Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Dejar de tropezar

La autora nos invita a dejar atrás la tendencia a repetir patrones de conducta y hábitos que en el pasado nos llevaron a decisiones erróneas para intentar cambiarlos y tomar verdaderamente las riendas de nuestra vida.

La frase atribuida al filósofo presocrático Anaxágoras, "si me engañas una vez, tuya es la culpa; si me engañas dos, es mía", me remite a otra famosa y popular expresión que dice: "El ser humano es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra". Sostenidas desde antaño, podríamos decir que Freud las fundamentó al enunciar el concepto de la compulsión a la repetición a principios del siglo XX.
Más allá de ser enunciadas desde refranes populares o estudiadas desde teorías psicológicas, lo cierto es que cuando comenzamos a entender que nuestra estructura hace que ciertas tendencias nos lleven a reincidir en conductas o hábitos que nos hacen "tropezar" con lo mismo aunque sea doloroso y nos haga sufrir, podemos emprender el camino de "ver" con más claridad e intentar tomar las riendas del guión de nuestra vida.
Al no percibir esta tendencia humana a repetir en el ahora cuestiones del pasado, podemos caer en sentirnos víctimas de circunstancias como "siempre encuentro amigos que me desvalorizan y maltratan" o "cada vez que estoy por concretar un negocio algo pasa y no logro cerrarlo" o "todos los hombres (mujeres) son iguales, tengo mala suerte en el amor". Instalada en la creencia de "siempre me pasa", la persona se ubica ajena a la situación y busca alternativas para romper el círculo de lo que siente como mala suerte. Las alternativas pueden ser limpiezas energéticas, ejercicios rápidos que lleven a cambiar la fortuna y apartarse de las desgracias, o decenas de talleres con diferentes enfoques y disparadores para aliviarnos de los infortunios que la vida nos presenta.
Sin embargo, si de verdad estamos necesitando algún cambio en nuestra "suerte", no hay nada como sentirse parte de la misma, decidir ser protagonista y ver estas señales que nos hacen caer tantas veces en la misma trampa. Disponernos con honestidad a sentir cómo la realidad es leida por nosotros mismos y poder hacemos cargo de nuestras elecciones, nuestras respuestas y nuestro enfoque hacia lo que nos pasa. Aunque no sea fácil reconocer el porqué de algunos "destinos repetidos" en nuestra historia-repetimos como mecanismo inconciente- lo bueno es reconocer patrones y hábitos e intentar cambiarlos. Si después de tropezarnos varias veces con la misma piedra podemos darnos cuenta de que en el camino de la vida las piedras tienen diferentes usos y hasta pueden esquivarse, es señal de que estamos sanos.
Los avances en psicología han sido muchos, pero sin embargo, la psiquis sigue presentando grandes misterios a develar. Como la voz del inconciente que, en palabras de Freud, "es muy sutil pero no descansa hasta ser escuchada". Cuanto antes escuchemos esa voz, nuestra voz, antes dejaremos descansar el mecanismo que nos interpela en cada repetición.
www.sintonizandoelalma.com