Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Con votos kirchneristas, el Senado aprobó la ley para acordar con los fondos buitre y salir del default

Por 54 votos a favor y 16 en contra,  la Cámara alta aprobó el proyecto oficialista que deroga las leyes Cerrojo y de Pago Soberano que exigió el juez Thomas Griesa para levantar las sanciones a la Argentina que le impedían pagar su deuda reestructurada.

Con votos kirchneristas, el Senado aprobó la ley para acordar con los fondos buitre y salir del default

El Senado aprobó esta madrugada, por 54 votos a favor y 16 en contra, el proyecto oficialista que deroga las leyes Cerrojo y de Pago Soberano que el juez Thomas Griesa exigía como condición para cerrar el acuerdo con los fondos buitre, lo que significa el levantamiento de las sanciones al país que le impedían pagar su deuda reestructurada.

El Gobierno queda así habilitado para pagar a holdouts antes del 14 de abril, fecha acordada entre ambas partes.

Según está acordado ante la Justicia norteamericana y con los fondos buitre, la Argentina tiene hasta el 14 de abril para pagarles a los holdouts que aceptaron la nueva propuesta argentina para cancelar los bonos que aun siguen en default desde el 2001.

Ahora el Gobierno necesita salir al mercado para obtener los fondos para realizar el pago.

La aprobación de la ley también abre la puertas hacia el pago a los acreedores reestructurados, que hasta ahora ha sido trabado por la justicia norteamericana.  

El 26 de febrero Griesa dispuso que si la Argentina derogaba las leyes Cerrojo y de Pago Soberano y además cumplía con la cancelación de los convenios firmados con los holdouts, antes del 14 de abril, quedarían sin efecto los embargos que impiden que el país abone los títulos de deuda reestructurada.

Los holdouts en búsqueda de mayores garantías apelaron a la Corte del Distrito que dispuso que el fallo de Griesa quede en stand by hasta que se pronuncie sobre los requerimientos que recibió. La Corte de apelaciones dispuso una audiencia para el 13 de Abril.

Otra sesión maratónica

El debate fue iniciado alrededor de las 11 por el radical Julio Cobos, quien abogó por la aprobación de la iniciativa para, de este modo, resolver la controversia con los fondos buitre y sostuvo que en caso de no avalarse “los intereses se siguen acumulando y es como un taxi que bajó la banderita y no lleva a ningún lado”.

“El tiempo no lo pone el juez sino nosotros y Argentina está haciendo todos los esfuerzos para cumplir con las condiciones fijadas por la Justicia”, declaró el ex vicepresidente de la Nación.

Por el ultrakirchnerismo, la senadora nacional del Frente para la Victoria por Santa Cruz, María Ester Labado, adelantó su rechazo al proyecto oficial y avisó que apoyará un dictamen de minoría debido a que la iniciativa gubernamental “es riesgosa”.

“No es el mejor acuerdo”, consideró la senadora, quien advirtió que “lo que pase hoy en la Cámara alta va a repercutir en el pueblo argentino desde los más humildes hasta los más poderosos”.

Dijo, además, que las reestructuraciones efectuadas por Néstor Kirchner en 2005 y 2010 “fueron justas y equitativas que es lo contrario de lo que se pretende hacer ahora”.Tampoco apoyaron el acuerdo los presidentes de las comisiones de Presupuesto y Hacienda y de Economía Nacional, los kirchneristas Juan Manuel Abal Medina y Eduardo Aguilar.

El ex jefe de Gabinete planteó su “incertidumbre” sobre la “sustentabilidad jurídica del acuerdo” que propone el gobierno y expresó su “preocupación ante la posibilidad de llevar a la Argentina a un nuevo ciclo de sobre endeudamiento”.

El chaqueño, en tanto, consideró que se estaba encarando una “solución costosa y riesgosa” y que “no es verdad que debamos aprobar estos acuerdos a libro cerrado porque sino el país va al caos y a la hiperinflación”.

El senador nacional por el FpV-PJ de Salta, Rodolfo Urtubey, quien habló en representación del kirchnerismo más moderado que lidera el jefe del bloque Miguel Pichetto, sostuvo que apoyará la medida por “una decisión política” porque la Argentina “debe resolver una situación de minusvalía‘ en la que se encuentra y ‘debe cumplir con los bonistas que creyeron‘.

Urtubey afirmó que el peligro de litigiosidad que agitan miembros de la oposición “ha quedado muy acotada, no eliminada” porque “nadie puede restringir el derecho de accionar a nadie pero si las posibilidades de tener éxito” y consideró que la ley cerrojo “ya cumplió su función histórica” y concluida su función “se convierte en dificultad porque le sigue diciendo a la gente que no entró (a los canjes) que no va a entrar”.