VÍAS NAVEGABLES

El ministro en su laberinto

Alexis Guerrera, titular de la cartera de Transporte, logró un amplio consenso en el sector fluvio marítimo: todos los actores están descontentos con su accionar

 Pocas veces sucede que gremios, prestadores de servicios y usuarios coincidan plenamente en algún tema relativo al transporte y la logística fluvial y marítima. Alexis Guerrera lo hizo posible con una gestión que tiene empantanados los principales temas que atañen al sector.

"Tenía que hacer dos cosas: licitar el puerto de Buenos Aires y la Vía de Navegación Troncal. No hizo ninguna de ellas", dijo a Transport & Cargo Juan Carlos Schmid, secretario general del Sindicato del Personal de Dragado y Balizamiento y de la Federación Marítima, Portuaria y de la Industria Naval (FeMPINRA).

No es casual entonces que la FeMPINRA, luego de declarase en estado de alerta por las demoras registradas, haya convocado para el jueves 21 de abril a un cese de actividades por 24 horas en las terminales portuarias y el corredor fluvio-marítimo de exportación. La Argentina no tendrá comercio exterior ese día toda vez que por el río se mueve el 90% de todo lo que comercializamos con el mundo. Un lujo que un país hambriento de divisas no debiera darse.

En un comunicado que lleva el contundente título de "Así no va", el gremio que conduce Schmid destacó la "no resolución de la concesión del dragado de la Vía Navegable Troncal del Río Paraná Paraguay perdida en un laberinto sin salida. También el dragado del Canal Magdalena, siendo que estas obras beneficiarán a todos los argentinos".

"Desde abril de 2021cuando finalizó la concesión a cargo de Hidrovía S.A. se fueron tomando decisiones que lamentablemente crearon un verdadero pantano en la adjudicación de la principal ruta de navegación", destacó la FeMPINRA en el comunicado en donde justifica su medida de fuerza.

Quienes también se manifestarán son las organizaciones gremiales, sociales y políticas que forman parte de la "Coordinadora por la Soberanía del Río Paraná y el Canal Magdalena".

Se movilizarán este miércoles 20 de abril en una "marcha nacional en defensa del Río Paraná y el Canal Magdalena" como así también para defender la "soberanía marítima, fluvial y la industria naval y del trabajo argentino".

El Canal Magdalena fue aprobado por Argentina y Uruguay, tiene todos los estudios ambientales, su audiencia pública realizada y los fondos asignados en el presupuesto nacional. Solo requiere de una carilla rubricada por el ministro Guerrera para que la Administración General de Puertos (AGP) largue la licitación cuyos pliegos ya están confeccionados. Desde junio 2021, el expediente bosteza en los cajones del ministerio de Transportes.

Croquis del Canal Magdalena

También está trabada la adjudicación para el mantenimiento de la Vía de Navegación Troncal. La "licitación corta", tenía a un grupo que había pasado el sobre uno, pero de todos modos fue declarada desierta por el ministerio de Transporte aduciendo falta de competitividad. No fue el mismo criterio que utilizó a la hora de adjudicar el contrato de balizamiento, donde existió prácticamente una sola oferta. Todo volvió a fojas cero en el dragado.

SITUACIÓN COMPLEJA

La situación actual es por demás compleja. La AGP tiene la responsabilidad de mantener la vía navegable y para ello contrató a la Compañía Sud Americana de Dragados, del Grupo Jan de Nul. AGP cumple con su rol, no puede hacer más que eso. Todo lo que sea más allá, reviste características de excepción y requiere la aprobación de la Subsecretaría de Puertos, Vías Navegables y Marina Mercante de la Nación (SSPVN), también dependiente de Transporte. Hasta ahora, todas las excepciones presentadas por AGP para aumentar las tareas de dragados no fueron aprobadas por la mencionada subsecretaría. Se excusan en que, por haber bajante, no hay sedimentación, cuando la experiencia indica que es en estos momentos cuando hay que aprovechar para realizar las obras de adecuación y ensanche necesarias.

También se atemorizaron por un minúsculo grupo de supuestos ecologistas que se manifestaron en la localidad de Ramallo. "Los asustaron con un revolver de juguete", como bien señaló un experimentado referente del sector.

"El dragado en ningún lugar del mundo se prohíbe, sino que se lo regula. Con la capacidad ambiental que tiene este río se puede dragar hasta un punto sin generar ninguna pérdida al medioambiente", señaló Ángel Elías, un gran conocedor del río que con un conjunto de expertos creó el proyecto Smart River.

Lo cierto es que hoy la empresa dragadora no tiene suficiente trabajo, por ende, avisa que podría llegar a suspender personal. Esto inquieta a los gremios, pero también a los puertos y a las navieras que observan un río cada vez más difícil de navegar por la falta de agua.

Bajo el título de "el río suena: se viene otra bajante y es imperioso solucionar el dragado de la hidrovía", la Cámara de Actividades Portuarias y Marítimas (CAPyM), la Cámara de Puertos Privados Comerciales (CPPC) y la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) expresaron su preocupación por el crítico panorama que atraviesa la actividad portuaria y que afecta severamente la competitividad de las exportaciones. Esta situación obliga a transportar mercadería hacia otros puertos argentinos por vía terrestre, con el consiguiente impacto sobre la seguridad vial, el mayor deterioro de la infraestructura vial y ferroviaria y el aumento de los costos logísticos. Una locura por donde se lo mire.

Asimismo, la CPPC solicitó una reunión de carácter urgente al ministro Guerrera, a los fines de expresarle su profunda preocupación "debido al crítico panorama que atraviesa la actividad portuaria producto de la bajante extraordinaria del río y los últimos acontecimientos vinculados con la licitación del mantenimiento de la vía navegable troncal".

En la nota de pedido, que lleva la firma del presidente de la CPPC, Luis Zubizarreta, se resalta "la imperiosa necesidad de continuar con las tareas de dragado de mantenimiento para garantizar la operación en plena bajante del río".

PROPUESTA

La solución a esta problemática está a la vuelta de la esquina. Las miradas debieran dirigirse hacia el Paraná Guazú, una vía que podría habilitarse en unos dos meses con el dragado de ciertos pasos.

La opción superadora pasa por el Paraná Guazú - Pasaje Talavera, Canal Buenos Aires, Río de la Plata y Canal Magdalena, junto a la ampliación en ancho de solera y la profundización del Canal Coronel Martín Irigoyen a efectos de potenciar el polo de Zárate y Campana. La solución está allí, en una ruta que respeta la historia y la naturaleza, y que permite un calado de 42 pies desde el corazón de la producción argentina al mar.

Para ello, el gobierno debiera salir del pantano en el que se encuentra, y que la SSPVN, emita las ordenes de trabajo a la empresa dragadora para que avance rápidamente en este sentido. El dinero está porque hoy es mucho más lo que se recauda por peaje que lo que se gasta en dragado.

La estructuración de esta nueva propuesta de vía navegable se encuentra en tres libros de reciente aparición.

Esta trilogía está disponible sin cargo en su versión papel y puede solicitarse en info@globalports.com.ar.

Los formatos electrónicos donde se encuentran linkeados los documentos completos que justifican el proyecto, pueden descargarse gratuitamente:

La hora del canal Magdalena: es.calameo.com/read/006200032fc3b325deeba

Canal Buenos Aires, el eslabón perdido: es.calameo.com/read/006200032b428a7b2964a

Canal Martín Irigoyen, hacia una nueva vía navegable: es.calameo.com/read/006200032d58f8de1a30f

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios