El Gobierno canceló frecuencias de telefonía a Nextel

Por considerar que la adjudicación de estas bandas se encontraba vencida.

Finalmente y tal como lo anticipó ayer El Cronista, el Gobierno le quitó una gran cantidad de frecuencias a Nextel como parte de una operación orientada a resentir sus servicios en el marco de una decisión que casualmente llega después del desembarco del Grupo Clarín en la operadora de telefonía móvil mediante la compra del 49% del paquete accionario por parte de Cablevisión.

Ayer en una decisión que seguramente traerá consecuencias judiciales, parte del directorio la a Autoridad Federal de Tecnologías de la información y las Comunicaciones (Aftic) decidió dar de baja una gran cantidad de bandas utilizadas por la compañía en importantes corredores económicos como los de Buenos Aires-Rosario; Rosario-Córdoba; Buenos Aires-Mar del Plata; Córdoba-Mendoza y Santa Fe-Paraná. También fueron afectadas frecuencias en una gran franja del interior de la provincia de Buenos Aires.

La decisión quedó plasmada en una resolución de la Aftic publicada en el Boletín Oficial en la cual se asegura que todas las frecuencias fueron otorgadas a Nextel en el 2000 con un plazo de vigencia de 10 años y que por lo tanto se encuentran vencidas. Se trata de canales para la prestación del Servicio Radioeléctrico de Concentración de Enlaces (SRCE), que le fueron cedidas en el marco de la Resolución N° 235 de fecha 23 de julio de 2001 de la ex Secretaría de Comunicaciones, cuya vigencia se encontraba vencida. En la resolución el ente que dirige el camporista Norberto Berner admite que, en algunas frecuencias, Nextel solicitó la prórroga para seguir utilizando dichas bandas por otros 10 años, mientras que no hizo lo mismo en otras. 

Tras analizar los pedidos de prórroga realizados por Nextel y hacer referencia a una serie de leyes y resoluciones vinculadas con las regulaciones del mercado de las telecomunicaciones, la Aftic terminó por desestimar “por no corresponder” las solicitudes de prórroga formuladas por Nextel a las adjudicaciones y autorizaciones que se encuentran vencidas. Según la resolución, “adicionada a la desestimación mencionada se encuentra el vencimiento de aquellas autorizaciones y adjudicaciones donde no se solicitó prórroga”. Por ende, el ente entendió que “operado el vencimiento, deviene necesario cancelar el uso de los pares de canales correspondientes a las autorizaciones y adjudicaciones vencidas”.

Se trata de la primera medida de este tipo que toma un gobierno en contra de una operadora de telecomunicaciones desde que se provatizó el sector de la telefonía.

Hasta la fecha, no se conoce ningún antecedente de cancelación de frecuencias por vencimiento de plazos, ya que siempre las autoridades optaron por autorizar las prórrogas.

Sin embargo, esta determinación oficial tiene un condimento especial: el ingreso como accionista minoritario del Grupo Clarín a Nextel. Claramente enfrentado con el kirchnerismo, la decisión de complicar esta operación y hasta de anularla provino de la propia presidenta Cristina Fernández, quien hace unos días firmó un decreto en contra de una serie de reclamos impuestos por Clarín y Cablevisión en contra de las autoridades de la Aftic.

La operación además de haber tomado por sorpresa a los funcionarios, causó fuerte irritación en el núcleo duro del kirchnerismo varios de cuyos mas conspicuos representantes tienen a cargo los designios de los entes encargados de controlar el mercado de las telecomunicaciones. 

Ahora, la decisión de anular estas frecuencias fue votada por el titular de la Aftic Norberto Berner, y los dos directores que responden al Poder Ejecutivo, Nicolas Karavaski y Federico Bekerman. No estuvieron presentes en la reunión de ayer los representantes de la oposición Miguel Angel Giubergia y José Asad Peluc, quienes rechazaron de plano esta posibilidad.

Se entiende que a partir de esta decisión, tanto desde Clarín como Nextel se iniciará acciones administrativas y judiciales en contra de la medida que no sólo perjudica económicamente la operación de ingreso de Cablevisión en la compañía, sino que resiente en forma importante la calidad del servicio que Nextel le ofrece a sus dos millones de usuarios.

De hecho, uno de los argumentos para rechazar la resolución se vincularía con el quorum alcanzado por el directorio de la Aftic para votar la medida. Es que si bien hoy existen cinco directores, el organismo debe contar con siete representantes. Por lo tanto, al haber sido votada la medida solamente por tres no habría alcanzado la mayoría necesaria.

De todos modos, los directores oficialistas fundamentarán la caducidad de las frecuencias asignadas a Nextel en la letra del artículo 10.2 del Anexo IV del decreto 764/2000 que establece que las nuevas autorizaciones que se otorguen para el uso del espectro radioeléctrico, destinadas a la prestación de servicios o soporte de red de los mismos, “en ningún caso tendrán un plazo de vigencia inferior a cinco años, y en concordancia con el procedimiento de asignación por esta norma se aprueba. Vencido dicho plazo, la autoridad de aplicación podrá extender la vigencia del mismo, por otro similar y sucesivo”.

Un dato curioso de esta decisión es que también varios organismos oficiales que utilizan Nextel se quedarían sin servicio entre los que se destacan la Anses; el Banco Central; la jefatura de Gabinete; la Cancillería; el Ministerio de Desarrollo Social; la Casa de Moneda; el Ministerio de Planificación Federal y el de Interior. También la petrolera estatal YPF, varios entes oficiales y un gran cantidad de municipalidades con referentes kirchneristas.

Tags relacionados