U$D

Dólar Banco Nación
/
Merval

La Menesunda, una obra "para locos o tarados"

El Museo de Arte Moderno de Buenos Aires trabajó más de un año con Marta Minujín y un grupo de arquitectos para reconstruir una de las obras más polémicas del arte de vanguardia argentino. Se podrá visitar hasta febrero; después está prevista una gira mundial que tiene como primera parada el MOMA, en Nueva York.

La Menesunda, una obra

"La vanguardia sigue siendo vanguardia", dijo Marta Minujín cuando le consultaron por la reapertura de La Menesunda, una de las obras que partió las aguas en el escenario artístico argentino en una época en la que el Instituto Di Tella era el espacio más jugado de experimentación del arte local.

Esas palabras de Minujin, que están lejos de ser una fanfarronada ególatra, describen algo de lo que le pasa al espectador cuando recorre los diferentes espacios que tiene la instalación, y que gracias al trabajo de todo el equipo del Museo de Arte Moderno de Buenos Aires se puede visitar hasta febrero, momento en el que está previsto que viaje al MOMA, en Nueva York.

La obra original data de 1965. Junto a Rubén Santantonin y con la colaboración de los artistas Pablo Suárez, David Lamelas, Rodolfo Prayón, Floreal Amor y Leopoldo Maler, Minujin se había lanzado a la aventura de diseñar una obra inédita para el ambiente artístico argentino.

¿De qué se trataba? No era un cuadro, no era una performance, tampoco un happening ni un espectáculo (como salieron a aclarar en ese momento los propios creadores). Era (y es) una “instalación” de 400 metros cuadrados que, a lo largo de sus 12 ambientes, mezcla diferentes lenguajes y disciplinas, y busca crear una experiencia provocadora que interpele a los visitantes.

Cuando se ingresa a La Menesunda, el sentido de la orientación se atrofia. Y también, para los visitantes que saben que esa obra originalmente se montó en la década de los 60, el tiempo se detiene. Al salir, ¿se sigue en 2015 o se sale en pleno microcentro, en Florida al 900, en 1965?

El sacudón, además de simbólico, es físico. Pasillos angostos llenos de goma espuma (La Ciénaga), una habitación con un circuito cerrado de televisión para verse en las pantallas, un canasto giratorio, una sala con una maquilladora y una masajista o un dormitorio con una pareja en paños menores son algunas de los espacios que conforman la obra.

¿Qué se dijo de La Menesunda en los días de su primera inauguración? Los titulares de los medios de esa época resultan hoy, además de graciosos, impensados: "Te chifla el balero? Andá a la Merezunda!" o "'Algo' para locos o tarados". ¿Por qué los medios de comunicación hablaron así de la obra? Más allá de la propuesta artística, La Manesunda era muy difícil de encasillar en el concepto que la mayoría de las personas tenía de "arte" en esa época, aún después de que las vanguardias de principio de Siglo XX, con Duchamp a la cabeza, ya habían hecho añicos el “aura” intocable de la pintura.

La Menesunda fue un hecho histórico. Miles de personas fueron en aquel momento, revolucionó todo Buenos Aires. Era un recorrido a través de situaciones que buscaban sorprender y sensibilizar al espectador para ser participante”, dijo Minujin sobre la primera experiencia.

La muestra estuvo abierta solamente 15 días y quedaron muy pocos registros fotográficos y fílmicos de la obra, por eso la tarea de reconstrucción fue ardua y muy detallista.

¿Qué queda de los quiebres que produjo la obra original? Probablemente nada de lo que vean en la instalación los visitantes actuales sea escandaloso o exagerado, pero aun hoy la obra mantiene un caracter vanguardista, por la originalidad de la puesta, la diversidad de experiencias, el tamaño de la obra y la genialidad de Marta, que sobrevivió intacta al paso del tiempo.

La obra se puede visitar en el Museo de Arte Moderno de Buenos Aires, en San Juan 350, de 12 a 18 horas. La entrada general vale $20. La cantidad de personas que puede recorrerla diariamente es limitada (se entregan 400 entradas por día y se entra de a un visitante por vez), por lo que se recomienda siempre visitarla temprano.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Más notas de tu interés