ARQUITECTURA Y DISEÑO

Con ADN mexicano

En la ciudad de San Miguel de Allende, el Hotel Matilda propone una experiencia artística con todo el confort de un alojamiento cinco estrellas.

En el corazón del estado mexicano de Guanajuato se levanta una ciudad que fue condecorada con el título de Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO: San Miguel de Allende. La distinción fue otorgada debido a su aporte cultural y arquitectónico al Barroco mexicano y a su importancia en la lucha por la independencia del país. Asimismo, la revista Condenast Traveler la distinguió entre las 25 mejores ciudades del mundo por su belleza arquitectónica y sus atracciones turísticas.

Allí mismo, entre fachadas color terracota y cúpulas coloniales, el hotel Matilda sorprende por su estilo moderno y distinguido e invita a mirar más de cerca.

En esta ciudad, los artistas provenientes de otros países se han reunido por generaciones, formando una comunidad muy importante. Por ese motivo, sus calles adoquinadas fueron la ubicación ideal para un hotel que alberga una colección ecléctica de arte contemporáneo. Mientras que algunas obras van rotando a lo largo del año, la mayoría de las piezas están expuestas permanentemente, como el retrato de Matilda Stream -madre del dueño del hotel, Harold Stream- pintado por Diego Rivera, que da la bienvenida a los huéspedes en el lobby.

Cuando Harold imaginó el concepto del hotel, su primera decisión fue bautizarlo con el nombre de su madre y convertir a la pintura llamada "La arquera" en la pieza protagónica del mismo. Matilda es un alojamiento dentro de una galería de arte contemporáneo; gran parte de las obras que exhibe fueron creadas exclusivamente para este hotel y se integran a la perfección con el estilo colonial y los toques mexicanos de su diseño interior.

Las 32 suites se distinguen por su mobiliario de lujo, fotografías originales, ropa de cama de primer nivel y elegantes bañaderas que remontan a los huéspedes en el tiempo. Las Owners suites son departamentos con terrazas privadas que regalan increíbles vistas del paisaje de San Miguel, con sus características iglesias coloniales y techos coloridos. En ellas, como en los espacios comunes, el sobrio blanco es interrumpido por detalles en madera texturada, suelos de mármol y mobiliario de vanguardia.

Para relajarse luego de un día de caminata por la ciudad adoquinada, el spa cuenta con un auténtico hammam (baño turco) en el que realizan una imperdible terapia de desintoxicación. Además, allí ofrecen sesiones de masajes y en su botica preparan tratamientos de aromaterapia que permiten llevarse un poco de este increíble spa a casa.

La propuesta gastronómica de Matilda es un punto aparte, ya que nació de una alianza entre los propietarios y el chef más prestigioso de México, Enrique Olvera, dueño de Pujol, el restaurante número 16 de la lista San Pellegrino World's 50 Best. Moxi ofrece el concepto "de la granja a la mesa" en platos tradicionales elaborados con técnicas modernas.

Con un diseño actual y tradicional a la vez, exposiciones de grandes artistas contemporáneos y gastronomía de primer nivel, el hotel Matilda es una de las mejores propuestas para alojarse en uno de los destinos más interesantes de México.

 

Tags relacionados
Noticias del día