Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Copenhague, la ciudad amigable

La capital de Dinamarca es otra de las ciudades europeas que todos los viajeros deberían conocer. Historia, cultura y entretenimiento en un destino apto para todo público.

Copenhague es la capital más hospitalaria del norte de Europa, una de esas ciudades tan acogedoras que hasta los turistas se sienten locales apenas pisan sus calles por primera vez. Éstas están pobladas de tiendas, cafés y los mejores restaurantes de los tres países escandinavos. Completan la postal palacios reales, edificios vanguardistas, museos, teatros y toda una atmósfera que contribuye a esta combinación perfecta entre la tradición y la modernidad.
A continuación, los 10 sitios imperdibles para conocer Copenhague desde todas sus aristas:

- Frederiksborg Slot: es el palacio más grande de Escandinavia. Está en Hillerod y fue construido sobre los islotes del lago entre 1560 y 1630. Abonando una entrada se puede acceder al castillo y visitar el Museo Nacional de Historia danesa.
- Jægersborg Dyrehave: este gran parque forestal fue en otros tiempos el predio de caza del rey. Hoy, es una inmensa extensión de campos y bosques en la que los animales que habían sido llevados para entretenimiento de los nobles (principalmente ciervos) corren libres y fuertes. No hay que olvidar visitar el pequeño palacio ubicado en la cima de una colina.
- Palacio de Amalienborg: es la residencia de la familia real danesa en Copenhague. Está compuesta por cuatro edificios de estilo rococó, construidos entre 1750 y 1768, que se convirtieron en residencia real en 1794, cuando un incendio destruyó el Palacio Real de Copenhague. No perderse el cambio de guardia.
- Noma Restaurant: su nombre es un acrónimo del danés "nordisk mad", que significa "comida nórdica". Es el único restaurante de Dinamarca que ostenta dos estrellas Michelin, pero además, fue elegido en cuatro oportunidades como el mejor restaurante del mundo según la revista Restaurant Magazine.
- Ciudad bici friendly: Copenhague tiene 350 kilómetros de carriles exclusivos para bicicletas. Así, en poco tiempo se puede llegar en dos ruedas a las playas, los bosques, los parques y demás atracciones fuera de la ciudad. Hay un sistema de bicicletas públicas para utilizar de manera gratuita.
- Nørrebro: cerca del centro, este barrio en el que residen estudiantes y artistas de distintas etnias se distingue por su agitada vida cultural. La calle principal, Nørrebrogade, es el eje que recorre el barrio de norte a sur; allí se suceden incontables cafés, tiendas y restaurantes.
- Jægersborggade: es la calle de moda. Está poblada de bares, negocios de artículos de segunda mano y tiendas de curiosidades donde los amantes de la ropa y objetos vintage pueden pasar horas descubriendo tesoros.
- Ciudad libre de Christiania: es un barrio parcialmente autogobernado de menos de mil residentes. Se estableció con un estatus semilegal de "comunidad de vecinos que se autoproclama independiente del Estado danés". Se convirtió en un atractivo turístico por el precio de sus tiendas de ropa, artesanías y recuerdos; todo está casi un 50% más barato que en otras zonas.
- Ópera de Copenhague: un punto imperdible para los amantes de la música. Construida en 2005 y diseñada por el prestigioso arquitecto Henning Larsen, es la sede principal de la Ópera Real Danesa y uno de los teatros más modernos del mundo.
- Jardines de Tivoli: inaugurado en 1843, es el segundo parque temático más antiguo y el más visitado de los cinco continentes. De abril y a septiembre, convoca a miles de niños y adultos en sus paseos, atracciones, espectáculos y eventos culturales.

Cómo llegar

- Desde Buenos Aires no hay vuelos directos a Copenhague, sino que hay que hacer una escala (en Francia es la mejor alternativa). Los precios del vuelo empiezan en los $29.000.