Las 10 claves de la pelea Cristina vs. Moyano

Pese a que cerró la negociación paritaria, el paro nacional para la semana próxima sigue en pie. Ayer nomás, el líder de la CGT bendecía la candidatura de Boudou y rendía pleitesía a la Presidenta. Hoy denosta al vicepresidente y afirma que Cristina Kirchner debería ser "menos soberbia". Los motivos que aceleraron una ruptura anunciada.

1|El poder que supimos construir El sindicato de los Camioneros fue creado en 1943 y logró la personería gremial número 299 en 1955. Diez años más tarde se creó la Federación Nacional de Trabajadores Camioneros y Obreros del Transporte de Cargas que nuclea a todos los sindicatos del país. Hoy se estiman en 200.000 los afiliados al sindicato de Camioneros. Fueron justamente los Kirchner los que llevaron a Moyano al trono de la CGT, aunque él había votado a Adolfo Rodríguez Saá en las presidenciales de 2003. La empresa Carrefour fue la primera en conocer el nuevo poder cuando, bloqueo mediante, se pasaron 300 afiliados del gremio de Armando Cavalieri a las huestes de camioneros. El leading case pasó a ser un hábito en la medida en que 60.000 personas pasaron a engrosar sus arcas en tanto que los resultados y negociaciones lo avalaron. Pese a su poder, Moyano sigue muy lejos del millón de afiliados que tienen Comercio y Alimentación, pero está más cerca del bendecido presidencial para reemplazarlo, Antonio Caló, que nuclea unas 270.000 cápitas. Ya antes del aumento del 25,5% cerrado ayer, los camioneros figuraban a la cabeza de los mejores pagos con salarios mínimos de bolsillo de unos $7000. El poder se expande en 14 ramas de actividad: carga, repartidores, barrenderos, recolectores de basura, empleados postales, entre otros, que le permiten a Moyano decir que con sólo cinco llamados puede parar el país. De hecho, se lo reconoce como el sindicalista con más poder desde la época de Lorenzo Miguel. "Para negociar hay que patear el tablero, golpear fuerte", describe un integrante de la mesa chica de Azopardo.

2|Días de campaña Comenzó la cuenta regresiva para el próximo 12 de julio en que se renovará el consejo directivo de la CGT y a su titular, el secretario general. La cantidad de votos necesarios dependerá del número de congresales pero se calcula que se necesitan unos 900 delegados para ganar la elección. El nuevo mandato se extenderá por otros cuatro años. Las negociaciones están al rojo vivo en la sede de Azopardo, en tanto la comisión fiscalizadora constituida por el Consejo Directivo todavía no dio a conocer los datos oficiales de cuántos delegados le corresponden a cada sindicato (proporcionalmente a su cantidad de afiliados). Entre la liga de los moyanistas aparecen hoy: Gerónimo Venegas, secretario general de UATRE (peones rurales); Julio Piumato, secretario general de UEJN (judiciales); Sergio Palazzo, secretario general de la Asociación Bancaria, y Jorge Lobais, secretario general del sindicato de Trabajadores Textiles. Entre los principales sindicatos que lo acompañan figuran el Sindicato Único de Trabajadores de Peajes de la Argentina (SUTPA, con uno de sus hijos como máximo referente); la Unión de Sindicatos de la Industria Maderera, el Sindicato del Personal de la Industria de la Carne, los Canillitas, el Sindicato de Empleados de Dragado y Balizamiento y el de Pilotos.

