Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Diego Olivera: "La solución para la Argentina no la tiene CFK ni Macri, depende de nosotros"

El reconocido actor, hoy radicado en México, asegura que el problema del país es, sobre todo, la incapacidad de los argentinos para ponerse de acuerdo. Y afirma que para salir adelante será necesario aunarse detrás de "un objetivo común". Sobre el mercado audiovisual, su rubro, dice que le preocupa la "mediocridad productiva" local.

Diego Olivera:

Instalado en el Distrito Federal de México desde hace 11 años -hoy ya junto a su familia-, el consagrado actor Diego Olivera recuerda que cuando le propusieron hacer la novela Montecristo para la Televisión Azteca (competencia de Televisa) jamás imaginó semejante éxito como proyecto profesional y personal. Y menos que esa realidad le haría tomar la difícil decisión de radicarse en ese país. El actor, casado con la también actriz Mónica Ayos, también radicada en México, disfruta hoy de un presente pleno en lo laboral y familiar.

Cotizado como un súper galán, grabó 32 novelas en total para la Argentina, Telemundo y México y, actualmente, trabaja en otro proyecto (En tierras Salvajes), acompañado de un elenco de primerísimas figuras del país azteca.

¿Cómo sobrellevaste los primeros años separado de tu familia?
-Mientras el amor de mi vida y mis hijos estuvieran a nueve horas de distancia, nada era bueno. No podía disfrutar ni compartir nada de lo que profesionalmente me estaba pasando. Los primeros años fueron muy difíciles. Y descubrí que el éxito no iba a ser real si la mujer de la que me enamoré perdidamente no estaba a mi lado, si la familia que conformamos no estaba bajo el mismo cielo. O viajaban a México todos, o regresaba yo a la Argentina. No nos cuestionábamos quién era más fuerte sino el presente y el futuro. En el momento de la decisión ese futuro fue tenido en cuenta.

¿Cómo es vivir en México hoy?
-Creo que hoy esta difícil vivir en muchos lugares. No existe el paraíso, ya de eso estoy casi seguro. México tiene a favor y en contra ser limítrofe con los EE.UU. A su vez, tiene una economía sólida que contiene cualquier movimiento que lleve políticamente la cosa hacia un sector mas populista o progresista. Sin embargo, el triunfo de Trump evidenció un justificado descontento de los mexicanos, del rumbo en el que venían hasta ahora y no sería descabellado pensar que la cosa en México se incline hacia algún gobierno más proteccionista, con tendencia hacia el progresismo. Y no digo de "izquierda" porque, en todo caso, no creo que un gobierno en México llegue a ser realmente de izquierda.

¿Cómo está posicionado el mercado de las telenovelas y el consumo audiovisual en comparación con la Argentina?
-El mercado está acomodándose y las telenovelas no son la excepción. Estoy convencido de que el género seguirá dando que hablar y el consumo, más aún. Se diversificará seguramente, como está sucediendo. Recuerdo cuando decían que partir de la descarga de música vía Internet iba desaparecer el negocio de la música. En ese momento tenías 100 ó 200 Cds en tu casa y era la manera de garantizar el negocio para todos. Hoy tenés 1000 temas en el celular y difícilmente alguien en nuestro mundo capitalista no tenga un celular. No sólo creció el consumo sino que el negocio de la música nunca dejó de serlo. Mutó. Lo mismo sucede y sucederá con el consumo audiovisual. Por eso, el trabajo para los actores en México, o la falta del mismo, seguirá siendo como hasta ahora. En este momento hay oferta diversa, pero la volatilidad laboral existe. Nunca en niveles tan bajos como en la Argentina.

¿Qué extrañás de la Argentina y cómo percibís el país a la distancia?
-Extraño a mis viejos, a mi hermano, mis sobrinas, a mi familia entera, y en eso incluyo a mi familia política, a mis amigos... y muchas cosas de mis napas argentinas. Cierta convivencia con los míos e incluso las diferencias. Es loco, pero también se pueden extrañar las diferencias. También hay muchas cosas que no extraño, y eso es lógico. Hoy opinar de la Argentina -y como argentino- es políticamente incorrecto. Pero hay una paradoja: no hacerlo es también políticamente incorrecto. Y con esto que te digo creo que te contesto mi percepción a la distancia. En cuanto a mi profesión, me preocupa que se produzca tan poco en el mercado audiovisual en la Argentina. Lo preocupante es la mediocridad productiva de lo local. Los dueños de las plataformas o las pantallas de exhibición han jaqueado a la producción con el pretexto de la "rentabilidad" y eso nos dejó definitivamente fuera de la discusión, de la industria. Produciendo sólo con panelistas. Y no tengo nada en contra, pero tampoco puede ser que se ofrezca tan poca oferta y tan magra económicamente hablando, cuando la pauta sigue viva.

¿Te enteraste de la marcha que se hizo en la Argentina para apoyar al Gobierno de Macri?
-Claro, estoy al tanto de todo. Me parece que estamos en un momento de definiciones como país. La Argentina es muy difícil de entender, incluso para nosotros mismos. Es más, me animaría a decir que la solución no la tuvo Cristina ni la tiene Mauricio Macri hoy. Es una solución y un objetivo en común. Somos muchos los que hacemos un país y debería haber una idea en común. ¿Es importante tener razón o es importante que estemos bien? Se hicieron cosas muy buenas en el pasado, y espero que ocurra lo mismo en el futuro. Pero el problema es que ni los defensores del pasado ni los centinelas del presente se ponen de acuerdo. Y aquí me permito incluir una frase que escuché alguna vez por ahí y que como país nos vendría bien entender: "Hazlo todo... pero no lo hagas imposible". La Argentina no puede ser imposible, no lo merece. Me duele que no nos entendamos. Que todos queramos tener la razón.

Premiado

En la entrega de premios TV y Novelas, de la televisión azteca, Diego Olivera se alzó con una estatuilla como mejor actor protagónico por la serie Mujeres de Negro. El galardón equivale al Martí Fierro local, aunque también extiende su zona de influencia al mundo de habla hispana de los Estados Unidos. El actor asegura sentirse reconfortado tras ese reconocimiento. "Es un mimo al ego, lo agradezco. Pero hay que seguir trabajando duro y parejo", dice.

Más notas de tu interés

Comentarios9
Luz Constanzo
Luz Constanzo 17/04/2017 01:41:09

La cuestión no es quién tiene la solución a los problemas de La Argentina, sino quién es el problema para la solución de los problemas

Ambros Lowe
Ambros Lowe 15/04/2017 04:19:45

macri seguro que no.

Emilio Gaviria
Emilio Gaviria 15/04/2017 10:32:10

La argentinidad la llevamos metida en nosotros, se sufre. Individualmente superiores a la media, en sociedad ineptos para organizarnos. Los más inteligentes y audaces se van, albañiles, científicos, actores...para vivir mejor.

Iris Brizuela
Iris Brizuela 14/04/2017 01:54:17

Diego cuanta razón tienes.-

Juan Carlos DElía
Juan Carlos DElía 14/04/2017 11:55:14

¿Un actor opinando de alta política? ¿No será ese el problema argentino, cualquiera opina de cualquier cosa y un diario le da prensa?

Eduardo Hartinger
Eduardo Hartinger 14/04/2017 08:55:15

Es justamente lo que propone Macri y Cambiemos, la solución de Argentina depende de nosotros y no de algún elegido.

Jorge Alejandro Paziencia
Jorge Alejandro Paziencia 14/04/2017 06:23:11

Parcialmente comparto lo dicho , agregaria capacitacion y ser menos careta,menos plastico, Argentina tiene futuro cambiando algunos parametros culturales.

Ernesto Quirin
Ernesto Quirin 13/04/2017 04:40:50

Así es! No cabe ninguna duda! A eso hay que sumarle la voracidad empresarial y sindical. Estamos en el horno.

graciela fenner
graciela fenner 13/04/2017 07:54:01

excelente comentario estoy totalmente de acuerdo, le deseo lo mejor y que sigan sus exitos como actor