Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Balance positivo y un 2017 difícil

Pese a que la alianza Cambiemos tiene sólo un quinto del Senado, un tercio en Diputados, sólo 5 de 24 gobernadores, -aunque sean importantes,- y carece de base política propia en los sindicatos y los movimientos sociales, el Gobierno logró aprobar en el Congreso los proyectos clave para la gobernabilidad: el acuerdo con los acreedores en marzo, el blanqueo y la reforma previsional a mitad de año y el presupuesto 2017 al terminarlo.
La pregunta central en diciembre del año pasado era si un gobierno no-peronista con esta relación de fuerzas en el sistema político-institucional y el campo social, iba a poder tener gobernabilidad. La respuesta es clara, porque el gobierno de Macri demostró que puede tenerla. Al mismo tiempo, el peronismo se consolidó como oposición. A veces dividido en dos, otras en tres y en algunos casos,- como sucede con los proyectos sociales,- unido. No tiene liderazgo ni lo tendrá hasta que un peronista llegue a la Presidencia de la Nación y la elección de medio mandato del año próximo puede generar un candidato presidencial para 2019, pero todavía no un líder.
Como era esperable, con un peronismo sin liderazgo, gobernadores y sindicatos adquieren relevancia como actores políticos. El Poder Ejecutivo ha sabido negociar con ellos y esto ha sido la clave de los éxitos parlamentarios. Pero el año también termina con señales de que la oposición empieza a marcar límites al Gobierno y el Congreso ha sido ámbito de ello. El proyecto de reforma política impulsado por Macri mediante la boleta electrónica, se vio frustrado o por lo menos postergado; el debate sobre la reforma del impuesto a las Ganancias fue impuesto por la oposición; otro tanto sucedió con la emergencia social, impulsada por sindicatos y movimientos sociales.
Es así como el primer año de Macri termina con un balance positivo en lo político, pero con señales de que puede venir uno más difícil, donde la elección de medio mandato y que se concrete o no la recuperación de la economía, serán las dos cuestiones claves.