Suscripción al Newsletter
Ingreso mal su mail!
Recibí las noticias más relevantes del día en tu correo electrónico.
  • Regístrate
  • Ingresá
  • Suscribite
  • Newsletter
Miércoles 17.09.2014 | 10:31
edición impresa

Un escándalo por supuesto fraude en Petrobras salpica a Dilma, en pleno año electoral

Ripe

La petrolera brasileña habría pagado en 2006 sobreprecios en la compra de una refinería en Texas. El negocio fue autorizado por Rousseff que en esa época era la jefa de Gabinete

Imprimir Enviar Votar
0

La admisión del gobierno brasileño de que la compra de la refinería de Pasadena, en Texas, de parte de Petrobras se basó en un informe “técnica y jurídicamente defectuoso” le dio mayor dimensión a una polémica de alcance explosivo. Para el Tribunal de Cuentas (TCU), que investiga el caso, las declaraciones de la administración de Dilma Rousseff alimentan la posibilidad de que haya habido fraude en la transacción.
En el Congreso, la oposición salió al ataque y exigió explicaciones a la presidenta y a directores de Petrobras. El líder de la minoría, Domingos Sávio, del opositor Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), comenzó el miércoles a juntar firmas para un proyecto de resolución que instituye una Comisión Parlamentaria de Investigación (CPI) para analizar la compra y venta de activos de Petrobras en el exterior.
Una nota publicada por el diario ‘O Estado de Sao Paulo’ ese día informó que la Presidencia admitió, por primera vez, que la adquisición de 50% de las acciones de la refinería de Pasadena, en 2006, fue autorizada por Rousseff, que en esa época presidía el Consejo de Administración de Petrobras y era ministra de la Casa Civil.
Pero una vez consumada la transacción, Dilma y el resto de los consejeros se habían enterado que el “resumen ejecutivo” utilizado para aprobar la compra omitía dos reglas vitales de la operación: la cláusula ‘put option’, que garantizaba la posibilidad de que su socia en la refinería, la empresa belga Astra Oil, vendiera su participación en caso de desentendimientos con Petrobras; y la cláusula ‘marlim’, que garantizaba a los belgas un lucro anual de 6,9%, sea cual fuera la situación del mercado.
“Si las hubiera visto antes, seguramente el Consejo no aprobaba la operación”, declaró el gobierno, que atribuyó directamente la responsabilidad por la elaboración del resumen al entonces director del área internacional de Petrobras, Nestor Cerveró, que hoy se desempeña como director de finanzas de BR Distribuidora.
Las declaraciones sorprendieron al ministro de Tribunal de Cuentas, José Jorge, relator de un proceso que investiga la adquisición de la refinería instalada en Texas. Jorge dijo a Valor que las revelaciones son “extremadamente graves” y que es necesario analizar indicios de fraude en la transacción.
“El Palacio colocó un hecho nuevo en la investigación. Hasta ahora, lo que se pensaba era que la auditoría se hacía sobre documentos efectivos, reales, y que se trataba de un negocio malhecho, donde Petrobras perdió mucho dinero. Ahora, se agrega a eso el hecho de que, aparentemente, pudo haber habido fraude”, afirmó el ministro.
El TCU investiga la adquisición de Pasadena desde 2012. Astra Oil compró la refinería en 2005 por u$s 42,5 millones. El año siguiente, Petrobras entró en el negocio al desembolsar u$s 360 millones por 50% de la refinería. Desde entonces, las socias se enfrentaron en conflictos judiciales. Los belgas ejercieron la cláusula ‘put option’ para vender la segunda mitad del negocio. Petrobras negó la oferta y la disputa siguió en la Justicia, hasta que la Cámara Internacional de Arbitraje de Nueva York decidió que la estatal tenía la obligación de aceptar el negocio, por lo cual Petrobras tuvo que colocar otros u$s 820,5 millones por el control de 100% de la refinería.
Por un costo total de u$s 1.180 millones, 25 veces el precio que había pagado Astra Oil, la estatal brasileña compraba una operación que ni siquiera podía refinar su petróleo, muy pesado para la estructura de la refinería. El año pasado, la presidenta de Petrobras, Graca Foster, contó a los ministros del TCU que había recibido propuestas para comprar la refinería de entre u$s 50 millones y u$s 200 millones, pero las había rechazado.

comentarios
IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
Para comentar debe estar logueado. Ingrese a través de: O puedes ingresar con tu usuario del cronista.com

¿Olvidó su contraseña? Recordarme en este equipo

No hay comentarios registrados para esta noticia

No hay comentarios destacados para esta noticia

opinionENCUESTA
Pregunta
¿Cuál fue el objetivo de la aparición pública de Máximo Kirchner?
Lanzarlo como posible candidato para 2015.
Demorar la decisión de Cristina a favor de alguno de los candidatos.
Lanzar la idea de la re-reelección de Cristina para no debatir las urgencias de la crisis económica.

Responda la consigna para confirmar su voto

Enviar voto