U$D

MIÉRCOLES 22/05/2019

Dal Poggetto: "La estrategia del Gobierno de competir con Cristina genera ruidos en la City"

Para la economista y directora ejecutiva de la consultora Eco Go, Marina Dal Poggetto, la aparición de una tercera fuerza "en el medio" podría ayudar a estabilizar el escenario de cara a octubre. Sobre el acuerdo con el FMI, afirma que gane quien gane, "habrá que redefinirlo" porque el actual no tiene "consistencia política".

Dal Poggetto:

La economista y directora ejecutiva de Eco Go, Marina Dal Poggetto, analiza la coyuntura de cara a las elecciones y traza un panorama complejo hasta octubre. "El Gobierno no tiene margen para dar buenas noticias", afirma. Qué pasará con el dólar y la inflación y por qué cree que la política este año "no combina con la economía".

¿Alcanzan los dólares del FMI y los que va a liquidar el campo para mantener la divisa a raya de cara a la elección?

-El esquema es de flotación, los dólares del campo tienen la misma lógica que el resto de los dólares financieros. Las exportadoras le pagan al chacarero con pesos y después la definición de si venden o no venden los dólares, depende del equilibrio dólar/ tasa de interés. Si la expectativa de devaluación se corre, la liquidación va a ser menor. Entonces, lo que tenés es la visibilización de esos dólares, por un lado, y por el otro, el Gobierno yendo al Fondo para pedir que te permitan vender los u$s 9600 millones a partir del 15 de abril en cuotas de 60 millones diarios. Con lo cual, no le estás dando un factor sorpresa al mercado. Es cierto que para el tamaño del mercado argentino, 60 millones de dólares diarios es un montón, lo que pasa es que te agrega volatilidad a un esquema que el Gobierno necesita que no la tenga. De corto plazo, te puede funcionar. Si alcanza para frenar la dinámica cambiaria, va a depender enormemente de la estrategia política del Gobierno. En la estrategia política del Gobierno, que es competir con Cristina, la política no combina con la economía, entrás en un look complicado.

El verano fue relativamente calmo pero en marzo volvió la inestabilidad. ¿Tiene que ver con la proximidad de la elección o es falta de confianza en que el Gobierno pueda manejar la situación?

-El esquema adoptado nos alejó del precipicio en octubre, pero es muy contractivo. En enero tuviste viento de cola y la pregunta que hacíamos nosotros era, primero, si duraba, y segundo, si te alcanzaba para compensar la incertidumbre electoral. No teníamos respuestas demasiado favorables. Lo que decimos es que este año va a depender del mundo y de las encuestas, y lo que pasa es que las encuestas van a depender de la economía y la economía de las encuestas...

¿El plan Sandleris está agotado? ¿Subir la tasa para frenar el dólar ya no alcanza?

-Las tasas en estos niveles tienen costos. Ayer salió la recaudación y dio 37% de suba interanual contra una inflación que, en la medición nuestra de marzo, es un 4%, te da 53,5% interanual, con lo cual la recaudación te cae 10,5% en términos reales. Tenés una economía con una inercia contractual muy alta, las tarifas y todos los precios de la economía que se están ajustando cada vez más rápido, de hecho, desde el salto del dólar de 30 a 40 pesos, en las empresas lo que miran son los costos, no la señal de tasas del BCRA, y cuando los costos le suben, trasladan a precios. La contracara de ese movimiento es una caída en las ventas. La expectativa es que la paritaria le compense la inflación. Las empresas están esperando que la paritaria reaccione y el Gobierno, también. Este esquema de tasa de interés tan alto no te permite frenar la inflación; para eso necesitas una recesión más pronunciada que no es compatible con la política. Entonces, la política lo que hace es trata de impulsar la economía por política de ingresos y eso es un choque de trenes. La estrategia del Gobierno de competir con Cristina genera ruidos en los mercados.

¿Este es el único rumbo posible para salir de la crisis como dice Macri?

