Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Cómo se pasó de granero del mundo a la implosión económica

El economista analiza los motivos por los que la Argentina dejó de ser un país desarrollado y una de las diez naciones con mayor ingreso per cápita. Acusa a los "empresarios prebendarios", a "los sindicalistas monárquicos" y a "la corporación política corrupta".

Cómo se pasó de granero del mundo a la implosión económica

La Argentina debería ser un país desarrollado, pero no lo es. ¿Por qué? Porque tres corporaciones se la fuman en pipa. Hablo de los empresarios prebendarios que le venden a la gente, a precio de oro, lo que afuera se consigue por monedas. Hablo de los que ruegan por más obra pública porque al parecer en la Argentina, sin el dinero de los contribuyentes, no se construye ni un nicho de cementerio. Hablo de los sindicatos, que dicen defender los derechos de los trabajadores y que se comportan como "empresas"; digo empresas entre comillas, porque los sindicalistas, aunque ganan sumas incalculables, no invierten un peso de sus bolsillos y no asumen el menor riesgo. Y hablo, en fin, de los políticos, que con el canto -o para estar a tono con el pasado reciente, con el relato- de la "mejora distributiva", le sustraen a cada trabajador, a través de los impuestos, el equivalente a la mitad de un año de trabajo. La Argentina no vive con estas corporaciones: vive para ellas. Por eso no es un país desarrollado.

No es un secreto. Empresarios amanuenses que luego de doce años de hacer negocios con y gracias al kirchnerismo, como los vinculados a la obra pública, o representantes de los sectores industriales más proteccionistas, reconocieron públicamente ante la prensa su esencia corrupta y extorsionadora, aunque más tarde, ante la Justicia, hayan relativizado sus dichos.

El sistema no es sólo inviable económicamente, sino también homicida. Nuestros sindicalistas constituyen verdaderas monarquías hereditarias: son reelegidos en sus cargos de manera permanente y reemplazados por sus propios hijos sólo una vez que mueren o renuncian. Algunos de ellos han terminado presos por integrar asociaciones ilícitas: fue el caso de Juan José Zanola, del gremio bancario, o José Pedraza, ex líder de la Unión Ferroviaria, preso todavía por haber sido partícipe necesario del asesinato del militante del Partido Obrero Mariano Ferreyra.

La función de los políticos se ha desnaturalizado por completo. De tener que trabajar sólo para brindar los bienes públicos básicos necesarios como justicia, seguridad, diplomacia, salud y educación básicas, se han transformado en una verdadera corporación. Como toda corporación, primero se defiende a sí misma con uñas y dientes; este reflejo corporativo es especialmente notorio (y obsceno) cuando se trata de tapar sus propios escándalos de corrupción. Recién después, para beneficio de la tribuna, simulan pelearse por el voto de la gente. Son, por regla general, corruptos y transas como los peores elementos de la sociedad.

(...) Estábamos entre los diez países con mayor ingreso per cápita hace cien años. Fuimos el granero del mundo. Recibíamos corrientes migratorias de toda Europa. Supimos ser el faro cultural de América Latina. Aquí se imprimían los libros importantes de habla hispana para todo el mundo. Fuimos el primer país de América Latina en lograr la alfabetización, el subte. De los primeros de la región en tener el ferrocarril esparcido por toda la geografía de nuestro país.

Hoy nuestro ingreso per cápita languidece en la mitad inferior de la tabla. Apenas terminada la Segunda Guerra Mundial se decía que podíamos ser Australia. Hoy Australia tiene un ingreso per cápita casi cinco veces superior al nuestro. A mediados de los '90 competíamos con Brasil por el liderazgo de América del Sur. Hoy Brasil se sienta como invitado a las reuniones del poderoso G-7 mientras Argentina lucha por no perder su posición de preeminencia respecto de Colombia, Perú, Ecuador o Bolivia. Chile ya tiene un ingreso per cápita superior al nuestro, cuando en 1945 lo duplicábamos. ¿Qué nos pasó para que sufriéramos esta auténtica implosión económica? (...)

La Argentina es como una empresa que ha errado en su objeto societario. Tiene todo para venderle al mundo: alimentos para más de 500 millones de personas; energía para ser, según la ex presidenta Cristina Kirchner, como Arabia Saudita; una industria exportadora no tradicional más que respetable e infinitas hermosuras geográficas para ofrecerle al turismo internacional y obtener dólares genuinos del exterior. Sin embargo, se ha encerrado en esa práctica bizarra y decadente que es la sustitución de importaciones. Como si el progreso consistiera en blindarse de lo que otros pueden ofrecer mejor y más barato que nosotros, en vez de tratar de ser mejores en lo que ya somos buenos (...)

Se suele creer, o nos quieren hacer creer, que un país pequeño como la Argentina debe protegerse para evitar que los países de mayor tamaño se aprovechen de su poder de mercado en detrimento de nuestro bienestar. Es el sentido de expresiones que oímos mucho en los gobiernos kichneristas: "Vivir con lo nuestro", "no nos caímos, el que se cae es el mundo sobre nosotros", y otras por el estilo. Por desgracia, este tipo de frases no expresan sólo el desvarío de un gobierno, sino una forma de pensar profundamente arraigada en la Argentina. Creemos que el mundo es una amenaza, que "ellos" sólo pueden ganar si perdemos "nosotros", y frente a esto la única defensa es la intervención del Estado mediante aranceles, subsidios o prohibiciones. Pero lo que ocurre en la realidad es lo contrario: a un país pequeño, el arancel o subsidio que más le conviene es cero (...)

