U$D

SÁBADO 25/05/2019

Blejer: "La inversión está mejorando y si ese proceso se consolida se terminó la recesión"

El ex titular del BCRA prefiere no hacer pronósticos, aunque sídice que comienzan a verse señales positivas de recuperación. Advierte, sin embargo, sobre eventuales factores externos "sobre los que no tenemos control".

Blejer:

La semana pasada, el economista Mario Blejer estuvo en boca de todos. Una frase suya dicha casi como al pasar en una entrevista con el diario La Nación, "que la Argentina es un país rico es una fábula", generó tal revuelo mediático que el ex titular del Banco Central no logra aún salir de su asombro. "La verdad es que no es ninguna novedad, pero me llamó la atención la reacción de los colegas: salieron a apoyarlo o se callaron la boca, pero nadie salió a criticar. Y lo interesante es que el público medio, por lo que se dijo luego, coincide con que la Argentina es potencialmente un país que podría ser rico, pero que tiene un problema de management, un problema que viene de largo y que no es culpa de este gobierno ni del anterior. Además, hay un grupo grande que de una forma u otra le echa la culpa al peronismo", dice a 3Días este economista que conserva su tonada cordobesa casi como marca de origen, pese a su vasta trayectoria internacional y su paso por instituciones como el FMI y el Banco de Inglaterra.

Reacio a hacer pronósticos económicos en un año que -se sabe- transcurrirá al compás de la elecciones presidenciales de octubre, Blejer se muestra optimista: reconoce que la política aplicada por el BCRA está dando frutos y trajo cierta "calma" a los mercados. "Creo que hay una situación de estabilidad mucha más apreciada o sólida" y una "buena recuperación de las variables que predicen la inversión", señala. Y aunque la política no es su metier, apela al humor cordobés que le corre por las venas para opinar sobre lo que podría pasar en la elección de octubre cuando Mauricio Macri se juegue su reeleción.

- La tranquilidad cambiaria que estamos atravesando hoy día, ¿es mérito de Sandleris, del Gobierno o tiene que ver en realidad más con factores externos?

- No sé si hay para repartir méritos, pero el titular del BCRA sí se ha manejado bien los últimos meses y creo que realmente es un proceso que se retroalimenta: si hay más calma, hay mejores resultados y se ve en el corto plazo y eso lo que hace es calmarlo más al mercado y hacerlo más racional. Y aparte, esta política de tasas de interés altas, yo la suscribo desde el inicio.

- ¿Por qué?

- Básicamente se subía la tasa para contener al dólar y también este tema que se ha hablado mucho últimamente, que fue lo que hicimos en 2002, subir la codicia por arriba del pánico. Es decir, la devaluación puede ser importante, pero si me están pagando 80 por ciento y... me voy a jugar alguna ficha.

- ¿Cree que podemos decir que lo peor ya pasó o todavía no tocamos fondo?

- No sé si lo peor pasó o no, puede haber factores externos sobre los que no tenemos control y pueden ser a veces muy difíciles, hay que ver cómo va Brasil, las tasas de la Reserva Federal y ese tipo de cosas, hoy ha mejorado (el escenario internacional) y si hay guerra comercial nos va a venir muy mal, aunque no tengamos nada que ver. Pero creo que hay una situación de cierta estabilidad, yo diría, mucho más apreciada o sólida que en los otros períodos en los cuales se estabilizaron las cosas. Al menos me da la impresión. Pero con un año de elecciones es muy difícil predecir que no va a haber cambios de timón y ese tipo de cosas.

- Los economistas no se terminan de poner de acuerdo sobre cuándo cabría esperar el fin de la recesión. ¿Usted que piensa?

- La verdad que predicciones de ese tipo no voy a hacer porque estuve tan errado el año pasado que hay que evaluar algún día por qué nadie esperaba lo que pasó.

- ¿Puede ganar Macri con la economía en contra como la tiene?

- Es una pregunta política... poder, puede, porque dicen que evidentemente el apoyo que tiene Cristina -que es la principal opositora en este momento- es muy sólido pero es muy fijo, es decir, que tiene un techo y un piso parecido. Pero hasta que no estén todos los caballos alineados en la línea de partida, yo no me animaría a decir nada demasiado sólido sobre quién va a ganar la carrera. En realidad, lo que parecería ser importante acá en términos de ganarle a Cristina es quién sale segundo en primera vuelta. Es más importante ganarle al que viene segundo que ganarle a Cristina. Si Lavagna entra en la carrera y le gana a Macri, tiene muchas posibilidades de ganar y ser presidente. (Ver recuadro)

- ¿Si es candidato y entra al ballotage, dice?

