Suscripción al Newsletter
Ingreso mal su mail!
Recibí las noticias más relevantes del día en tu correo electrónico.
  • Regístrate
  • Ingresá
  • Suscribite
  • Newsletter
Viernes 01.08.2014 | 06:49
edición impresa

Imprimir Enviar Votar
0
Lejos de cualquier alusión o metáfora deportiva, La Redonda es el nombre de un nuevo espacio cultural en la ciudad de Santa Fe. Ubicado en Salvador del Carril y Las Heras, el antiguo taller de locomotoras en desuso se recuperó y refuncionalizó para cobijar un lugar de arte, cultura y espectáculos. El edificio de 7.000 m2 de superficie y de altísimo valor patrimonial forma parte de un predio de 22 hectáreas conocido como Parque Federal del Bicentenario.
Junto con la fábrica cultural El Molino esta obra integra el plan de recapitalización de la ciudad. Estos espacios están cosidos simbólica e históricamente por un mismo hilo: fueron levantados hace más de un siglo, significaron el progreso en la ciudad, la desaparición del tren en la década de los noventa signó su muerte y casi dos décadas después fueron rescatados para uso público. Una sutura más: el mismo tendido ferroviario vinculaba el Parque Federal y La Redonda con El Molino.
Inaugurada en diciembre de 2010, la ex Estación Santa Fe Cambios se puso en valor y se rehabilitó funcionalmente junto con sus espacios abiertos que la circundan. Después de muchos años de abandono y deterioro de las instalaciones ferroviarias, el gobierno provincial se propuso devolverle a la ciudad el espíritu de aquel lugar emblemático.

Esplendor ferroviario
La instalación de una playa de maniobras para trenes de carga durante los primeros años del siglo XX fue el puntapié inicial de la Compañía Francesa de Ferrocarriles de Santa Fe, que por entonces emprendió un vasto plan de obras para modernizar sus instalaciones. Así fue que 1905 compró 40 hectáreas para el enclave de Santa Fe Cambios, que se ubicaba dos kilómetros al norte de la estación central, en el tendido hacia la ciudad de Reconquista.
La estructura con forma de hemiciclo, destinada a la reparación de material de tracción, fue la niña mimada de este complejo ferroviario. El edificio de forma semicircular de ladrillos vistos y techos a dos aguas, conocido como La Redonda, tenía 40 fosas de reparaciones con una serie de vías convergentes en un punto central donde funcionaba la mesa giratoria que dirigía las locomotoras hacia estos 40 hangares. De 1920 a 1940 tuvo su época de esplendor, con 20 salidas diarias de trenes, dos unidades de maniobras funcionando las 24 horas y hasta 10 cambistas por turno. En 1990, Santa Fe Cambios dejó de operar y sus instalaciones fueron abandonadas un tiempo después.

Obras por doquier
Entre las principales tareas a abordar, la reconstrucción de techos, la refacción de paredes interiores y la restauración de paredes exteriores de ladrillos a la vista compiten en orden de importancia con el cierre de vanos mediante aberturas de aluminio y vidrios transparentes de seguridad y el cierre del edificio para el control y seguridad. Por otro lado, la mesa giratoria para direccionar locomotoras se volvió a poner en funcionamiento.
Para reconvertirlo en el nuevo espacio cultural, se le agregaron nuevas funciones que resignificaron los antiguos espacios. Un hall de esculturas recibe y distribuye hacia el área de administración, la de depósito y restauración o hacia la gran superficie destinada a la exposición de pinturas y el salón de usos múltiples ubicado en la zona curva del edificio. La realización de este proyecto estuvo a cargo de la Dirección Provincial de Arquitectura e Ingeniería (Dipai) que depende del Ministerio de Obras Públicas de Santa Fe.
El terreno donde se emplaza el Parque Federal, también perteneciente al ferrocarril, se encontraba en estado de abandono. Las obras allí se llevaron a cabo para consolidar un eje cultural, social y recreativo, con una propuesta de recuperación integral del espacio al aire libre desarrollada en tres grandes grupos de acciones. En primer lugar hubo que realizar trabajos de limpieza general del predio, de nivelación del terreno y de parquización. En esa etapa también se recuperaron antiguos tanques de agua y de combustibles, así como las torres de señalización y estructuras ferroviarias. En un segundo grupo se concentraron la creación de senderos peatonales y la construcción de calles de mejorado pétreo y cordón cuneta para el tránsito liviano y restringido, a la altura de calle Quintana (vinculación este-oeste), junto con la prolongación de calle Belgrano. Finalmente, el último conjunto aglutinó la iluminación integral del predio, que incluyó la recuperación de las torres de iluminación existentes y la colocación de nuevas columnas en los recorridos peatonales, calzadas y en la zona de las canchas de fútbol. El parque, que se ubica en el centro geográfico de la ciudad, se convirtió en un gran pulmón verde y ya se encuentra abierto. Hoy este espacio multicultural, congrega disciplinas tan diversas como teatro, música, danzas, cine y artes audiovisuales, así como exposiciones, eventos, foros culturales y conferencias. De otro modo, pero igual que hace más de cien años, la maquinaria sigue andando. Lorena Obiol
comentarios
IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
Para comentar debe estar logueado. Ingrese a través de: O puedes ingresar con tu usuario del cronista.com

¿Olvidó su contraseña? Recordarme en este equipo

No hay comentarios registrados para esta noticia

No hay comentarios destacados para esta noticia

opinionENCUESTA
Pregunta
¿Cómo seguirá la Argentina tras caer en default?
Será un default corto, porque habrá un rápido acuerdo con bancos extranjeros.
El default será hasta fin de año, y después se volverá a buscar un acuerdo con los holdouts.
El default seguirá hasta el final del gobierno de Cristina y deberá resolverlo el próximo presidente.