Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Brecha que se amplía: cada vez hay menos mujeres en altos cargos ejecutivos

Al llegar a la cima de la pirámide de las organizaciones, la participación femenina apenas llega al 5% en relación a los cargos de directores. Además, las que llegan ganan un 22% menos en promedio que sus colegas masculinos. Aunque las mujeres tienen más posibilidades de ser contratadas en niveles ejecutivos, también están abandonando los niveles más altos de las organizaciones 1,3 veces más que los hombres, para cuidar a sus hijos

Brecha que se amplía: cada vez hay menos mujeres en altos cargos ejecutivos

Las comparaciones salariales son siempre odiosas. Pero más aún entre hombres y mujeres que ocupan las mismas posiciones. En la Argentina, en el sector privado, los hombres ganan en promedio un 11% más que sus colegas mujeres, según el último estudio de remuneraciones de la consultora Mercer.
A medida que se asciende en la pirámide de las organizaciones, la presencia femenina disminuye y la brecha salarial crece. De acuerdo al relevamiento, hoy los cargos gerenciales de las compañías están ocupados en un 79% por hombres y un 21% por mujeres, con una diferencia salarial de 11% a favor de los hombres. Por arriba, en el caso de los puestos de gerentes senior, la participación femenina cae a 16% y la diferencia salarial crece a 14%. Al llegar a la cima –rango de director– las mujeres apenas ocupan el 5% de los cargos y ganan un 22% menos que sus colegas masculinos.
"En el estudio se ve que las mujeres crecen pero hasta determinado momento. En los puestos de dirección y CEO la participación femenina está por debajo del 5%. Es fácil decir que si esto pasa hay discriminación, pero para eso tiene que haber un plan a nivel empresa para que dé como resultado que las mujeres ganemos menos que los hombres en cualquier nivel. Y no vemos ese plan. Hay un vacío entre el no plan de discriminación y lo que se ve en la plantilla de compensaciones", explicó Ana María Weisz, líder de Women@Mercer para Latinoamérica.
En los rangos de supervisor, la proporción es de 72% hombres versus 28% mujeres, con una diferencia salarial de 9%. Para los analistas, es 57% hombres y 43% mujeres con una brecha de 14% y para los rangos de administrativos y técnicos, la presencia femenina alcanza el 37%, con una menor diferencia en los salarios, del 3 por ciento. Con todo, las áreas corporativas donde hay más mujeres que hombres son Recursos Humanos, atención al cliente y puestos administrativos.
Un informe de Mercer a nivel global –denominado "Cuando las mujeres progresan"– relevó a 600 organizaciones internacionales que emplean a 3,2 millones de personas, entre ellas 1,3 millones de mujeres. Y entre las principales tendencias, destacó que la representación de mujeres dentro de las organizaciones en realidad disminuye a medida que aumentan los niveles de carrera, desde el personal de soporte, hasta el nivel ejecutivo. Aunque las mujeres tienen 1,5 veces más posibilidades que los hombres de ser contratadas en niveles ejecutivos, también están abandonando los niveles más altos de las organizaciones 1,3 veces más que los hombres, lo que disminuye las ganancias en los niveles más altos.
"Muchas mujeres llegan a los mandos medios y abandonan su puesto para cuidar a los hijos. Se ve mucho en mujeres a partir de 35 años. La empresa no le facilita un ambiente donde pueda ejercer con satisfacción el rol de madre. Debemos incorporar mecanismos flexibles para retener a esas mujeres. Volver a la guardería en la empresa va a ser un must", explicó Weisz. "No se está atendiendo al problema de fondo que es que esa chica no quiere dejar a su bebe. El talento será escaso y las proyecciones de graduación se dan como curva creciente en mujeres. ¿Dejaremos ir al talento que será vital para nuestro negocio?", agregó. Hacia adelante, las proyecciones no son alentadoras: en diez años, las organizaciones ni siquiera estarán cerca de la igualdad de género en la mayoría de las regiones. En el caso de América Latina, se espera un incremento de la representación de mujeres de 36% en 2015, a 49% en 2025. En Australia y Nueva Zelanda, aumentará de 35% a 40%. Mientras que en los Estados Unidos y Canadá subirá apenas un 1%, de 39% a 40%. No se esperan variaciones en Europa, donde es de 37% y Asia se ubicará en el último puesto, con un 28%, frente a sólo el 25% en 2015.