Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

"Cuando dije que no eran 30.000 (desaparecidos) Hebe de Bonafini me dijo que era una rata"

n ¿Por qué cree que causaron tal revuelo las declaraciones de Darío Lopérfido relativizando el número de 30.000 desaparecidos? Usted, incluso, ya lo había dicho antes.
- Sí, la primera que lo dijo, desde un lugar donde duele más, fui yo. Y lo sigo sosteniendo. Me parece que lo que produjo más revuelo... Primero, porque Lopérfido pertenece al gobierno de Macri, y hay un sector "progre" que siempre está dispuesto a condenarlo. Pero, además, él fue muy superficial cuando habló. Salió a decir como una verdad de a puño... y lo sacó de contexto. No se habla de esas cosas, que son tragedia, 8.000 desaparecidos es tragedia, al mismo tiempo que había 8.000 presos políticos que nadie los cuenta porque es tan grave la desaparición, que lo otro queda como oculto. En lugar de decir, "fue una tragedia y yo creo que sólo se pueden probar 8.000", no sólo lo dijo categóricamente, sino que además avanzó en dos aseveraciones que son mentira: lo de la mesa chica (donde según Lopérfido se cerró esa cifra) y que se aspiraba a la reparación económica. A nadie se le ocurría en el 77 que la Dictadura iba a dejar de existir algún día y que iba a haber reparación económica. Toda esa verborragia superficial y frívola fue la que molestó más, y a mí me molestó. Pero Lopérfido tiene el derecho a decir lo que quiera, una democracia es eso, en tanto no ofenda a las máximas autoridades.
n ¿Por qué esa cifra, que es un símbolo a esta altura, se pone en cuestión?
- Cuando los primeros exiliados llegaron a España, entre ellos el que luego fue secretario de DD.HH. de los Kirchner, Eduardo Luis Duhalde, intentaron denunciar que acá se estaban cometiendo crímenes y persecución. En ese momento, no había una convención de desaparición forzada de personas, esa convención se hizo muy posteriormente. La convención que había era la de genocidio, que se había hecho después del Holocausto. El genocidio supone un número muy grande de personas y una direccionalidad. Entonces, se largó la cifra de 30.000 porque de esa manera se acercaba a la figura de genocidio. Cuando se largó la figura de genocidio en Europa, a nosotros acá nos costaba conseguir 450 denuncias para presentar un habeas corpus colectivo y ya había miles. Hoy, ¿quién de los que sostienen lo de los 30.000 aguanta la discusión de dónde están los datos de los 20.000 faltantes?
n ¿Por qué es un tema tabú?
- No se quiere discutir nada, porque los desaparecidos terminan siendo héroes que querían la democracia, y no es verdad. Seguro que hubo héroes entre ellos, y seguro que querían lo mejor en muchos casos, y que llegaron al punto de dar su vida... pero también de tomar vidas, usaron la violencia, y decían "el poder está en la boca del fusil". La grieta se hace entre aquellos que no se animan a dar argumentos y que descalifican. Cuando yo dije que no eran 30.000, y lo pongo en mi primer libro, ¿qué dijo Hebe de Bonafini? "Es una rata". Una rata no escribe un libro, por muy mal escrito que esté.