Suscripción al Newsletter
Ingreso mal su mail!
Recibí las noticias más relevantes del día en tu correo electrónico.
  • Regístrate
  • Ingresá
  • Suscribite
  • Newsletter
Martes 25.11.2014 | 18:37
edición impresa

We
Imprimir Enviar Votar
0

Si bien el gusto popular todavía no determinó cuál será la canción del verano, de cara al 2013 los precios en la Argentina ya bailan al ritmo de la inflación. Sin cambios aparentes en las partituras del Gobierno respecto a la política económica, los principales actores económicos se anticipan a la presión inflacionaria y anuncian aumentos en bienes y servicios.
Transporte, electricidad, ABL, colegios, prepagas, telefonía celular, patentes e impuestos inmobiliarios son algunos de las facturas que llegarán con subas a partir del 1° de enero. Con acuerdos de paritarias cerrados en torno al 24%, los aumentos salariales acompañarán los incrementos de precios. Además, la excepción del pago del impuesto a las Ganancias en el aguinalo de fin de año que anunció por cadena nacional Cristina Kirchner este miércoles, brindará una tregua al bolsillo en las fiestas. Sin embargo, el desafío diario del consumidor para 2013 será alcanzar la suba de precios creciente.
Mientras el Gobierno insiste con una proyección de inflación del 10,8% -según puede leerse en la ley de Presupuesto 2013 aprobada por el Congreso-, las estimaciones de las consultoras privadas la ubican por arriba del 25%. En tanto, para la gente la inflación esperada para los próximos 12 meses, en promedio, se ubica en torno al 35%, según la última encuesta de expectativas de inflación del Centro de Investigación en Finanzas de la UTDT.
"La clave no pasa por qué tarifa aumenta, sino por cómo se sube esa tarifa, porque la gente está muy sensible y espera aumentos acordes con la inflación, esto es, del orden del 1,5 o 2% mensual", explica Martín Tetaz, economista y docente especializado en economía del comportamiento. Y agrega: "El gran error sería aumentar un 25% de una sola vez, porque se pierde la oportunidad de ir aumentando paulatinamente sin que ello afecte las percepciones de los consumidores".
Luego de un 2012 en que las medidas oficiales consagraron a la economía como la vedette de la temporada, el 2013 reserva un rol protagónico también para la política, con vistas a las elecciones de medio término del próximo octubre.
Al respecto, el factor electoral podría tener un efecto paradójico en los precios, coinciden los especialistas consultados por El Cronista WE.
Por un lado, es sabido que la lógica electoralista desaconseja ajustes tarifarios con una elección en ciernes, con lo que las facturas de servicios básicos como electricidad, agua y luz seguirán atravesadas por la leyenda "consumo con subsidio del Estado Nacional". La política de subsidios fue, junto al control del tipo de cambio, una suerte de ancla inflacionaria durante toda la gestión de Cristina Kirchner.
Sin embargo, la misma urgencia electoral impondrá la necesidad de mostrar una economía vigorosa, por lo cual se descuenta un aumento del gasto público financiado con más emisión monetaria. La conclusión: una mayor presión inflacionaria y un mayor costo de vida, dicen los analistas.

Electricidad
Apagón y después
Exactamente un año atrás, el Gobierno esbozaba un sinceramiento tarifario al impulsar la eliminación de los subsidios en los servicios de luz, agua y gas, en los barrios de mayor poder adquisitivo de la Capital y en la provincia de Buenos Aires. La iniciativa tuvo un alcance limitado y, como lo prueba el apagón de la semana pasada que hizo colapsar la capital porteña, poco cambió en el deteriorado sistema energético.
"La actualización tarifaria de energía no puede esperar hasta 2015", dice Carolina Schuff, economista de Abeceb.com, sobre uno de los principales cuellos de botella con lo que se encuentra el modelo K por la sangría que implica el gasto energético en las balanza comercial. Y agrega: "La diferencia entre el costo medio real de la energía y el que pagan los usuarios subsidiados superó el 560% en 2011".
A raíz de la desaceleración de la economía, el estado cuenta hoy con un menor margen para subsidiar el sistema. Cabe considerar que los subsidios al sector energético representaron cerca de un 10% del gasto del sector público nacional en 2011, según cifras de Abeceb.com.
En este contexto, desde el Ejecutivo nacional se allana el camino para retomar el malogrado plan de subas tarifarias: según revela el Presupuesto 2013, los cargos específicos a las facturas de luz, gas y agua, que antes eran aplicados vía decreto, ahora estarán contemplados dentro de la ley que debe sancionar el Congreso. De esta forma, el Gobierno tendrá la potestad de implementar aumentos.
Si bien tanto la ciudad como la provincia de Buenos Aires cuentan con las tarifas más rezagadas a nivel nacional en comparación con la media regional, de todas formas, y a pesar de la crítica situación energética, el criterio electoral se impondría y no habría cambios drásticos al menos hasta octubre, creen los economistas consultados por WE.

