Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

5 HORAS EN… EL CAIRO

Famosa por sus pirámides y por haber sido escenario de grandes civilizaciones hoy desaparecidas, la capital egipcia denota, incluso en la visita más breve, su milenaria historia.

5 HORAS EN… EL CAIRO

Paraíso de arqueólogos e historiadores, la ciudad de El Cairo, capital de Egipto, es dueña de una pacífica convivencia entre antiguas tradiciones y vida urbana, en la que confluyen influencias árabes, africanas y europeas.

- Tras una reunión de trabajo o convención laboral, cuando el tiempo libre apremia para descubrirla, lo mejor es tomar un taxi rumbo al este. Allí el zoco espera en la zona islámica de la ciudad con la posibilidad de hacer compras y contemplar a la vez las mejores expresiones de la arquitectura árabe. Quien estuvo en algún país de Medio Oriente sabe que debido a la compleja distribución de las calles de las Medinas es fácil perderse, por lo tanto, contratar a uno de los guías que se ofrecen en todas las esquinas es la mejor opción. Una primera hora es ideal pasarla allí, sintiéndole el pulso a una de las zonas más genuinas de la ciudad.

- Una alternativa acertada es visitar también las tiendas que venden desde alfombras hechas a mano hasta especias. El regateo es más una ley que una costumbre y los comerciantes plantean un precio inicial hasta un 200% más alto que el real, esperando el pedido de rebaja. Incluso, quien está dispuesto a pagar de más, se ve obligado por el vendedor a entablar una discusión en torno al costo del producto, por lo que hay que dedicar bastante tiempo a cada transacción.

- Más tarde, antes de abandonar la zona musulmana, no hay que perderse la Madraza Sultán Hassan, edificada en 1256, que es juzgada por muchos como el templo más imponente de Egipto. Sin dudas que hay que pasar allí un buen rato dejándose sorprender por la impactante construcción.

- A unos pocos minutos de allí se encuentra Al-Dahan, uno de los mejores restaurantes para degustar comida típica, rodeado de mezquitas de más 500 años. Ubicado en la planta baja del hotel Al-Husain, sirve platos compuestos por shawarma, taamiya, kofta, ensaladas con pasta de sésamo o berenjena, kebbe crudo y cocido y falafel egipcio, entre otras raciones ideales para comer con la mano.

- Por último, a 25 minutos en taxi, cerca del Río Nilo, el más largo y mítico del mundo, Giza es el hogar de las pirámides. Un solo vistazo de Keops, aún sin emprender alguna de las largas excursiones propuestas, explica por qué pululan todavía hoy tantas leyendas en torno a su construcción. El regreso al aeropuerto internacional de El Cairo lleva más de 40 minutos.