Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Cerrar la brecha fiscal

Reducir la inflación aparece en el centro de las prioridades del Gobierno actual, que entiende que no es posible emprender un proceso sostenible de crecimiento con este ritmo de encarecimiento del costo de vida. A diferencia de la administración anterior y de manera acertada, las autoridades apuntan a dominar este fenómeno macroeconómico con medidas macroeconómicas, principalmente con un régimen de metas de inflación que se propone converger a un dígito en el último año del mandato presidencial. El uso de instrumentos micro (como el plan Precios cuidados, el monitoreo de precios y el reimpulso de la comisión de defensa de la competencia) resultan sólo un complemento de esta estrategia principal.

Sin embargo, el objetivo oficial se ve desafiado. En el corto plazo, producto de la suba en las tarifas de luz y la depreciación del peso, en un marco en el que la ausencia de un índice de inflación oficial dificulta el ancla de las expectativas. Pero además, más allá de las dificultades que puedan surgir en lo inmediato, el éxito de la política antinflacionaria actual requerirá en buena medida de la coordinación de las políticas fiscal y monetaria. En otras palabras, cerrar progresivamente la brecha de las cuentas públicas es indispensable para evitar el financiamiento monetario del déficit, y con ello, hacer consistente y sostenible el programa macroeconómico, señal clave para anclar las expectativas.


Los consejos de 10 expertos para bajar la inflación