ABL
Sintonía inflacionaria
Para los porteños, el año nuevo llegará con aumentos bajo el brazo. Por un lado, a partir de enero empieza a correr el aumento de 300% en el ABL que ya se anunció este año. Pero hay más: según confirmaron fuentes del gobierno porteño, el jefe de Gobierno Mauricio Macri dispuso un nuevo incremento de los impuestos vecinales que rondará el 23% en promedio durante 2013. Así las cosas, la suba de precios va en sintonía con el ritmo inflacionario.
Desde la Agencia Federal de Ingresos Públicos informaron de los 1,7 millones de contribuyentes que tiene la ciudad, el 44% recibirá una actualización de hasta 24%; el 39%, de hasta 50%; el 5%, de hasta 75%, y el 3,5% del padrón, de hasta 100%. En tanto, el 8,5% permanecerá exento de pago. El aumento impositivo le reportará unos $ 600 millones adicionales al fisco capitalino.

Patentes
Parque automotor en la mira
En su afán recaudatorio para no caer en la situación de asfixia fiscal al que son sometidos los distritos opositores desde el poder central, el gobierno porteño tiene más aumentos en estudio.
Ante la merma en la recaudación por el derrumbe de las operaciones inmobiliarias, los funcionarios de la ciudad decidieron ajustar en uno de los mercados que más dinamismo cobró en los últimos años: el de venta de vehículos. Paradójicamente, este fenómeno tiene su explicación por el propio contexto inflacionario: cambiar el auto es hoy una de las mejores opciones para preservar el valor de la moneda.
Al respecto, el proyecto de presupuesto que el gobierno porteño envió a la legislatura incluye un alza de entre 1,5% y 3% en la alícuota que ya se le cobra a la transferencia de vehículos usados. Además, funcionarios municipales confirman que buscarán aplicar una tasa del 1% en concepto de sellos en los vehículos 0 Km.

Colegios
Aumentos a la carta
Después de las vacaciones de verano, el comienzo del ciclo lectivo 2013 también llega con aumentos. Infalibles, las cartas con las nuevas cuotas fueron llegando durante los últimos meses a los padres con chicos en colegios privados.
En este rubro las alzas también están sujetas a los subsidios que aportan los gobiernos, ya sea nacional o porteño. Las subas rondarían el 15% para las instituciones que reciben aporte estatal y alcanzan un 30% en las escuelas privadas que no reciben subsidios.
Ya acostumbrados a los efectos de la presión inflacionaria, desde los colegios buscan anticiparse a los pedidos de subas salariales que los docentes vienen realizando los últimos veranos, lo cual han llegado a postergar el inicio de clases.
"Por ser un año electoral, el 2013 será propicio para las pujas distributivas. La gente sabe que al Gobierno le sale muy caro, electoralmente hablando, decir que no, de modo que recrudecerá la protesta", sostiene Tetaz, respecto a posibles paros, cortes o movilizaciones.