-Sí, y para eso tiene que ganarle al segundo y a Cristina en el ballotage, pero en la primera vuelta no le tiene que ganar a Cristina sino al otro. Hay un chiste cordobés que viene a cuento en este caso...

- Cuéntemelo.

- Es el de un turista que va a visitar la sierra de Córdoba y contrata a un guía y de repente aparece un puma, esos gatos silvestres que hay en Córdoba que son muy peligrosos. Resulta que el chico, el guía, se sienta tranquilamente y se empieza a cambiar los zapatos, se pone unas zapatillas para correr. Entonces, el turista, medio desesperado, le dice: -¿Pero estás loco? ¿Vos creés que podés correr más rápido que el puma? Y el guía le contesta: -No, yo tengo que correr mas rápido que usted. (risas)

- Otro tema es por dónde van a pasar los ejes de la campaña: el Gobierno pretende instalar la inseguridad y la corrupción K en la discusión. ¿Va a poder hacerlo cuando la gente está tan preocupada por el bolsillo y en medio de una recesión económica?

- Yo creo que el tema de la corrupción, básicamente el costo económico de la corrupción, y la recuperación o no de lo que se perdió o se robó, no es un tema tan importante como número, pero simbólico sí lo es, y pienso que va a pesar mucho en la elección, lo van a tratar de hacer pesar mucho. Hoy en día no está mucho sobre el tapete pero la idea es instalarlo por la negativa, creo que van a llegar a la elección diciendo ‘bueno, toda esta gente que ha sido procesada, todo esto que hemos hecho en los últimos cuatro años, se va a ir’ (si pierde el Gobierno).

- ¿En materia de empleo que cabe esperar? ¿Habrá más pérdida de puestos de trabajo en los meses que siguen?

- No lo sé, yo veo, y me llama la atención que no muestren esos números, hay bastante buena recuperación de lo que son las variables que predicen esencialmente la inversión, que está mejorando, porque hasta ahora lo que se hizo mucho fue renovación de equipos y ese tipo de cosas, pero ahora las empresas están hablando de plantas nuevas, equipos nuevos en lo que va de este año, la inversión se está empezando a recuperar. Y si ese proceso entra en movimiento, diría que la recesión prácticamente se terminó.

- ¿Qué herencia va a dejar Macri de cara al próximo período, asuma quien asuma?

- Complicada, pero yo creo que por lo menos tiene que haber solucionado el problema de la distorsión de precios, eso es lo que podemos esperar. Si ya no se pudo estabilizar la distorsión de precios, porque había que subir las tarifas, eliminar los subsidios, mejorar el tema presupuestario... si logra terminar el período con todas esas variables en equilibrio, o por lo menos el problema fundamental solucionado, creo que va a ser una parte importante de la herencia. Lo que recibió este gobierno fue una distorsión muy grande, además de un desequilibrio muy grande macro, y corregir las dos cosas al mismo tiempo era bastante complicado.

- ¿Por qué le cuesta tanto a la Argentina domar la inflación?

- Tiene que ver con que no hay confianza en la moneda nacional por los cambios que ha tenido en forma constante. Está muy dolarizada la economía. Entonces, el problema es que como no se ha venido mejorando la capacidad de competir, la competitividad del país, con inversión, con nuevos mercados, con tecnologías más avanzadas, con mejor educación, todas las cosas esenciales para mejorar la productividad y de esa forma la competitividad, la forma en la que se hace es, después de un tiempo, devaluar. Y si uno está acostumbrado a que eso pase, significa que cada tanto se le erosiona el salario, entonces hay que hacerlo subir y hay un pass through muy grande sobre los precios. El hecho de la falta de instrumentos y de haber recurrido constantemente a la devaluación para ganar competitividad hace que la inflación sea muy permanente. Además, está el hecho de la fuerza de los sindicatos que han logrado, que está bien desde el punto de vista de la distribución del ingreso, pero desde el punto de vista macro, es difícil con esos ajustes.

- ¿Qué tan lejos esta el fantasma del default a partir de los vencimientos de deuda que empiezan a correr en 2020?