-Esta historia empieza en 2015, la herencia era complicadísima: tenías distorsión muy grande de precios relativos, tarifas ridículamente muy bajas, precios de los bienes muy caros, y una capacidad de compra de los salarios que de alguna forma estaba forzada por tarifas que no eran consistentes en la economía. La contracara de eso era el desequilibrio externo y el desequilibrio fiscal. Además tenías el tamaño del Estado muy alto, y habías aumentado el gasto público de 25 puntos en la convertibilidad a casi 40. Este gobierno lo que hizo de arranque es que tuvo un esquema de política económica con los títulos correctos, el gradualismo me parecía correcto, pero era incosistente la meta fiscal con la meta de inflación, con el objetivo de tarifas, en el medio metiste la reparación histórica, y en 2017 tenías el doble de déficit de cuenta corriente que cuando llegaste, de 2,5 con cepo pasaste a 5 puntos del producto, 30.000 millones de dólares financiados con movimientos especulativos de corto plazo, porque el Gobierno había eliminado todos los controles de capitales. Cuando se cortó el crédito y estabas en desequilibrio, el ajuste se dio por las malas. Hubo mala praxis.

El acuerdo con el FMI es cumplible tal como está?

-Es más consistente en un Excel que lo que fue el primer acuerdo, pero no tiene consistencia política. Y en la Argentina, flotar como exige el Fondo, en una año electoral con la competencia que se está planteando, es complejo. Cualquiera que venga va a tener que estar dentro de un acuerdo con el Fondo. Este acuerdo, mi sensación, es que va a haber que volver a redefinirlo. Pero más que 2020, lo que me preocupa del corto plazo es la trayectoria hasta las elecciones. Es un año electoral donde el ruido político va a estar y el Gobierno no tiene margen para dar buenas noticias.

Marcos Peña insistió esta semana con que no hay fracaso económico. ¿Se puede sostener esto con todos los números en contra?

-La herencia era complicada, pero no vamos a estar discutiendo la herencia de la herencia. Los grados de libertad para definir un programa económico en 2020 están claramente limitados dentro del acuerdo con el FMI. Hubo muchos errores, pero el kirchnerismo habiendo tenido una oportunidad, la dilapidó. Este gobierno maximizó los desequilibrios. Es un péndulo.

Un acuerdo de precios como algunos reclaman y el Gobierno resiste, ¿ayudaría con la inflación?

-Sin acuerdo político esto es inmanejable y es muy difícil plantear acuerdos políticos en un año electoral como éste. Bajar una inercia inflacionaria como la que tenés solo con política monetaria requiere una recesión que no es políticamente viable, mucho menos en un año electoral. Ahora solo con acuerdo de precios y salarios tampoco se puede. El problema es que en Argentina te vas de un extremo al otro, necesitas algo en el medio, y para algo en el medio, el problema es que los grados de libertad son cada vez menores. Es muy difícil, sobre todo, cuando lo que se está planteando es un péndulo: ellos o nosotros.

Y que crezca una tercera alternativa a la grieta, ¿puede ayudar a modificar el panorama?

-Va a depender de la macro, de la dinámica de la economía, el problema es que ahora empieza a correr el reloj, tenés plazo hasta el 22 de junio, luego hay que ver cómo se va armando. Mi sensación es que, paradójicamente, podría ayudar a estabilizar, sacarte de esta dicotomía. El Gobierno apuesta en su estrategia a un ballotage con Cristina. Yo creo que una opción en el medio te podría estabilizar el escenario macroeconómico. Un ballotage entre Macri y Cristina sería muy inestable con este esquema monetario.

Entonces, ¿a Macri le conviene que un tercero crezca?

-Para estabilizar la macro, seguro. Ahora, una opción en el medio probablemente te dinamite la estrategia política. Estás en un juego que es perverso.

Comentarios2
Santiago Gancedo
Santiago Gancedo 05/04/2019 09:20:12

An�lisis simplista. El plan del gobierno estaba destinado a fracasar...y fracaso. El mercado se trag� hasta las elecciones de medio termino el cuento amarillo...luego le bajo el pulgar por populistas.

ernestodesanisidro
ernestodesanisidro 04/04/2019 09:53:51

Se entiende: es al única candidata a la que le puede ganar mientras Clarín no cambie su voto. Elm problema es que son tan irresponsables que con esa estrategia siguen deteriorando macro y micro por igual

Más notas de tu interés

Shopping