Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

De la amenaza al entendimiento con América latina

La creciente presencia de China en América latina es tomada en el imaginario popular de esta parte del mundo como una "amenaza" o una "invasión" de productos asiáticos que compiten de manera desleal (porque los costos chinos son inmensamente menores a los locales, entre otras razones) con los generados en la región.

Desde el gigante asiático, en cambio, desestiman esos calificativos y afirman que buscan que la relación entre ambas regiones ingrese en un carril de entendimiento, que permita masificar los negocios y mejorar "los negocios no solo del pueblo chino sino del resto", comenta la directora general del Departamento de Asuntos de América Latina y el Caribe de la Cancillería china, Yu Yue.

La jefa diplomática dice comprender las preocupaciones que ocupan la agenda de los industriales argentinos en relación al gigante asiático, pero remarca que el déficit de la balanza comercial que tiene Argentina, y todos los países de América latina, con China es consecuencia "natural de la estructura industrial de ambas naciones".

"China no pretende intencionalmente superávit comercial, sino que es algo natural por la estructura industrial de ambos países", opina Yu Yue.

Por eso, enfatiza la necesidad del entendimiento como punto central para lograr mayor cooperación y una relación win-win. "Las relaciones bilaterales siempre son difíciles, pero los conflictos que puedan surgir no son terribles, lo importante es la actitud, con entendimiento siempre habrá solución", manifiesta la diplomática, quien reafirma que China planea invertir u$s 250.000 millones en obras de infraestructura en América latina en la próxima década.

Fábrica del mundo

China goza hoy del título de fábrica mundial, admite la funcionaria y puntualiza que la llegada de productos chinos a los mercados de América latina no es una "maldición" para los consumidores. Lo que sí considera es que los países de la región deben esforzarse en mejorar la competitividad para que las ventas al gigante asiático dejen de ser solo materias primas, minerales y agrarias, como en la actualidad.

"Para que un producto llegue a China debe competir con otros países, desde los Estados Unidos, la Unión Europea, Asia y África. Es necesario que América latina mejore el nivel industrial para elevar la calidad de sus productos, y así poder ingresar a China", plantea Yu Yue.