El que está en blanco en Argentina es un esclavo impositivo que trabaja, literalmente, la mitad del año sólo para pagar impuestos. Tal vez no se dé cuenta, porque la cínica clase política que nos gobierna, al mismo tiempo que le habla de "sensibilidad social" y otros eslóganes progres, usa los bienes que el contribuyente consume para recaudar impuestos. El grueso de los demás impuestos ya están descontados antes de que cobre su salario: aportes personales y contribuciones patronales. De esta manera, los políticos minimizan el costo que pagarían si la misma presión impositiva viniera del Impuesto a las Ganancias. El fisco expolia al contribuyente y además lo expolia de manera solapada, mentirosa, hipócrita (...)

El sistema previsional está quebrado, o sea, es inviable. Recibe aportes de los activos por 21,17% (del salario bruto), que es la suma de 11% del aporte personal con fines previsionales del empleado y la contribución patronal por 10,17% y pretende pagar jubilaciones por el 82% móvil. Luego 82%/21,17% da casi cuatro jubilados por activo, cuando dividiendo la cantidad de activos en blanco por 11 millones por 7 millones de pasivos da poco más de un activo y medio por cada jubilado. Es decir, se necesitan cuatro trabajadores en actividad para pagar el famoso 82% móvil a los jubilados con el que se llenan la boca a diario los políticos, pero hay menos de dos. O sea bajan las jubilaciones, o se sube la edad jubilatoria o la cantidad de trabajadores en blanco pasa de 11 millones a 28 millones, nada más que un 155% de aumento. Tierno (...)

¿Quiénes vendrían a ser "formadores de precios"? ¿Unos tipos que se reúnen en un cuarto tenebroso a decidir cuánto cobrarle a los consumidores? ¿O en realidad los formadores de precios somos todos, los productores, los comerciantes y los consumidores, que decidimos en todo momento qué compramos, y qué vendemos, si nos satisface o conviene? A esta interacción, esta dinámica entre personas que constantemente están intentando obtener lo mejor para ellas sin que eso signifique necesariamente perjudicar a la contraparte, se la llama "mercado" (...)

(...) El derecho de huelga debe eliminarse en el sector público, y en el sector privado debe ser condicionado a la pérdida de los salarios durante los días de huelga. La Ley de Emergencia Social, sancionada a fines de 2016 para darles decenas de miles de millones de pesos a los piqueteros y hasta una obra social, debe ser derogada. Es una afrenta imperdonable que a la gente de trabajo se le cobren impuestos para darles fondos a personajes que les cortan las calles cuando quieren o necesitan transitar por las ciudades o las rutas. No puede ser que el pago de impuestos sea tan abiertamente perjudicial para aquellas personas que viven en regla (...)


Economista multifunción

José Luis Espert cursó estudios de Licenciatura y Doctorado en Economía en la Universidad de Buenos Aires. Tiene un master en Economía de la Universidad del CEMA y otro en Estadística de la Universidad de Tucumán. En la actualidad dirige su propia consultora que presta servicios de asesoramiento macroeconómico y asset management a individuos y empresas, tanto nacionales como extranjeras. Desde 2012 es consultor en temas económicos sobre la Argentina de Gerson Lehrman Group, que asesora a empresas de los EE.UU. Es común verlo participar en los principales programas de actualidad política y económica de medios como CNN, Bloomberg y la agencia de noticias Reuters, entre otros.


- Título: La Argentina devorada. Cómo sindicatos, empresarios prebendarios y políticos sabotean el desarrollo del país y cómo vencerlos para despegar.

Autor: José Luis Espert

Sello: Galerna

Más notas de tu interés

Comentarios20
Ramiro Cooparoni
Ramiro Cooparoni 26/03/2017 08:55:52

Que el peronismo inicio la catástrofe Argentina

Carlos Colonna
Carlos Colonna 25/03/2017 06:48:00

La culpa es de los grandes empresarios. Chile con Pinochet se pudo levantar; aqui con el proceso militar se dedicaron a la especulación financiera. Los sindicatos no podian hacer huelga.

Patricio Yanzi
Patricio Yanzi 25/03/2017 11:46:21

Y, mi comentario, dónde está, no les gustó ....

ccalbertosuarez Suarez
ccalbertosuarez Suarez 25/03/2017 10:11:17

lo mejor que nos puede pasar es tener miles de empresas y empresarios... acá la Argentina que adora Cuba..... le gusta hablar de socialismo pero vivir como en usa........ tenemos todos los patitos desalineados.

Guillermo Hernandez
Guillermo Hernandez 24/03/2017 06:28:17

LOS EMPRESARIOS SOLO QUIEREN TRABAJAR PARA GENERAR RIQUEZA PARA ELLOS Y SUS DEPENDIENTES, PERO ANTES DEBERÁN PAGAR LAS COIMAS DE RIGOR, PARA QUE LES DEN PERMISO LAS AUTORIDADES DE TURNO, CORRUPTAS COMO SIEMPRE. QUE NOVEDAD, NOOO!!!!!

Orlando Casabonne
Orlando Casabonne 24/03/2017 04:58:45

completamente de acuerdo

Tuje Pepe
Tuje Pepe 24/03/2017 04:37:22

Porque el Brexit o Donald? La manipulacion de los Mercados? Lo feaseable y las Condiciones externas?

Tuje Pepe
Tuje Pepe 24/03/2017 04:32:29

Coincido solo en parte. Las mismas recetas realizadas por diferentes personas no son uniformes. Se olvido de enmarcarlo dentro del funcionamiento del aparato de Justicia.

Heriberto Aranciaga
Heriberto Aranciaga 24/03/2017 04:31:59

Lamentable y doloroso análisis de nuestro país,en lo que no estoy de acuerdo,es que no dice a quienes les correspondía la distribución de dicha riqueza

Jose Mandolesi
Jose Mandolesi 24/03/2017 03:04:14

Un hombre admirable. Honestidad brutal.

Ver todos los comentarios