

Todos pequeños bocados que van a dar mucho que hablar en la gastronomía moderna de la ciudad. Entre los principales se destacan los Yakitori. Hechos a la brasa y laqueados con teriyaki, salsa de miso o criolla de cilantro según su versión: pollo, bondiola u ojo de bife. De los postres, imperdibles el Frozen key lime pie, o la torta humeda de chocolate.

La carta de vinos es amplia y con opciones para todos los perfiles. Es muy interesante también la coctelería, diseñada por el reconocido bartender Pablo Piñata y recreada por la joven prometedora Meli Manhattan. En esta barra hay para todos los gustos: frutales, exóticos y propuestas orientadas al gusto femenino, pero muchos de ellos pensados para la culinaria de El Quinto. Para los amantes del gin, es imprescindible probar el Quintonic . Lo mismo el Rosemary y el Do don pa.

La estética del restaurante es obra de Horacio Gallo, uno de los diseñadores de interiores locales más audaces y renombrados. El Quinto es digno de ser "pineado" en Pinterest, bien podría trasladarse a Barcelona, New York o Sydney y enamorar por igual. Pero sólo está en Buenos Aires.