- Todo depende, y acá no hay duda del ajuste respecto al default. Si se logra básicamente comenzar a crecer nuevamente y no necesita aumentar más la brecha de la balanza de pagos y se logra algún grado de competitividad... lo importante es el crecimiento. La Argentina tiene la capacidad, de vuelta, el problema sigue siendo la falta de confiabilidad.

- Y teniendo en cuenta que estamos en un año electoral, ¿se puede descartar algún nuevo sacudón cambiario de acá al comicio de octubre?

- La posibilidad de una tensión en el mercado cambiario siempre está, porque puede haber problemas externos que los causen o alguna cuestión interna que uno no imagina, pero sobre todo problemas externos. Sí creo que estamos muy bien, y en eso sí muy diferente a la situación de la Argentina de otras épocas es que los bancos están muy sólidos y solventes. La posibilidad de que la gente le pierda confianza a los bancos es muy baja.

- ¿Se termina en esta elección con el "fantasma de Cristina" o no descuenta que hasta pueda ganar si la economía se complica nuevamente?

- No descuento nada, aparte sería una audacia decir cosas sobre las que uno tiene una idea básica. Mi impresión es que la economía no va a ser el factor que le pueda hacer ganar, la economía no le puede hacer ganar. No creo que vaya a haber alguna situación tan negativa como para que eso la ayude.

- ¿Cuál va a ser a su criterio el elemento definitorio en esta elección suponiendo que la economía no complique más a Macri?

- Que la gente tenga memoria. La corrupción va a jugar un rol, pero creo que el tema fundamental son las memorias colectivas, para los dos lados: para la gente que tiene problemas con Cristina y para la gente a la que Cristina le mejoró la vida, porque hay gente que estuvo mejor con ella, no hay duda. Esa gente la va a apoyar, la memoria de esa gente también cuenta. Y otra cosa, mirando la historia del peronismo, los nombres que están ahí (como eventuales candidatos), a nueve meses de la elección, nunca fueron los que llegaron.

Lavagna candidato: "Es una persona idónea y tiene algo que calma los nervios de la gente"

- En estos días está en danza el nombre de Roberto Lavagna como el eventual candidato que podría romper la grieta macrista-kirchnerista y sacar al país adelante. ¿Cómo ve esa posibilidad?

- No quiero hacer apreciaciones sin tener una opinión más armada, pero Lavagna es una persona idónea y tiene también algo importante que, de alguna manera u otra, calma un poco los nervios de la gente.

- Habrá escuchado que algunos lo descalifican como candidato por su "avanzada edad". Va a cumplir 77 años...

- Bueno ahí no puedo opinar porque yo también estoy por ahí (risas), pero la verdad es que no tiene nada que ver. Cuando él llegó de Bruselas (venía de ocupar la embajada argentina ante la UE) y yo estaba en el BCRA (en 2002, durante la presidencia de Eduardo Duhalde), vino a verme al Central y él nos decía "vamos por parte"... y la verdad que un poco bajó la tensión que había en aquellos días de la crisis.

- ¿Cómo cree que recibirían los mercados -tan atentos a esta elección- su eventual candidatura?

- No sé, ésa es otra historia. Lavagna vino en el medio de la tormenta y eso lo manejó, pero también ya había empezado a encaminarse la situación para entonces. De todas formas, lo manejó e hizo otras cosas, pero eso era una crisis terminal la que tuvimos en 2001-2002, no una cuestión de "administración", que se logró remontar, eso los mercados lo vieron bien. Ahora el resto, no sé, porque yo creo que los mercados internacionales -como yo los veo y los sigo- con respecto a la Argentina están cansados de las personalidades, no les importa, quieren ver qué pasa, qué se hace... Para ser concreto, el equipo que está hoy en día, Nicolás Dujovne y (Guido Sandleris) en el BCRA, no son un grupo de gente superconocida en el mercado, sin embargo, están apreciando lo que hacen a través de los resultados. Y más allá de eso, la coordinación es una cosa importante.

- ¿Y hoy cree que hay finalmente mayor coordinación en el área a diferencia de lo que ocurría cuando estalló la última crisis?

- No sé si más coordinación, lo que sí hay es mucho menos show y más sorpresas positivas. En economía, lo importante son más que todo las sorpresas que lo que uno hace. Y las expectativas. Una defraudación de expectativas es una sorpresa y eso fue lo que pasó acá el año pasado.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Más notas de tu interés

Shopping