Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Autor de un thriller

La historia de la energía atómica en el país tuvo su origen en un error. Según relata Mariscotti en El Secreto Atómico de Huemul, el bleff de Perón al anunciar en 1951 la fusión nuclear en la isla de Huemul, cercana a Bariloche (algo que recién ocurrió en 2013, en un laboratorio de California), dio lugar a la creación de una comisión revisora, antecedente de la actual Comisión Nacional de Energía Atómica. A partir de allí, el autor destaca los logros. Entre otros, la construcción de la primera central atómica (Atucha 1), el desarrollo de un radioisótopo que se usa en el 80% de los estudios de medicina nuclear, y la exportación por cuenta de Invap de dos centrales nucleares llave en mano a Egipto y Australia.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar