Suscripción al Newsletter
Ingreso mal su mail!
Recibí las noticias más relevantes del día en tu correo electrónico.
  • Regístrate
  • Ingresá
  • Suscribite
  • Newsletter
Viernes 31.10.2014 | 06:05
edición impresa

Opinion
Imprimir Enviar Votar
0
Ha comenzado el debate de los pre-candidatos a presidente sobre las propuestas que llevarán adelante y cuáles serán las medidas tendientes a resolver el problema de la inflación es una pregunta ineludible en cada reportaje.
Lo que más me llama la atención es que, si bien para todos tener inflación es negativo, varios plantean como sencilla la resolución del problema. Algo que constituye una postura más cercana al pensamiento mágico que a un razonamiento consciente ya que para bajar la inflación son necesarias medidas no muy agradables en el corto plazo.
Puestos a mirar qué sucede en el exterior, las declaraciones de la presidente brasileña Dilma Rouseff o de las autoridades chinas resultan de gran impacto: tienen una fuerte preocupación por los niveles de inflación que tienen sus países y admiten la toma de duras medidas para combatirlos. ¡Y se trata de economías con el 5,9% y el 4% de inflación anual!
Argentina lleva ya 5 años consecutivos de inflación superior a los dos dígitos y tres años de crecimiento económico con inflación por arriba del 20%. Es decir que la inflación no es un problema coyuntural. Ya es un problema estructural y la inercia que tiene no va a ser sencilla de cambiar.

Las causas de la inflación

La inflación tiene muchas causas que se retroalimentan entre sí. La primera tiene que ver con la emisión monetaria. Es decir, cuando la oferta monetaria supera a la demanda de dinero. Obviamente no significa que no haya que emitir, sino que la emisión debe acompañar el crecimiento y el incremento de demanda de dinero. Por encima de ello genera una presión adicional sobre los precios.
Lo segundo es la tasa de crecimiento del gasto fiscal, el cual debe ser creciente, siempre que se encuentre vinculado al crecimiento del PBI más la inflación objetivo y manteniendo el superávit fiscal primario.
Además se debe establecer una política de ingresos que regule las expectativas. Si las negociaciones salariales están en el orden del 25/30%, resulta imposible que los precios no suban en una proporción parecida, al menos en promedio. Sobre todo en una economía que se encuentra en pleno empleo.
Finalmente queda definir el valor del tipo de cambio que mantiene la competitividad sin presionar sobre los precios. Por lo que, si se quiere bajar la inflación, hay que tener políticas claras y consistentes en, al menos, estos 4 puntos. Y eso es más fácil de decir que de hacer.
Lo primero es definir qué objetivo se tiene. Bajar la inflación a “tan solo” el 22% anual puede ser más sencillo que reducirla al promedio de la región del 6% anual.

Algunas medidas

En materia monetaria, definitivamente la tasa de expansión deberá ser menor a la actual. Suponiendo un crecimiento del 5% en el año y una inflación deseada del 9%, la expansión no debería superar el 15% anual.
De manera similar, en el orden fiscal, la expansión del gasto nominal no debería superar el 15%, dado que entre otras cosas la recaudación sería menor por haber menos inflación.
Finalmente la pauta salarial debería ser cercana al 10%. Y el tipo de cambio, no debería subir más de un 5/6%.
Como si lograr todo lo anterior fuera sencillo, existen algunos inconvenientes adicionales.
La emisión de Lebacs a fin de este año alcanzará los $100.000 millones y para renovarlos, y no expandir más la base monetaria, habrá que subir la tasa de interés. Por lo tanto tener una tasa de interés negativa ya no sería posible, lo cual desaceleraría el consumo y afectaría en parte la inversión.
El gasto público ya tiene ajustes comprometidos, como el correspondiente a los jubilados, que en marzo y septiembre cambia acorde a lo sucedido en los meses anteriores. Por lo tanto si la inflación es convergente, este gasto crecerá por arriba de la inflación en varios tramos, lo cual es muy bueno para los jubilados, pero implica reasignaciones presupuestarias en otros rubros. Y si se eliminaran subsidios, subirían las tarifas, aumentando la inflación.
Por otro lado, sería necesario convencer a los sindicatos que negocien aumentos salariales no mayores al 10%. Tarea que no debe ser sencilla pero el Ministerio de Trabajo podría no convalidar acuerdos que superen esa pauta.
Finalmente se debería lograr que el tipo de cambio no se resienta y que, por lo tanto, vaya aumentando a niveles similares de la inflación. Para ello, el BCRA debería comprar dólares, sin que aumente la base monetaria por encima de la pauta fijada.
Hacer disminuir la inflación implica tomar muchas medidas coordinadas, no necesariamente agradables y políticamente costosas. En un corto plazo puede significar que la tasa de crecimiento del PBI sea menor, aunque en el mediano plazo augure un horizonte más sustentable.

La droga de la política de corto plazo

No es fácil luchar contra la inflación. Aquí solo traté de detallar algunos de los puntos a tener en cuenta. Controlarla requiere un esfuerzo colectivo y complejo, por lo cual algunos dirigentes prefieren consolarse pensando que un “poco de inflación no nos va a hacer mal”, antes de ponerse a trabajar seriamente en el tema.
comentarios
1
IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
Para comentar debe estar logueado. Ingrese a través de: O puedes ingresar con tu usuario del cronista.com

¿Olvidó su contraseña? Recordarme en este equipo
usuario
25.01.2011 10:01:00

Que papel juega el consumidor en la inflacion ? Porque cuando sube el pan, los argentinso lo seguimod comprando ? Que papel juega la falta de inversion y oferta en la inflacion?

usuario
25.01.2011 10:01:00

Que papel juega el consumidor en la inflacion ? Porque cuando sube el pan, los argentinso lo seguimod comprando ? Que papel juega la falta de inversion y oferta en la inflacion?

opinionENCUESTA
Pregunta
A tres años del cepo al dólar, cree que…
Fue una medida acertada para frenar la salida de divisas
Fue una política necesaria en un momento pero que se extendió demasiado en el tiempo
Fue una mala decisión con un gran impacto negativo en la economía

Responda la consigna para confirmar su voto

Enviar voto