Prepagas
El precio de la salud
Al fin de cuentas, lo importante es la salud. Y mantenerla será más caro en 2013: desde octubre las cuotas de medicina prepaga sufrieron un incremento de 7% y desde el sector auguran que no será el único ajuste. Según la Cámara de Instituciones Médico Asistenciales (CIMARA), que agrupa a las principales prepagas del país, se trata del primer aumento del año paritario del sector, que arranca en agosto y finaliza en julio de 2013. Para ese período, los trabajadores del gremio de la Sanidad cerraron un aumento salarial del 25%.
Ante este panorama, las prepagas pidieron autorización al secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, para incrementar sus cuotas un 25% en dos etapas. De hecho, se lo comunicaron por carta a sus asociados. Así las cosas, las empresas buscarán trasladar la diferencia a las facturas de los consumidores, por lo que no se descartan ajustes en el primer trimestre del año entrante.

Telefonía móvil
Señales alcistas
A pesar de las quejas por la falta de señal y las deficiencias en el servicio de telefonía móvil - reflejado en el “apagón de celulares” del pasado miércoles convocado por clientes indignados en redes sociales-, las principales operadoras anunciaron una serie de aumentos en los próximos meses que prometen hacer vibrar los bolsillos de los usuarios.
Desde Movistar, la empresa de la española Telefónica, comunicaron que aplicarán una suba de entre un el 9% y el 12% en sus planes, la cual se reflejará en la facturación de diciembre y enero. Por su parte, Personal ajustó en octubre un 9% sus planes con abono. Desde la empresa el grupo Telecom aclaran que sus clientes prepagos, que representan casi un 70% de su base, no sufrirán cambios durante lo que resta del año.
En tanto, Claro, el mayor operador del mercado, también hizo saber que subirá sus tarifas a partir del 28 de diciembre.
Por ley, los aumentos de precios deben ser comunicados a los usuarios con 60 días de anticipación, con lo cual posibles nuevos incrementos llegarían recién el año próximo en un sector que demanda inversiones permanentes de las operadoras y del Estado para hacer frente al exponencial crecimiento del parque telefónico.

Subtes
El boleto de la discordia
Con los pasajeros como rehenes, la disputa entre los gobiernos nacional y porteño por el traspaso del subte fue una de las novelas políticas del año. El capítulo final lo escribió Mauricio Macri el pasado martes, cuando anunció que su gestión se hará cargo del servicio a partir del 1° de enero.
Así, luego de diez meses de discusión, el líder del PRO enviará un proyecto de ley a la Legislatura para tomar el control del transporte. Desde el gobierno porteño trascendió que para evitar un tarifazo una vez que la Nación deje de aportar los $ 30 millones en subsidios, se podrían implementar nuevos impuestos. Combustibles líquidos, peajes y ABL están en la mira.
De todas formas, la posibilidad de un ajuste en el precio del boleto sigue latente. A principios de este año, el gobierno porteño había llevado la tarifa de $ 1,10 a $ 2,50 y el propio jefe de Gobierno declaró en su momento que para funcionar "los subtes necesitan una tarifa de $ 5,50".

Impuestos
La apuesta bonaerense
Del otro lado de la General Paz, los bonaerenses también deberán enfrentar una batería de aumentos. La Legislatura provincial aprobó una reforma fiscal impulsada por el gobierno de Daniel Scioli, en la que se cuentan alzas en Sellos, Ingresos Brutos y Patentes entre otras alícuotas. Una de las más sensibles será la que se aplicará sobre el Impuesto Inmobiliario urbano. Los aumentos van del 20% al 60% según el valor de la propiedad y se empezarán a pagar a partir del primer bimestre del 2013.
En tanto, se actualizará la base imponible del valor de venta de automóviles. Y los rodados de alta gama modelo 2012 deberán pagar en la Provincia una cuota extra a partir del año que viene.
De esta forma, la gestión bonaerense busca fortalecer la recaudación de cara a un año electoral y de alta inflación, en el que deberá garantizar los salarios a unos 550.000 empleados públicos y soportar las presiones de la Casa Rosada. z we

comentarios
IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
Para comentar debe estar logueado. Ingrese a través de: O puedes ingresar con tu usuario del cronista.com

¿Olvidó su contraseña? Recordarme en este equipo

No hay comentarios registrados para esta noticia

No hay comentarios destacados para esta noticia

Responda la consigna para confirmar su voto

Enviar voto