Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Burbujas todo el año

Si bien los espumantes suelen relacionarse con el brindis y las celebraciones de diciembre, por su versatilidad y diversidad de estilos disponibles son una excelente opción para beber en cualquier ocasión.

El espumante es una bebida que en nuestro país está íntimamente relacionado con las fiestas o celebraciones, principalmente las de Navidad y fin de año. Sin embargo, esta vinculación es sólo una cuestión de costumbres: los espumantes son bebidas que en muchas regiones del mundo se disfrutan durante todo el año. Es que no sólo son vinos sumamente versátiles para acompañar comidas, sino que por sus distintas características y diversidad de estilos hay un ejemplar adecuado para cada momento.
A la hora de elegir un espumante, lo primero que hay que saber es que hay distintos métodos para elaborarlos, pero hay dos que son los más famosos: el Champenoise y el Charmat. En el caso del Champenoise -método tradicional- la segunda fermentación del vino se realiza en las botellas, donde se generan aromas secundarios propios de la fermentación: pan tostado, brioche, turrón, café, vainilla y chocolate blanco. En el Charmat, como en el tanque hermético en el que se generan las burbujas no hay oxigenación se conserva la frescura e intensidad de la fruta del vino base. Este tipo de espumantes tiende a mantener las notas cítricas, frutales y florales de las variedades Chardonnay y Pinot Noir, las que más se usan en tierras locales. Asimismo, los espumantes se dividen en distintas categorías (Nature, Brut Nature, Extra Brut, Brut, Demi Sec y Dulce) dadas por la cantidad de azúcar que contiene cada ejemplar. Mientras que los Nature presentan menos de tres gramos de azúcar por litro, los Dulces tienen más de 40. Al igual que en el caso del método de elaboración, las diferencias entre los ejemplares pertenecientes a distintas categorías son abismales. Por su versatilidad, las burbujas son muy plásticas a la hora del consumo. Según el estilo, la acidez o el dulzor pueden ser un perfecto aperitivo, acompañar un tapeo liviano o incluso maridar con platos más estructurados. Algunos rosados de la variedad Pinot Noir combinan muy bien con carnes de caza gracias su cuerpo destacable y su fina acidez. Estas bebidas son las mejores compañeras de los postres a base de crema y frutas.
A continuación, presentamos una selección de espumantes para beber todo el año:

- Bohème Luigi Bosca Brut Nature
Un espumante que logró encontrar un equilibrio perfecto entre armonía y complejidad. Sus aromas son elegantes, y sus burbujas finas y persistentes tienen un paso por boca delicado que deja recuerdos de frutas maduras, miel y pan tostado. Tiene gran estructura y cuerpo, y una acidez bien firme. Su crianza parcial en barricas de roble francés le aporta carácter y una gran elegancia.

- Freixenet Elyssia Gran Cuvée
Un auténtico cava hecho en España, con sus típicos aromas de flores de acacia y su nota a piña madura. En el paladar es fresco, vivo, de sabores maduros, muy sabroso. Por estar hecho 100% de Pinot Noir es un excelente compañero de pescados grasos.

- Extra Brut Del Fin del Mundo
Un corte 80% Pinot Noir y 20% Chardonnay que descansó sobre sus lías durante 18 meses. Mientras el Pinot Noir le aportó color, cuerpo y complejidad aromática, el Chardonnay suma acidez fina y una agradable sensación de frescura. Delicado en su efervescencia, con cierta sensación untuosa.

- María Codorníu Método Tradicional
Muy singular y delicado este espumante elaborado con uva Chardonnay del Valle de Uco, que fermentó en un 40% en barrica de roble americana. Tuvo un año en contacto con sus propias levaduras, lo que le aporta notas a pan tostado y algo muy singular a moka. Sólo se hacen 24.000 botellas al año.

- Malma Cuvee Reserve Extra Brut 2010
Excelente espumante patagónico milesimado (con año de cosecha) que ya lleva seis años de elaborado, y aún tiene una muy grata vivacidad. A sus aromas frescos algo cítricos se suman ciertas notas de oxidación que lo hacen más complejo.