3|Cristina no es Néstor Tras la muerte de Néstor Kirchner, todo cambió. En particular, la valoración que la propia Presidenta parecía tener de aquella alianza otrora "indestructible". La pelea de poder entre Moyano y el Gobierno comenzó a insinuarse aún antes de que CFK obtuviera su contundente triunfo en las elecciones de octubre pasado. Nunca se supo con certeza cuál fue el detonante que precipitó la ruptura, aunque mucho se especuló con una supuesta discusión telefónica entre Néstor Kirchner y el camionero en las horas previas a la muerte del ex presidente. Se dijo que en esa charla Moyano le habría reprochado a Néstor la falta de apoyo a su entonces flamante conducción en el PJ de la provincia de Buenos Aires. Pero en el programa A Dos Voces de TN, el mismo día que anunciaba el paro nacional, el propio Moyano lo desmintió. La duda siempre quedará flotando. De hecho, aquel día de 2010, varios ministros decidieron no concurrir a la reunión del PJ convocada por Moyano por considerar que era imprudente hacer un acto político y de respaldo al líder cegetista, justo en momentos en que éste aparecía vinculado al dirigente ferroviario José Pedraza, acusado por el asesinato del militante social Mariano Ferreyra. Después fue el turno del exhorto suizo, vinculado a la investigación de la mafia de los medicamentos, y la amenaza de huelga nacional de Moyano, que finalmente quedó trunca.
La "caída en desgracia" del camionero y su expulsión del universo K se aceleró durante el armado de las listas con vistas a las elecciones de 2011, cuando reclamó el cargo de vicepresidente para un hombre del movimiento sindical. La Presidenta no sólo hizo oídos sordos a ese reclamo. Tampoco le concedió los lugares que el camionero pretendía para los sindicalistas en las listas de candidatos a legisladores. Y el "Negro" fue acumulando bronca. Hasta que explotó. Lo puso en evidencia cuando decidió alejarse de la conducción partidaria (argumentó que el PJ era una cáscara vacía), advirtiendo que a este Gobierno le faltaban peronistas. Al nuevo esquema de poder diseñado por CFK, le dedicó entonces una frase demoledora: los dirigentes de La Cámpora "son chicos bien", lanzó. La guerra escaló hasta niveles insospechados cuando el Gobierno comenzó a ejercer sorda presión para sacar a Moyano de la conducción cegetista e impulsar en su reemplazo al metalúrgico Antonio Caló.

4|No voy en tren, voy en camión En la Argentina el 84% de todo lo que se transporta se lleva en camión, el 14,5% en tren y el 1,5% en barco, según los datos de FADEAAC. En los países más desarrollados otra es la realidad: 50% suele ir por tren, 40% por los caminos y 10% por agua. De ahí que el propio Banco Mundial define en un relevamiento sobre eficiencia logística que la Argentina debería transformar su sistema de transporte en uno más polimodal. La historia reciente permite resumir el retroceso que vivieron los trenes en detrimento de los camiones. Entre 1870 y 1914 se construyó la mayor parte de la red ferroviaria a partir del aporte de capitales de origen inglés, francés y argentino y se llegó a ocupar el décimo puesto en extensión en el mundo con cerca de 47.000 kilómetros. En 1946 el Estado decide nacionalizar el sistema ferroviario y adquiere las compañías británicas y francesas que operaban la red. El período regresivo comienza a partir de 1958, cuando se incentivan las políticas a favor del desarrollo automotriz, lo cual supuso planes de clausura y levantamiento de vías de tren. En la década del '90 se inició un nuevo proceso de concesiones al capital privado que no incrementó en absoluto la red y se convirtió así en un camino inverso.

5|Quiso ser Lula No es ninguna novedad que el líder de la CGT llegó a soñar despierto con la posibilidad de jugar en las grandes ligas de la política y convertirse en el "Lula" argentino. La llegada al Planalto de Luiz Inacio Lula Da Silva, el primer presidente de origen sindical de Brasil, lo animó más de una vez a imaginarse a sí mismo como su reflejo local. El año pasado, cuando el divorcio con el kirchnerismo ya empezaba a insinuarse, Moyano se atrevió a blanquear su ambición presidencial frente a Cristina, en un multitudinario acto organizado por la CGT: "Creemos que ha llegado la hora de los trabajadores. Así como hubo militares, empresarios, profesionales, deportistas, hasta cómicos han sido presidentes de la Nación, por qué no puede surgir (un mandatario) de las filas de los trabajadores. Este es el desafío que tenemos", se desató el camionero. Semejante osadía verbal fue cortada en seco por la propia Cristina -presente en el acto-. La Presidenta enseguida se apuró a recordarle que
ella misma era una trabajadora. Allá por 2009, Moyano también se animó a coquetear con una candidatura a gobernador de Buenos Aires por el peronismo. Pero esa postulación que nunca fue encontró el mismo escollo que su anhelado proyecto presidencial: las encuestas jamás dejaron de reflejar el fuerte rechazo de la sociedad -en especial de la clase media- a su figura.

6|Negociaciones ventajosas En 2008 la pauta salarial del Gobierno daba 19% y se firmó en torno al 27%; en 2009, la pauta daba 15,5% y se firmó por 19,5%; en 2010 la pauta daba 24% y se firmó por 29% y en 2011 daba 25% y se firmó por 30%, resumen en el Ministerio de Trabajo los porcentajes acordados en las últimas paritarias. Sin embargo, a la hora de buscar a los ganadores, Moyano aparece a la cabeza. No sólo por haber sido uno de los que durante los últimos años se convirtió en leading case, sino por el efecto directo que tuvieron en sus bolsillos las últimas negociaciones selladas. De hecho, de no haber sido por la presión para producir "paz social" en palabras de Luis Morales, titular de FADEAAC, los empresarios no estaban dispuestos a superar el 21% este año. La nueva negociación comenzó con un paro de los transportadores de combustible el lunes 7 de mayo en las plantas de la Destilería Argentina de Petróleo S.A. (Dapsa) de Dock Sud y Campana y paradójicamente, terminó con un faltante de combustibles unos 35 días después. El nuevo acuerdo del 25,5% sellado ayer es 7,5 puntos superior al bendecido por el Gobierno y unos 2,5 puntos mayor al sellado por Antonio Caló, su enemigo íntimo al frente de la UOM.

7|Ganancias que no cobrarás Si bien en términos bilardistas el porcentaje fue mayor, hay otra campaña que "el Negro" no logra ganar: la de ganancias. Hace ya mucho tiempo que no es escuchado por la Rosada respecto de le necesidad de actualizar el tope salarial -técnicamente llamado mínimo no imponible-. Es esta batalla la que le genera cada vez más adhesiones entre sus pares ya que, inflación mediante, unas 350.000 personas más empezarán a pagar ganancias post paritarias y se incorporan así al 1,5 millón de personas que ya están alcanzadas. Otras 200.000 personas dejarán de percibir sus salarios familiares por la falta de actualización. En 2011 el mínimo no imponible se ajustó en abril en un 20%. Para este año se espera una nueva modificación que, según palabras de la propia viceministra Noemí Rial, ya está en estudio. Claro está, la funcionaria fue desmentida porque tiene que ser la Presidenta quien realice el anuncio. La pelea que tienen por delante los gremios no es un dato menor. Según números de la consultora Mercer, un 88% de los empleados registrados de grandes empresas está dentro de convenio. De ese porcentaje el 60% de las empresas tiene empleados de un solo convenio, mientras que el 38% tiene que negociar con más de un sindicato. Dentro de la totalidad del mercado laboral, el 60% de los asalariados registrados está sindicalizado.

8|La caja no está Mientras sigue librando las causas abiertas en la Justicia, Moyano tiene otra pelea de fondos con la Presidenta. Asegura que el Estado les debe unos $ 12.000 millones a las obras sociales sindicales. El pago de la Administración de Programas Especiales (APE) continúa retrasado. La situación se agravó en marzo cuando Cristina transfirió el organismo encargado del pago de reintegros a las obras sociales sindicales a la órbita de la Superintendencia de Servicios de Salud, que lidera la dirigente ultrakirchnerista Beatriz Liliana Korenfeld.

9|La hora de los Gordos Luis Barrionuevo, secretario general de Gastronómicos y líder de la CGT Azul y Blanca, enfrenta a Moyano y al gobierno nacional, por eso se alineó con los Gordos, la facción con mayor cantidad de delegados de cara a las elecciones. Armando Cavalieri, secretario general de Comercio, es uno de los enemigos íntimos de Moyano; Ricardo Pignanelli, de SMATA; Oscar Lescano, de Luz y Fuerza; Carlos West Ocampo, de FATSA y Héctor Daer, de la Asociación de Trabajadores de Sanidad, son otros de los gremialistas que ya advirtieron que el ciclo de Moyano está cumplido. Los Gordos se opusieron históricamente a la conducción de Moyano apoyada por el kirchnerismo y ahora van por la revancha. Algunos ven en Barrionuevo una figura combativa que les permitirá acceder nuevamente a la Secretaría General. Otras facciones negocian con los independientes y apoyarían a Antonio Caló. Desde Camioneros ya tejen alianzas y hacen cuentas.

10|Tiempo de conversos Antonio Caló, secretario general de la UOM logró el aval de CFK y se convirtió en el candidato natural. Entre sus principales referentes aparecen Andrés Rodríguez, de UPCN; Gerardo Martínez, de UOCRA; y Omar Viviani, del sindicato de peones de taxis, quien solía ser un fiel ladero de Moyano. Caló logró sobrellevar el enojo K por el paro que impulsó el 10 de mayo pasado. Desde el Gobierno amenazaron con buscar un nuevo candidato (se mencionó a Viviani) pero finalmente llegaron a un acuerdo. La cuestión de fondo de los independientes gira ahora en torno a las alianzas: algunos no ven con buenos ojos el acercamiento de "Los Gordos". Otros creen, sin embargo, que esa es la única posibilidad latente para ganarle la pulseada a Moyano, quien ya no es Hugo, al menos para CFK. z we

Tags relacionados
Noticias del día